19 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

EL RECONOCIDO DIRECTOR DE CINE ALEX DE LA IGLESIA ESTRENA UNA SERIE PARA NETFLIX AMBIENTADA EN AQUEL AÑO DE ÉXITO Y DRAMA A PARTES IGUALES

Tragedias y glorias de la España del 92: De la Expo y los JJOO Barcelona a las niñas de Alcàsser y Aguilar de Campoo

/ Las niñas de Aguilar de Campoo, Lucrecia Pérez y las niñas de Alcasser.
/ Las niñas de Aguilar de Campoo, Lucrecia Pérez y las niñas de Alcasser.
El director Alex de la Iglesia ha querido inspirar su nueva producción en la gloriosa época de la Expo de Sevilla de 1992. Se trata de una serie que girará en torno a una serie de asesinatos que siguen un mismo patrón. El año 1992 es muy conocido por los éxitos que logró España, pero ese año también tuvieron lugar varios sucesos que llenaron una página en la historia de la crónica negra española. Entre ellos destaca el crimen de Alcasser y la desaparición de las niña de Aguilar de Campoo.

En España el año 1992 se recordará por los éxitos de la Exposición Universal de Sevilla y los Juegos Olímpicos de Barcelona. Gracias a estos dos hitos España logró agrandar su presencia internacional y sorprender al mundo. Esto le permitió consolidarse como potencia mundial. Sin embargo, este año en nuestro país también es recordado por tener una importante página en la historia de la crónica negra, ya que ocurrieron los crímenes de Alcasser, la desaparición de las niñas de Aguilar de Campoo o el asesinato de Lucrecia Pérez.

Uno de los nombres más fuertes del cine español también ha querido recordar aquel año con una miniserie. Alex de la Iglesia junto con Jorge Guerricaechevarría han elaborado una miniserie para Netflix que estará inspirada en el año 1992. Concretamente la serie girará en torno a una secuencia de asesinatos misteriosos que mantienen un mismo patrón. Junto a los cuerpos de las víctimas, que han sido quemadas, aparece un muñeco de Curro, la mascota de la Expo ‘92.

1992

Portada serie 1992.

Respecto a esta nueva creación Alex de la Iglesia señala que “1992 es un thriller que mezcla suspense e intriga política y que nos retrotrae a un momento clave de la historia reciente de nuestro país que muchos guardamos en la memoria”. La sinopsis oficial es: Tras la muerte de su marido en una extraña explosión, Amparo (Marian Álvarez) comienza a buscar respuestas con la única ayuda de Richi (Fernando Valdivielso), un guardia de seguridad, ex policía y alcohólico. Mientras, los asesinatos se suceden siempre con un mismo patrón.

Pese a no haber una fecha exacta está previsto que esta nueva entrega de Alex de la Iglesia vea la luz a lo largo de este 2024. Como actores principales el reparto cuenta con Marián Álvarez, Fernando Valdivieso, Paz Vega y Carlos Santos. La producción de la serie ha sido realizada por Pokeepsie Films, una productora audiovisual perteneciente a Alex de la Iglesia y la actriz Carolina Bang. Ante la ambientación y el contexto de esta miniserie repasamos los principales sucesos ocurridos en España en 1992. 

La desaparición de las niñas de Aguilar de Campoo

El primer gran suceso fue la desaparición de las niñas de Aguilar de Campoo el 23 de abril de 1992. Virginia, de 14 años, y Manuela, de 13, dos amigas inseparables de Aguilar de Campoo, en Palencia, desaparecieron bien entrada la noche del 23 al 24 de abril, como relató elcierredigital.com. Ambas jóvenes habían ido a divertirse a una discoteca de Reinosa, en Cantabria, a unos 30 kilómetros de Aguilar de Campoo. No se sabe cómo llegaron hasta allí porque a sus familias les dijeron que irían a una fiesta de cumpleaños en su pueblo. Sin embargo, varios testigos las identificaron en la discoteca Cocos y en una zona de bares de la citada localidad cántabra.

Sí se sabe que las dos niñas decidieron volver a sus casas haciendo autostop, una práctica más que habitual en la época, y algunas personas aseguraron que las dos chicas se subieron a un coche blanco, un Seat 127, frente a la fábrica de galletas Cuétara de Reinosa.

Virginia y Manuela.

Virginia y Manuela.

La primera línea de investigación en la que los representantes de la familia insistieron ante la Justicia es la del propietario del Seat 127 blanco. El dueño de este vehículo, que fue plenamente identificado por la denunciante y sobre el que se confirmó la pertenencia del mismo entre el 21 de mayo de 1990 y el 31 de marzo de 1996, terminó desvinculado del caso tras incluso haberle sido 'pinchado' su teléfono e instalado un dispositivo de seguimiento en su actual coche. 

La segunda línea de investigación se centraba en otro sospechoso, del que el despacho jurídico Balfagón&Chiripas que representa a las niñas, decía que "la Guardia Civil no ha conseguido ninguna fotografía suya ni documento de identidad de fechas cercanas a 1992, que pudieran haberse mostrado a las dos testigos –una de ellas ya fallecida– para su reconocimiento como 'un joven de entre 20 y 25 años', como señalaron en su momento". Además, el sospechoso "dijo haber viajado a Estados Unidos en agosto de 1992", para lo que tendría que haber usado un pasaporte. A día de hoy el caso sigue sin resolverse y las familias de las niñas no cesan en su lucha por descubrir lo que pasó.

El crimen de Alcàsser


El 13 de noviembre de 1992 es una de las fechas negras de la historia de España. Ese día fueron asesinadas las niñas de Alcàsser y paralelamente también fue asesinada Lucrecia Pérez. Aquel día de 1992 desaparecían Miriam, Toñi y Desirée en el municipio valenciano de Alcàsser. Como era habitual en aquellos tiempos las tres adolescentes, menores de 15 años, hicieron autostop para acudir a una fiesta en la discoteca Coolor de Picassent, a escasos kilómetros de sus casas.  

Las jóvenes nunca llegaron a la discoteca y no fue hasta 75 días después cuando se volvía a saber algo de ellas. El 27 de enero de 1993 dos apicultores encontraron unos cadáveres en una fosa. Las menores, que a raíz de su desaparición empezaron a conocerse como las 'niñas de Alcàsser', habían sido secuestradas, violadas, torturadas y asesinadas. El único condenado por el crimen fue Miguel Ricart, que recibió una pena de 170 años por parte de la Audiencia Nacional por el triple crimen.

Miriam, Toñi y Desireé.

Desiree, Miriam y Toñi.

La autoría de los crímenes siempre ha originado un halo de especulaciones y conspiraciones. Se llegó a decir que Anglés y Ricart habían pagado los platos rotos de un grupo de personas con poder que habían cometido los hechos. En un podcast realizado por elcierredigital.com, el escritor de ‘Las otras niñas’, Santiago Díaz, señalaba: “Yo me he estudiado muy bien el caso, los informes, y soy de la opinión de que no hay ninguna mano negra. Soy de los que piensa que fueron Miguel Ricart y Antonio Anglés, delincuentes comunes con, probablemente, ayuda de un tercero, que no creo que fuera un poderoso”.

El asesinato de Lucrecia Pérez

También el 13 de noviembre de 1992 Lucrecia Pérez se convirtió en la primera víctima mortal de racismo y xenofobia reconocida en España. Los hechos ocurrieron en el barrio madrileño de Aravaca. La joven vivía junto a más inmigrantes en una discoteca abandonada en Madrid cuando el 13 de noviembre cuatro neonazis la asesinaron a tiros. La celebración de los Juegos Olímpicos y la Expo de Sevilla dio lugar al éxodo de población inmigrante. Un hecho que desgraciadamente animó a ciertas personas  a cometer actos racistas.

La joven fue asesinada por Luis Merino Pérez, un Guardia Civil de 25 años, que efectuó los disparos que acabaron con la vida de la dominicana. El guardia civil  iba acompañado de los menores Felipe Carlos Martín, Víctor Julián Flores y Javier Quílez, de 16 años. Los jóvenes formaron parte de una ‘cacería de inmigrantes’ organizada por un grupo de extrema derecha en las inmediaciones de la antigua discoteca Four Roses, en Aravaca.

Discoteca Four Roses y Lucrecia Pérez

Discoteca Four Roses y Lucrecia Pérez.

Los asesinos de Lucrecia fueron condenados a 126 años de cárcel y Luis Merino, el autor del disparo recibió una pena de 54. Los menores quedaron libres en 2001. Posteriormente, en 2015 el guardia civil fue detenido en Coslada por conducir ebrio. Tras cometer el crimen, Merino ya estaba en libertad cuando supuestamente le quedaban 31 años de condena. 

COMPARTIR: