18 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La líder de la formación naranja reniega de la herencia de Albert Rivera y cruza los dedos ante las elecciones de Castilla y León

Inés Arrimadas cambia de estrategia y fía la supervivencia de Ciudadanos a Igea y Marín

/ Francisco Igea
Las elecciones de Castilla y León serán claves para la supervivencia de Ciudadanos que, a priori, no tendrá fácil sobrevivir al próximo ciclo electoral. Inés Arrimadas pretende que la formación naranja perdure frente a la OPA que le ha lanzado el PP.

La Oferta Pública de Adquisición (OPA) que le ha lanzado el Partido Popular a Ciudadanos tendrá un examen importante en Castilla y León. Inés Arrimadas se volcará en apoyar a su exrival Francisco Igea, que intentará al menos mantener su asiento como procurador tras haber sido relevado como vicepresidente de la región más extensa de España.

Pablo Casado afirma que no lanzarán una oferta de absorción a Ciudadanos porque "ese momento ya pasó" y esta situación obliga a Arrimadas a intentar mantener el buque naranja sobre el agua mediante un cambio de estrategia que le ha llevado a criticar abiertamente a Albert Rivera, al que afea que "regalase todo el apoyo municipal y autonómico al PP".

En esta guerra es clave Fran Hervías, que ha pasado de la sala de mandos de Ciudadanos a trabajar junto a Teodoro García Egea en Génova 13. Es cierto que en el PP tampoco descartan una fusión con los naranjas exclusivamente en Andalucía, donde el vicepresidente Juan Marín podría compartir lista con el presidente Juanma Moreno.

Liberales y centristas en España

Arrimadas quiere reivindicar el espacio liberal y asegura que en Ciudadanos han hecho "más autocrítica que ningún partido, lo que pasa es que a los partidos de centro liberal se nos penaliza mucho más porque tenemos electores muy exigentes".

Juan Marín. 

"Defender el espacio liberal es muy difícil, pero muy necesario. España no necesita ir a un enfrentamiento entre izquierdas o derechas porque ahí es donde Sánchez está cómodo", explica la sustituta de Albert Rivera.

El enfado de Igea

Francisco Igea aseguró, tras enterarse del adelanto electoral, que "una persona que celebra elecciones en este momento deshace toda la política sanitaria, pone en riesgo a la población por un interés partidista, no es un hombre de bien. Es un absoluto despropósito". Y añadió: "¿Qué cojones piensas de tu población?".

Pablo Casado tiene mejor opinión sobre el presidente castellano-leonés: "Alfonso Fernández Mañueco tiene todo mi apoyo para convocar elecciones por el interés de todos los castellanos y leoneses. Estoy seguro de que recibirá un gran respaldo a su gestión eficaz y cercana, bajando impuestos para crear más empleo y reforzando los servicios públicos".

Difícil mantener representación para Ciudadanos en Castilla y León

Francisco Igea ha ganado la batalla del discurso, pues toda la sociedad política castellano-leonesa cree que el PP ha precipitado elecciones con un "argumentario más que débil". Pero el barón de Ciudadanos tiene difícil salvar siquiera su silla como procurador. "Aún así, su imagen no está quemada como la de Ignacio Aguado (que no se presentó a la repetición electoral)", según aseguran fuentes internas del partido a elcierredigital.com.

Y ha realizado un movimiento audaz: Anunciar que no apoyará al 'popular' Alfonso Fernández Mañueco como presidente, hecho que le podría granjear votos progresistas ante la falta de posibilidad de la izquierda de armar Gobierno.

Los debates electorales se prevén 'entretenidos'. Pero no por el cara a cara entre Mañueco y el socialista Luis Tudanca. Sino por el del presidente en funciones Fernández Mañueco e Igea, que necesita 'ganarlos' para mantenerse a flote políticamente. 

COMPARTIR: