26 de mayo de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Pasados tres años las sospechas continúan: No se ha concluido el sumario, ni se atisba fecha de juicio oral ni calificación fiscal sobre los imputados

Hoteleros canarios como Eustasio López, dueño de Lopesan, declararon como investigados en el famoso caso de corrupción de menores "18 Lovas"

Eustasio López, investigado en el caso
Eustasio López, investigado en el caso "18 Lovas".
El caso "18 lovas", llamado así por el nombre de la supuesta agencia de azafatas que daba servicio de acompañamiento a empresarios de Canarias, destapó algunos turbios asuntos, aunque casi cuatro años después todavía no se terminó la investigación, no se ha fijado la fecha para el juicio oral ni las imputaciones que se hacen a los empresarios interrogados, si es que finalmente se hace alguna. Entre ellos, el más importante es Eustasio López González, dueño de más de 20 hoteles del grupo Lopesan.

Durante la instrucción, de ya más de tres años de duración, del denominado caso 18 Lovas por parte del Juzgado de Instrucción número 2 de Las Palmas varios conocidos e influyentes empresarios y hoteleros de la zona fueron llamados a declarar como investigados, lo que antes se llamaba imputados.

Entre ellos, destacó por su notoriedad el empresario Eustasio López González, magnate hotelero de Gran Canaria, dueño de la empresa Lopesan, de 66 años. Se le acusaba presuntamente de haber coparticipado en un delito de prostitución de menores, puesto que entre las diez víctimas de la trama se encontraban cuatro menores de edad tuteladas por los servicios sociales canarios.

El interrogatorio se produjo el 17 de abril de 2017 y el empresario, cabeza visible del grupo de 21 hoteles repartidos por Gran Canaria, Fuerteventura, Punta Cana, Austria y Alemania, con unos 4.000 empleados en nómina, se negó a contestar las preguntas de la Fiscalía y de las acusaciones particulares. Sólo contestó a su abogado defensor.

Días antes, el 30 de marzo, el conocido empresario isleño había sido interrogado por los miembros de la Policía Nacional, que con anterioridad le habían intervenido el teléfono móvil bajo una orden judicial, aunque es cierto que el empresario facilitó voluntariamente las claves de acceso al terminal.

El empresario compareció ante el magistrado Rafael Passaro, que continúa instruyendo esta causa que llevó a la desarticulación en noviembre de 2016 de una red de prostitución de jóvenes que operaba en el Sur de Gran Canaria. Una red camuflada, supuestamente, tras la agencia de azafatas llamada "18 Lovas", lo que dio nombre popular a la investigación policial, bautizada oficialmente como "Operación Vara". Tras escucharlo, el juez no le impuso a Eustasio López ningún tipo de medida cautelar.

Eustasio López, segundo por la izquierda, junto al fallecido Emilio Botín, presidente del Banco de Santander.

López prestó declaración en el marco de una pieza separada, y declarada secreta por el titular del Juzgado de Instrucción número 2, tras la declaración de una de las jóvenes, menor de edad, que participó en una de las fiestas organizadas baja la trama "18 Lovas". Se trataba de una presunta fiesta de contenido sexual en un chalet en Ayagaures, en el municipio grancanario de San Bartolomé de Tirajana.

El dueño de Lopesan no respondió a las preguntas del juez Rafael Passaro, ni de la fiscal Inés Herreros, sin embargo sí contestó a las preguntas de su abogado, José María Palomino, ya que entonces desconocía el contenido completo de ese sumario. Luego emitió un comunicado explicando que había dado "cumplida y amplia explicación sobre su intervención" en los hechos. El letrado Palomino argumentó que no había tenido acceso a "una parte de la documentación del procedimiento".

Reconoció haber tenido relaciones

Durante su declaración trascendió que sí reconoció haber estado en ese chalet aquel día. Una vivienda propiedad de Eugenio Hernández, otro de los empresarios imputados que conocía a Agustín Alemán, alias Yino, presunto jefe de la red de prostitución. El dueño de Lopesan aseguró haber acudido por motivos empresariales a una  comida de trabajo.

Pero durante la jornada de trabajo y concluido el almuerzo, Hernández le comentó que había invitado a unas "amigas" a "tomar algo" con ellos. También López aseguró que nunca imaginó que alguna de las jóvenes fuese menor de edad e, incluso, admitió haber tenido relaciones sexuales con algunas de ellas, pero todas mayores de edad, y negó haber pagado por ello ni conocer que alguien hubiese pagado.

En el mismo comunicado explicaba que confiaba "plenamente en la Justicia" y reiteró su voluntad de "colaboración permanente con ella en todo momento". Su comparecencia duró media hora. Ese mismo día también declaró otro investigado, el abogado Antonio Calvo Hernández, funcionario de San Bartolomé de Tirajana, que se acogió a su derecho a no declarar. 

En las conversaciones intervenidas por la Policía, parte de las cuales fueron reproducidas por el diario El Mundo, se hacen comentarios hacia las víctimas del tipo: "Ésta está tan escachada (necesitada) de dinero que como no tiene ni para comprar gas. Por 50 euros va hoy domingo sin problema y le pides lo que quieras".

La investigación policial

El relato de una de las menores ante la Policía difiere sustancialmente de lo que declararon los investigados. Así, según describen los responsables policiales en un informe, "hicieron una fiesta en una casa en la presa de Ayagaures y Yino se lo dijo a ella y a más chicas para que fueran, siendo un total de ocho chicas a las que le pagarían 50 euros por ir".

En esa fiesta supuestamente había dos menores de edad y seis mayores: "Que al llegar a la casa, los dos señores que estaban esperando y nombrados anteriormente tenían que elegir a dos chicas cada uno para luego mantener relaciones sexuales con ellas, pero al final dichos señores querían que las ocho chicas se desnudaran y se metieran en el jacuzzi, y ya luego ellos decían con quién se iba a la habitación", continúa el mismo informe.

La menor también contó en su declaración ante la Policía el dinero que les iban a pagar: "Las chicas se negaron y renegociaron las condiciones, las cuales exigían 100 euros por asistencia a la fiesta y ya luego las chicas que se iban con los señores cobrarían más". En esa misma declaración se identifica policialmente a Eustasio López como Felipe "el millonario".

Eustasio López y la exvicepresidenta del Gobireno del PSOE, María Teresa Fernández de la Vega.

En otra conversación intervenida y mantenida el 7 de octubre de 2016 a las 15 horas y 45 minutos, que consta en el sumario y que obra en poder de elcierredigital.com es Eustasio López quien llama a Eugenio Hernandez.

Así se recoge textualmente que: "Eustasio le comenta que se va para Madrid y que las chicas del otro día "estaban muy bien". Eugenio le cuenta que este fin de semana va a ser genial, que "esta noche bajan tres y se quedan a dormir", "el domingo vienen cuatro para un asadero", así como "el que no para de escribir es aquel, que tiene chicas nuevas".

En otra conversación intervenida se habla del famoso chalet de Ayagaures. En esta ocasión es Yino, el dueño de "18 Lovas", quien habla con una chica llamada Ainhoa: "Éste está más o menos muy bien... y el otro millonario es más o menos también parecido, aunque es un poquito más mayor, pero yo decía chacho ya que son millonarios, por lo menos que ... Porque un día en el sur, en Ayagaures, no sé si conoces la zona de Ayagaures, en la presa, hay un chalet de un millonario, allí, entonces, bajé a once chicas. Once chicas estuvieron allí, en el yacuzzi y todo", lo que coincidía con la declaración de la menor que implicó a Eugenio Hernández y Eustasio López en los hechos.

Agustín Alemán, Yiyo, y Eugenio Hernández en su ficha policial.

La investigación a Eustasio López hizo daño a su reputación, ya que hasta estaba considerado un importante hombre de negocios en Canarias. Figuraba por entonces dentro de la lista Forbes de los 100 empresarios españoles más boyantes y ricos, habiendo sido distinguido con varias condecoraciones como la medalla de Oro al Mérito Turístico, medalla de Oro de la Cruz Roja, Hijo Predilecto de Gran Canaria, medalla de la Excelencia Turística, medalla de Oro de Canarias, Cruz del Mérito Militar con Distintivo Blanco de los Ejércitos de Tierra y Aire y Cruz con Distintivo Blanco de la Orden del Mérito de la Guardia Civil.

Además, López es miembro principal de la Confederación Canaria de Empresarios, vicepresidente de la Asociación para el Progreso y Desarrollo (APD), miembro del Círculo de Empresarios de Gran Canaria, del Consejo Asesor Regional del BBVA y de Endesa, pertenece a la Junta Directiva de Exceltur,  socio de Honor de la Obra Social de Acogida y Desarrollo y socio patrono de la ONG Mujeres por África.

El empresario canario estaba casado con María Cleofé Sánchez Vega, dos años más joven que él y tiene tres hijos varones, Roberto José, de 45 años, Francisco, de 40 años, y Diego Eustasio, de 25 años, que continúan el negocio hotelero del dueño de la cadena Lopesan.

Comunicado de Eustasio López

Tras declarar ante el juez el empresario Eustasio López hizo llegar a los medios de comunicación un comunicado en el que afirmó "no haber cometido ilícito penal alguno" y "confíar plenamente" en la Justicia.

El comunicado explica, además, que "con carácter previo a la comparecencia desarrollada hoy en sede policial, y ante las informaciones aparecidas hace varias semanas sobre este asunto, Eustasio López ya presentó por iniciativa propia y en sede judicial, el pasado 2 de marzo de 2017, un escrito aclaratorio en el que detalló su relación circunstancial con los hechos que se instruyen".

Al respecto, relata que "no tiene, ni ha tenido, ningún tipo de relación con la persona que presuntamente dirigía la agencia de modelos": "No lo conoce y nunca ha mantenido conversación alguna con él", apunta el documento remitido a los medios.

"Su relación con el empresario propietario de la finca es estrictamente mercantil, y jamás, salvo en la ocasión en que coincidieron en ese lugar, volvió a tener relación personal que no fuera más allá de la empresarial. Nunca volvió allí y nunca estuvo con él en ningún otro lugar de manera privada", relata.

Por otra parte, el comunicado hace referencia a una llamada telefónica entre este empresario y López, la cual se "mantuvo el 7 de octubre de 2016 y se produjo estando [López] en el Aeropuerto de Gran Canaria para tomar un vuelo con destino a Madrid".

"En ella se hace referencia a unas chicas mayores de edad, que asistieron a una despedida de soltero que tuvo lugar el día 5 en un hotel de la capital grancanaria, a la que no asistió el aludido empresario, aunque sí era conocedor de su existencia. Respecto a una supuesta fiesta que se iba a organizar ese fin de semana, está documentado que en esas fechas, Eustasio López se encontraba fuera de la isla de Gran Canaria", continúa.

Por último, el empresario ha reiterado "toda su voluntad de colaboración" y afirma "de manera rotunda que no ha cometido ningún acto ilegal".

COMPARTIR: