19 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

EL 13 DE MAYO DARÁ COMIENZO EN LA AUDIENCIA PROVINCIAL DE BADAJOZ EL JUICIO CONTRA EUGENIO DELGADO, al que SE LE ACUSA DE MATARLA CON ALEVOSÍA

La vida en prisión de Eugenio, presunto asesino de Manuela Chavero: "Está muy integrado"

El Cierre Digital en Eugenio Delgado y Manuela Chavero.
Eugenio Delgado y Manuela Chavero.
El lunes 13 da comienzo en la Audiencia Provincial de Badajoz el juicio contra Eugenio Delgado, al que se acusa del "asesinato con alevosía" de Manuela Chavero, la mujer de 42 años que desapareció en 2016 en Monesterio (Badajoz). En 2020 fue detenido Eugenio Delgado, que confesó dónde se encontraba el cadáver pero afirmó que Chavero murió de manera accidental. Fuentes penitenciarias confirman a elcierredigital.com que Delgado "está totalmente integrado y trabaja en la cocina de prisión".

Manuela Chavero desapareció sin dejar rastro a sus 42 años en la madrugada del 5 de julio de 2016 en Monesterio (Badajoz). Esta mujer desapareció y en su casa se quedaron encendidas las luces y la televisión. También estaban todas sus pertenencias y su teléfono móvil. Los investigadores descartaron que se tratase de una desaparición voluntaria, pero en su casa la puerta principal estaba cerrada y no había signos de que hubiera sido forzada.  

La Guardia Civil sostuvo que alguien podría haberse llevado a Chavero, bien alguien conocido o bien alguien que la había engañado para que lo acompañara. Tras registrar la vivienda de uno de los investigados se empezó a arrojar luz al caso. Durante años de incógnitas, en septiembre de 2020 Eugenio Delgado fue detenido por la Guardia Civil. Tras ser detenido confesó a las autoridades dónde había enterrado el cadáver de Manuela, pero aseguró que había muerto de forma accidental.

Manuela Chavero - Noticias de Manuela Chavero | EL MUNDO

Eugenio Delgado.

Tres días después de su detención en Monesterio, el Juzgado de Instrucción de Zafra le envió a prisión provisional y sin fianza. Eugenio ingresó en el centro penitenciario de Badajoz, donde ha permanecido durante casi cuatro años a la espera de ser juzgado.

Fuentes penitenciarias consultadas por elcierredigital.com señalan que “Eugenio permanece en la prisión de Badajoz en un módulo de respeto. Hasta el momento ha mantenido un comportamiento bueno y colaborador. Actualmente está trabajando en la cocina, donde hace bien su trabajo y muestra interés. Está totalmente integrado, ya que se lleva muy bien con todos los internos y no ha presentado ningún problema hasta la fecha. Actualmente vive solo en su celda".

Un juicio, ocho años después del crimen

Será el próximo 13 de mayo cuando dé comienzo el juicio contra Eugenio en la Audiencia Provincial de Badajoz. Está previsto que se alargue hasta el 17 de mayo y contará con Jurado Popular. La acusación particular ejercida por la letrada Verónica Guerrero solicitará una pena de prisión permanente revisable por los delitos de asesinato con alevosía, ensañamiento y agresión sexual. Por su parte, la Fiscalía le considera autor de un delito de asesinato con alevosía y de otro contra la libertad sexual y por ello solicita una pena de prisión permanente revisable. La defensa de Delgado solicitará la absolución.

El lunes 13 de mayo se conformará el jurado popular, constituido por nueve vecinos de Badajoz. Posteriormente, según lo previsto declarará el acusado y acto seguido los civiles que participaron en la investigación. Los días 14 y 15 será turno de los testigos de la acusación y la defensa, así como, de los peritos. También se prevé que el día 15 testifique la familia de la fallecida. El 17 de mayo el magistrado que dirigirá el juicio, Emilio Serrano, dará el cuestionario al jurado para evaluar si Eugenio es inocente o culpable.

La Fiscalía ha solicitado una indemnización de aproximadamente 250.000 euros para los familiares. Cabe recalcar que los resultados de la autopsia no fueron concluyentes debido a que los restos estuvieron enterrados más de cuatro años. 

Eugenio Delgado continuará en prisión provisional

Eugenio Delgado en el momento del registro en su domicilio.

En una conversación con elcierredigital.com la abogada de la familia, Verónica Guerrero, declaraba: “Nosotros, como acusación particular, solicitaremos prisión permanente revisable, además de un delito de detención ilegal y tres delitos de lesiones psíquicas, así como un delito de asesinato con alevosía y ensañamiento, todo para ocultar la comisión de otro delito, subsiguiente a un delito de agresión sexual".

Y concluía recordando que "la familia de Manuela Chavero quiere encontrar por fin, tras el juicio, un poco de paz en todo este largo proceso para poder enterrar los restos de Manuela y poder seguir adelante". 

“Estaba obsesionado con las mujeres”

La letrada, en conversación con este diario, reveló que "lo más importante para nosotros es lograr probar que él no la mata accidentalmente como dice, vamos a demostrar que no es así a través de las pruebas periciales. La muerte de Manuela no fue accidental, porque esa muerte como tal no existe". 

Verónica Guerrero cree que "él va a intentar que se le aplique un atenuante de colaboración con la Justicia para rebajar su pena. Un hecho surrealista después de haber tenido enterrado el cuerpo cuatro años. Para mí es muy importante que quede constancia de que aquí no hay ninguna colaboración. Que han pasado ocho años desde que Manuela desapareció y durante cuatro ha estado enterrado su cuerpo, por lo que no puede apreciarse colaboración alguna con la Justicia por parte de una persona que ha ocultado su cadáver y ha podido hacer vida normal durante este tiempo", señala. 

Ocho años después de la desaparición y asesinato de Manuela Chavero, la Guardia Civil sostenía que “la muerte de Manuela se produjo en un escenario violento de etiología criminal homicida por parte de Eugenio Delgado contra la víctima, al intentar reducir sus posibilidades de defensa con la intencionalidad de atentar contra su libertad sexual".

Manuela Chavero.

Manuela Chavero.

Fue el 5 de julio de 2022 cuando se entregaron, a petición del Juzgado de Instrucción nº 1 de Zafra, los informes de los expertos en inteligencia criminal sobre la causa del crimen, los llamados “cazadores de mente” que forman parte de la Guardia Civil y que han llevado investigaciones del comportamiento de asesinos de víctimas entre otros casos los mediáticos de Diana Quer o Gabriel Cruz. Estos profesionales determinaron que Eugenio Delgado padecía un “trastorno por sadismo sexual” y que a raíz de esta enfermedad “incrementó su excitación sexual con el sufrimiento de la otra persona”.

También sostienen que tenía “fantasías y deseos sexuales irrefrenables que ha querido cumplir con una persona que no ha dado su consentimiento, y que esas fantasías sexuales deben causarle malestar clínicamente significativo, deterioro social, laboral y en otras áreas".

Los investigadores concluyeron por entonces que el asesino de Manuela Chavero podría mantener relaciones "con prácticas sexuales extremas, relacionadas con la violencia, la humillación y la cosificación de la mujer. El sufrimiento físico o psicológico de su pareja sexual le producen excitación y placer".

Una desaparición muy extraña

Manuela Chavero, una atractiva mujer de 42 años, desapareció la madrugada del 5 de julio de 2016 sin dejar rastro. Los que fueron a buscarla a su vivienda se encontraron con la televisión y las luces encendidas y con su teléfono móvil y todas sus pertenencias en su casa.

Los expertos de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil nunca abandonaron este complicado caso, donde solo había un sospechoso que fue tomando forma a lo largo de los años. Así, cuatro años después, en septiembre de 2020, Eugenio Delgado picó el anzuelo que le ofrecieron los agentes y fue detenido acusado de la muerte de Manuela.

El arrestado pronto señaló el lugar de su finca donde había enterrado el cadáver de la víctima, sin embargo, se aferró con uñas y dientes a la versión de que Manuela había muerto de forma accidental.

Casa de Manuela Chavero.

Según el relato de Eugenio, "esa madrugada vio luz en la casa de Manuela y decidió llamarla para que le ayudara a sacar de su casa una cuna que la mujer supuestamente le había dejado durante la visita anterior de unos amigos".

Fue, según Eugenio, "cuando cargaban con la cuna dentro de la casa cuando Manuela tropezó y se golpeó en la cabeza al caer, muriendo en el acto". El presunto asesino insistió ante los investigadores que "trasladó el cuerpo a una finca de su propiedad y lo enterró por miedo a que lo acusaran de su muerte", y desde entonces no paró de mentir a los investigadores, que finalmente consiguieron los indicios suficientes para detenerlo.

COMPARTIR: