28 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El abogado Aitor Guisasola es el fundador de esta 'rebelión' que pretende alcanzar una “democracia real” y poner el poder en manos de los ciudadanos

'Movimiento de Regeneración Política de España': Quién hay detrás del bufete que rompe con sus vídeos virales

Aitor Guisasola.
Aitor Guisasola. / Abogado y Fundador del Movimiento de Regeneración Política de España.
Aitor Guisasola es el fundador del Movimiento de Regeneración Política de España. Con origen en su canal de Youtube, ‘Un abogado contra la demagogia’, el movimiento busca “lograr una serie de cambios políticos y legales en España, que supongan la sustitución de la actual partitocracia” y darle el poder a los ciudadanos. En su último vídeo, Guisasola ha denunciado los salarios de los diputados.

La corrupción, los altos salarios de los políticos y los escándalos que vinculan a las altas esferas que gobiernan nuestro país han hecho surgir movimientos en contra de la política española tal y como la conocemos. Uno de ellos es el Movimiento de Regeneración Política de España, fundado por el abogado Aitor Guisasola, del bufete Guisasola Abogados.

El movimiento fue creado, según explica en su propia web, a partir de su canal de Youtube, ‘Un abogado contra la demagogia’. Tal y como indica su nombre y su descripción de canal, va en contra de “la demagogia, los partidos políticos, los populismos, las ideologías y el pensamiento único impuesto por los medios de comunicación manipuladores” y da su opinión sobre la política “desde un punto de vista personal y jurídico.

En la web del Movimiento de Regeneración Política de España se define a este como un movimiento de carácter social que “busca lograr una serie de cambios políticos y legales en España, que supongan la sustitución de la actual partitocracia, una democracia secuestrada por los partidos políticos y los políticos, donde los ciudadanos solo pueden votar en las urnas cuando se los convoca, pero sin ningún poder real, por una democracia real, con el poder en manos de los ciudadanos”.

La salida de la Unión Europea, una de sus ideas

En este mismo sitio, anuncian sus principios, como son “la desaparición de los partidos políticos, de los políticos y de todos sus privilegios”, “una democracia real, directa y participativa con el poder en manos de los ciudadanos” y “diputados dependientes de sus votantes que defiendan sus intereses”.

Logo del Movimiento de Regeneración Política de España.

Según explica Guisasola, “los ciudadanos deberían poder elegir libremente a quien quisieran, sin que esta persona deba ser de ningún partido político, poder destituirlo en cualquier momento, si incumple con sus compromisos electorales, derogar una Ley que se apruebe o promover las que les interesen, aparte de tener que ser consultados por referéndum, de las cuestiones relevantes del país”.

Una de las ideas que defienden, según se publicó en la revista Primacía, es “la salida de la U.E y el impago o renegociación de la deuda” un tema que consideran que “debe consultarse a los ciudadanos, y no debe ser decidida por los políticos, como ocurre ahora”. Sin embargo, también consideran necesario consultar temas como “la existencia de Leyes de ‘género’, penas mucho más graves para los políticos corruptos, o los privilegios de los políticos”.

Una de sus últimas denuncias: el sueldo de los diputados españoles

En uno de sus últimos vídeos de Youtube, Guisasola ha denunciado los salarios de los diputados españoles, que tienen un sueldo base de más de 3.000 euros. Esta cantidad se podría ver aumentada de 700 a 3.000 euros dependiendo de sus funciones, y a la que habría que incorporar dietas, ayudas de transporte e indemnizaciones. En su vídeo, en el que explica estas cifras basándose en un escrito de carácter público, confiesa que “esto no puede seguir así”.

El documento en el que figuran estas cifras se puede encontrar en la web del Gobierno de España. Bajo el título de ‘Régimen económico y ayudas de los señores diputados’ se establecen los sueldos para el año 2020 después de indicar que desde 2010 a 2017, los diputados sufrieron una “reducción del 10%” de su salario, que quedó congelado. En 2017 se aumentó un 1% y “tras los incrementos acordados en los sucesivos ejercicios”, el salario idéntico para todos los diputados quedó establecido 3.050,62 euros mensuales. Una cifra que contrasta con el salario mínimo interprofesional, de 1.000 euros al mes, y el salario medio de los españoles, que en junio de 2021 era de 1.923 euros, según publicaba el periódico Expansión.

Los sueldos más altos y los más bajos

Estos más de 3.000 euros aumentarían muy considerablemente en el caso de que el diputado fuese presidente. En este supuesto, recibiría un complemento como miembro de Mesa de 3.337,60 euros, además de otro de 3.624,38 euros por gastos de representación y uno de 2.971,67 euros por gastos de libre disposición. En total: 12.984,27 euros al mes.

Complementos para presidente, vicepresidente y secretarios.

Aunque este sería el sueldo más alto, el más bajo (que correspondería a un portavoz adjunto de comisión o a un secretario de comisión), se quedaría en 3.806,89€ al mes. Una cantidad que habría que multiplicar por el número de portavoces y secretarios de cada comisión, que rondan las 50. Tomando como ejemplo la Comisión de Asuntos Exteriores, habría un total de dos secretarios y seis portavoces adjuntos, lo que haría un total de 30.455,12 euros mensuales únicamente destinados al salario de ocho de las 58 personas que componen esta comisión.

Hacer un cálculo del importe total que costarían los sueldos de los diputados del Congreso es complicado, puesto que estas variables no son las únicas de las que dependerían sus ingresos. El mismo documento, en su apartado indemnizaciones y ayudas, establece “ayudas, franquicias e indemnizaciones por gastos que sean indispensables para el cumplimiento de su función”. Entre ellas, se incluyen 1.959,62 euros mensuales “para los Diputados de circunscripciones distintas a Madrid” (935,37 euros para los electos en Madrid), así como ingresos de transporte, abonos por kilometraje o una tarjeta taxi con 3.000 euros de límite anual. Otros gastos que serían derivados de la actividad serían los tecnológicos, ya que se le proporciona a cada diputado un iPad y un teléfono móvil.

También figuran en el documento las subvenciones. De este modo, se establece que el Congreso dispone de una subvención fija para cada grupo parlamentario de 29.606,56 euros mensuales y de 1.703,57 euros por cada diputado. Al haber un total de diez grupos parlamentarios, la cifra ascendería a casi 300.000 euros mensuales.

 

COMPARTIR: