13 de abril de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

UGT y CCOO señalan que el Gobierno pretende privatizar la compañía postal bajo la presidencia del que fuera en su día mano derecha de Pedro Sánchez

Denuncian si Juan Manuel Serrano ha intentado dar un "pelotazo personal" gracias al patrimonio de Correos

/ Juan Manuel Serrano
Juan Manuel Serrano está buscando nuevas vías de negocio para Correos tras constatar que "el negocio postal está en decadencia". La compañía estatal, que según UGT y CCOO prepara la venta de inmuebles como preámbulo a su privatización, se ha expandido hacia China y está ofertando servicios en la 'España vaciada' tras sufrir un recorte en la partida anual que le inyecta el Gobierno de España por garantizar el Servicio Postal Universal.

Los sindicatos CCOO y UGT acusan a Serrano de vender patrimonio artístico de Correos en aras de privatizarla. Ambos sindicatos afirman a elcierredigital.com que existe "una agenda calendarizada y oculta del presidente Serrano para la desamortización del patrimonio inmobiliario de Correos, perteneciente al Estado, cuya valoración en el mercado oscila entre 3.000 y 5.000 millones de euros, con la intención de abrir las vías a una futura privatización, dar un 'pelotazo' personal' y de colocarse en futuras 'puertas giratorias', bien de la política, bien del mercado logístico".

Juan Manuel Serrano está cultivando un perfil propio en Correos con la intención de hacer inaudibles las numerosas voces políticas que sostienen que Pedro Sánchez le regaló un millonario 'premio de consolación' para compensar que nombrase a Iván Redondo como jefe de su Gabinete tras la moción de censura de 2018 que supuso el certificado de defunción política de Mariano Rajoy.

Serrano, sin ninguna experiencia en el sector logístico, había ejercido como jefe de Gabinete de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE y aparecía como favorito en todas las quinielas para ocupar el mismo puesto en La Moncloa bajo las órdenes del nuevo presidente del Gobierno.

Pero el volantazo político acometido hace dos años y medio por Sánchez, que fió su carrera política a las pragmáticas consignas estratégicas de Redondo, propulsó a Serrano hasta este puesto de mando que en 2019 le reportó un salario bruto de 200.126 euros, lo que supone una cifra muy superior a los 82.978 que se embolsó el propio presidente del Gobierno.

Escándalo sexual

Fuentes de Correos aseguran que Serrano anda cabizbajo desde hace meses "a raíz de la caída de su mano derecha". Y es que el directivo todavía no se ha repuesto de la dimisión en julio de este año del director financiero de Correos, Roberto Ducay, que alardeó en un grupo de whatsapp de directivos de haber regateado con éxito a una prostituta por contratar los servicios sexuales que ofrecía.

Serrano y Ducay.

La caída de Ducay, que había sido acusado por algunos medios de ser el 'caballo de Troya' del Gobierno para privatizar Correos, dejó sin 'escudero' a Serrano, que ahora está siendo señalado por los sindicatos CCOO y UGT por su supuesta intentona de vender el patrimonio histórico de la compañía como preámbulo a su privatización.

Intercambio de golpes

Desde la empresa Correos asegura que las acusaciones de 'desamortización'  son "infundadas" y fuentes de la compañía postal consultadas por El Cierre Digital califican de "injuriosas" las acusaciones lanzadas por ambos sindicatos contra Juan Manuel Serrano.

Serrano y Sánchez.

Juan Manuel Serrano capitanea la mayor empresa pública de España: Correos cuenta con alrededor de 55.000 trabajadores repartidos en 2.400 oficinas y tiene un presupuesto anual de más de 1.800 millones de euros.

Cierto es que el 'pecado original sanchista' de Serrano le ha granjeado numerosos enemigos políticos, sindicales y mediáticos que le regatean algunas virtudes que ha demostrado al frente de la Sociedad Estatal de Correos y Telégrafos. Y una de ellas es el emprendimiento: Correos se ha atrevido a explorar nuevas vías de negocio como la puesta en marcha de una plataforma de eCommerce que vende productos de alimentación autóctonos.

También ha realizado una vehemente defensa de lo público al apostar con una campaña por el Día de Fiesta Nacional en la que la rapera Sara Socas proclama en uno de sus versos que "ser patriota no es izar una bandera, ni pisar al que lucha por llenarse la nevera". 

Pero estos guiños no parecen ser suficientes para que los sindicatos rebajen las críticas a su gestión. UGT y CCOO han exigido al Gobierno que defina su "proyecto de Servicio Público Postal para nuestro país, hasta la fecha desconocido, y ponga freno cuanto antes a la deriva personalista y desmanteladora que Serrano ha iniciado con intereses personales ocultos inconfesables".

Compensando

Correos arrojó unos beneficios de 15,2 millones de euros en 2019 tras acometer un plan de ajuste que implicó el recorte de algunos 'gastos estériles'. La compañía dejó atrás unas pérdidas que se acumulaban desde 2014 y que tenían peligro de cronificarse.

Serrano aun admite que "el negocio postal está en decadencia" y ahora está centrado en compensar la pérdida de entregas que está provocando en Correos la progresiva internalización de Amazon, que está articulando su propia red logística en España.

La caída de ingresos del negocio tradicional de Correos ha motivado que Serrano haya impulsado la apertura de oficinas de Correos en China o el desembarco de la empresa estatal en Portugal tras hacerse el año pasado con el control de la operadora Rangel Expresso (ahora renombrada como Correos Express Portugal).

El ambicioso plan de expansión de Correos proseguirá e implicará una apuesta muy fuerte en un creciente punto de origen de la paquetería a nivel mundial, el emergente Sudeste Asiático.

Nueva etapa 

Serrano pretende agilizar la transformación de Correos, que tras más de 300 años entregada a garantizar el servicio postal tradicional se ve obligada a reconvertirse en un operador logístico.

El espejo en el que se fija la empresa española es la compañía teutona DHL, que sigue diversificando ingresos y que en 2017 ya había conseguido que tan solo alrededor del 30% de su facturación dependiera del servicio postal... mientras que en Correos esa dependencia rozaba el 90%.

Postal desde la 'España vaciada'

En el balance de Serrano se debe apreciar su decisión de reconvertir los 2.300 puntos de atención con los que cuenta Correos en entornos rurales para que presten servicios menguantes en la 'España rural' como la banca o la farmacia. Pero ni este guiño vertebrador ha impedido que el Gobierno le haya recortado para 2020 más de un 7% de su partida económica para garantizar el Servicio Postal Universal.

Campaña de Correos en favor de la España rural. 

El tijeretazo del Gobierno de España está relacionado con la reclamación de la Comisión Europea, ojo avizor con la tesis de algunas operadoras privadas que aseguran que la estatal vende servicios por debajo del umbral de la rentabilidad gracias a un dopaje público, que entre 2011 y 2020 habría sumado en torno a 400 millones de euros.

La doctrina liberal de Bruselas asegura que diversos gobiernos del PP y PSOE financiaron a la compañía pública "de forma excesiva" y que esta situación pudo contribuir indirectamente a que el Estado favoreciese prácticas de competencia desleal contra los operadores privados.

Fuentes sindicales consultadas por El Cierre Digital sin embargo advierten que Correos está "infrafinanciada" y que esta dinámica "favorece la progresiva precarización de la plantilla y el consiguiente empeoramiento de los servicios que ofrece".

Plan de choque

Todas las medidas coordinadas por Serrano pivotan sobre el plan de choque implementado tras el crítico informe de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), que bajo la presidencia del hoy ministro José Luis Escrivá parecía a invitar a Correos a acometer un ERE, cerrar casi todas sus oficinas ubicadas en la 'España rural' y externalizar la gestión de algunos locales. Es decir, la Airef parecía querer que Correos se transformase en MRW.

Serrano por su parte identificó varias líneas estratégicas para evitar que Correos, hipotéticamente, pueda convertirse en un lastre económico inasumible para el Estado aun teniendo en cuenta la 'rentabilidad social' que aporta la empresa.

Entre las medidas emprendidas por Serrano destacan la internacionalización de la compañía; la revisión de la eficiencia de los procesos; o la promesa de garantizar empleo público y de calidad. Fuentes sindicales aseguran que este último punto todavía "está por ver".

Respuesta de Correos

La dirección de Comunicación de Correos se ha puesto en contacto con elcierredigital.com para matizar lo siguiente: "Correos no está ni estará en un proceso de privatización. No se ha perdido ningún contrato con Amazon. Asimismo, solicitamos el cambio de enfoque del titular en el que se alude a una supuesta investigación que no existe y a la que de hecho ni siquiera se hace referencia a lo largo del texto".

COMPARTIR: