06 de junio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El narcotraficante se encuentra actualmente escondido por el Cártel de Sinaloa y sobre el pesa una orden de extradición al país norteamericano

Rafael Caro Quintero, creador del Cártel de Guadalajara, el "Narco de narcos" al que EEUU vincula con Nicolás Maduro

El
El "Narco de narcos", Rafael Caro Quintero
El "Narco de narcos", que actualmente trafica en el régimen venezolano protegido por el Cártel de Sinaloa, fue capturado en los 80 debido a un error sentimental y a día de hoy se mantiene oculto a la espera de ser apresado por las autoridades y extraditado a territorio norteamericano para ser juzgado por el homicidio de Enrique Camarena.

La situación en Venezuela y la entrada de Nicolás Maduro en la lista de los narcotraficantes mas buscados por EEUU ha desclasificado muchos de los documentos en relación al mandatario venezolano y los cárteles de narcotráfico más peligrosos de México. Los últimos documentos que han salido a la luz lo relacionan con Rafael Caro Quintero, de quien más conocido como el "Narco de narcos".

Recientemente, el Gobierno estadounidense ha desclasificado el expediente 1:11-cr-00205-AKH de la corte federal del Distrito Sur de Nueva York, mismo que vincula al conocido como “Narco de narcos” Quintero con las operaciones de narcotráfico internacional que se originan en Venezuela. Según este expediente, sería Quintero el encargado de mover los cargamentos de droga hasta EEUU.

La prueba clave en el caso de vinculación fue una operación encubierta realizada por agentes de la DEA, quienes haciéndose pasar por compradores de droga lograron entablar diálogo con uno de los allegados de Maduro, Seuxis Pausias Hernández Solarte, mejor conocido por su alias, Jesús Santrich, guerrillero y ex líder de las FARC.

9085_rafael_caro_quintero_2

Por Caro Quintero se ofrece una recompensa de 20.000 dolares

Según las pruebas, los agentes de la DEA habrían negociado la entrega de varias toneladas de cocaína al territorio estadounidense, la cual estaría a cargo de Caro Quintero, a quien Santrich describió como: “El cabrón que mató al agente hijo de puta que trabajaba para la DEA y que estaba encubierto”.

Caro Quintero es conocido como el “Narco de narcos” por ser uno de los narcotraficantes pioneros en México en establecer relaciones con los cárteles colombianos para construir una red de contrabando de drogas. En la década de los 80 fundó el Cártel de Guadalajara y estableció relaciones con el ex capo de la droga hondureño, Juan Ramón Matta Ballesteros, que a su vez tenía vínculos con el Cártel de Medellín.

El Cartel de Guadalajara fue durante cinco años uno de los cárteles más poderosos en México y a raíz de esto el, por entonces, presidente de México, Miguel de Madrid y la Agencia Antidrogas Estadounidense decidieron realizar un ataque conjunto al rancho de El Búfalo en el estado de Chihuahua en noviembre de 1984.

La operación requirió del uso de 450 soldados del Ejército Mexicano y el apoyo aéreo mediante helicópteros en un ataque que supuso la destrucción de 8.000 toneladas de marihuana cultivadas en el rancho por 10.000 jornaleros en situación de esclavitud.

El ataque traería consecuencias funestas para los agentes de la DEA infiltrados en la organización de Quintero, al sospechar este de inmediato que el ataque se debía a un chivatazo. Miguel Ángel Felix Gallardo, uno de los cofundadores del Cártel de Guadalajara exigió a Quintero el secuestro del agente infiltrado Enrique Camarena, quien sería abordado por policías corruptos adscritos a la Dirección Federal de Seguridad mientras este salía del consulado estadounidense. Dos horas más tarde también secuestrarían a otro agente infiltrado, Alfredo Zavala Salazar.

Miguel Angel Felix Gallardo

Los agentes fueron torturados durante dos días en una casa en la calle Lope de Vega en Guadalajara. Fue tal el sadismo con el que eran torturados, que los líderes del Cártel contrataron los servicios de un médico para que los mantuviera con vida mientras sus cuerpos aguantaran. Finalmente fueron ejecutados y sus cuerpos serían desechados en la zona rural de La Angostura, un pequeño pueblo del estado de Michoacán. Además del conflicto diplomático entre EEUU y México que este incidente causó, también se tensaron las relaciones entre Quintero y otro de sus socios cofundadores, Ernesto Fonseca Carrillo, ya que este creía que las ejecuciones atraerían la mirada y más atención de las autoridades estadounidenses. No se equivocaba.

La venganza por parte de la Agencia Antidrogas no se hizo esperar y se estableció entonces la “Operación Leyenda”, con el objetivo de desmantelar toda la red de narcotráfico del Cártel de Guadalajara y poner entre rejas a todos los involucrados. Era 1985.

Caro Quintero interpretó rápidamente la situación y las consecuencias que sus actos conllevarían, por lo que huyó a Costa Rica. De poco o nada serviría su intento de fuga, ya que ese mismo año sería capturado en la Quinta La California, dentro de la comunidad de San Rafael de Ojo de Agua en Alajuela y enviado al Reclusorio Preventivo de Guadalajara, donde pasó 28 años de 40 en los que se había establecido su condena.

sara_cosio_2

Sara Cosío cometeria el error fatal que llevaría a su pareja a prisión

La captura fue posible gracias a un error sentimental. Caro Quintero había huido con su mujer, Sara Cosío, quien se encontraba embarazada al momento. La mujer de Quintero cometió un error fatal al realizar una llamada a su familia en México, ya que el teléfono de estos se encontraba intervenido por la DEA y fue así como localizaron el paradero exacto de el “Narco de narcos”.

Para el 12 de diciembre del 89 fue sentenciado por delitos de secuestro, homicidio, tráfico de marihuana y cocaína, y asociación delictuosa por ser cabeza del Cártel de Guadalajara. Su condena sería de 199 años de prisión, pero debido a los límites de las leyes mexicanas, esta se quedó en 40.

En 2013, Quintero fue liberado por el Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal del Tercer Circuito en Jalisco, alegando que la condena no sería válida por haber sido juzgado por un tribunal federal en lugar de uno estatal, ya que las víctimas no habían sido miembros oficiales del consulado estadounidense ni eran funcionarios diplomáticos. Aun así, Quintero ya había cumplido su condena por narcotráfico.

De igual manera, sobre Quintero aún pesa una orden de extradición para ser juzgado en los Estados Unidos por el asesinato de Camarena, es por esto que desde 2013 Quintero se encuentra prófugo de la justicia y vive una vida oculta protegido por el Cártel de Sinaloa, con quienes, al parecer, se mantiene como un colaborador activo.

Se sabe que aun se le puede observara en la luz pública, completamente a la defensiva y paranoico. En 2018 concedió una entrevista para la revista mexicana Proceso y su anfitriona, Anabel Hernández, comentaría más tarde que intentó varias veces detener la entrevista y salir corriendo.

COMPARTIR: