03 de agosto de 2021
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Radiografía del diputado cunero por Huelva, mano derecha de Javier Ortega Smith, que enfada a los militantes y cargos de esta formación en provincias

Tomás Fernández Ríos: De 'vendedor de lámparas' a hombre en la sombra que resquebraja VOX

/ Fernández Ríos. Foto: Huelva Información.
Tomás Fernández Ríos se ha convertido en el 'terror' de los aparatos provinciales de Vox, hartos de las injerencias sugeridas por Javier Ortega Smith y de las prácticas de este madrileño, cunero por Huelva con pasado en el PP y El Corte Inglés.

El continuo tsunami que vive la derecha política explica la posible desaparición de un partido que hace tres años estaba en posición de gobernar, Ciudadanos; la milagrosa resurrección express del PP tras repelar la moción murciana y lanzarse al contragolpe en Madrid; y la repentina caída de Vox, que hace un mes soñaba con el sorpasso sobre Pablo Casado tras superarle en Cataluña y ahora tiene unas perspectivas dramáticas que apuntan a que se puede quedar fuera de la Asamblea de Madrid.

Especialmente inesperada es la situación en Vox, que tal y como explicó ayer Elcierredigital.com sufre graves crisis en Extremadura, Canarias, Región de Murcia o Comunidad Valenciana (amén de otros problemas en Andalucía).

Tomás Fernández Ríos, genio y figura

Fuentes de Vox explican a Elcierredigital.com que en los aparatos provinciales del partido se ha instalado un creciente hartazgo hacia las formas y modos "antidemocráticos" ordenados de Madrid por parte del secretario general y número cuatro del partido, Javier Ortega Smith, y ejecutados por su mano derecha: El vicesecretario nacional de Organización, Tomás Fernández Ríos.

Este licenciado en derecho es conocido a nivel interno como el "vendedor de lámparas" por su pasado en la sección de Hogar de El Corte Inglés, y varios barones le culpan de desestabilizar la organización interna de Vox.

Madrileño de pro

Fernández Ríos, diputado por Huelva a pesar de ser natural y vivir en Madrid, es portavoz adjunto de la Comisión de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y portavoz de la Comisión Mixta para el Estudio de los Problemas de las Adicciones en el Congreso.

Este parlamentario, que cuenta con un sueldo anual de 86.024,96 euros, vive en la localidad madrileña de Soto del Real y nunca ha ejercido como abogado porque su trayectoria se encaminó al sector comercial dentro de Móstoles Industrial (filial de El Corte Inglés).

La mano derecha de Ortega Smith estuvo afiliado al Partido Popular entre 2003 y 2011, pero se marchó "por las decisiones que tomó el partido en el País Vasco".

A la segunda fue la vencida para el "rociero"

En abril de 2019 Fernández Ríos lideró a Vox por Huelva y se quedó a solo 330 votos del escaño. Suerte para él que la repetición electoral disparó al partido y, esta vez sí, logró el acta de diputado por la provincia andaluza.

Su designación como candidato despertó una gran polvareda interna y él tuvo que salir al paso de la polémica: "El partido considera que el hecho de que yo, como vicesecretario de Organización, lidere la candidatura en Huelva es quizás porque en otras provincias estamos más desarrollados y ese apoyo no se necesita en Sevilla, Málaga o Jaén".

"Hay provincias en cuyo desarrollo tenemos especial interés y Huelva es para nosotros estratégica. Entiendo el malestar en una primera etapa, pero somos un partido nacional y las políticas nacionales bien creadas nos a favorecerán a todos, pero especialmente a las provincias llamadas a crecer", añadió.

Fernández Díaz llegó a asegurar que conocía "muy bien" la provincia: "Llevo 20 años viajando debido a mi trabajo. Tengo buenos amigos en Ayamonte o en Lepe. Ten en cuenta que en Madrid somos muy rocieros. En la época de Móstoles Industrial, teníamos una marca de cocina que se llamaba Forlady y en Huelva contábamos con dos tiendas a las que venía cuatro o cinco veces al año. Quiero volver ahora al Coto de Doñana. Creo que conozco bastante bien la realidad de Huelva".

Y prometió que trabajaría "en primera persona desde mi escaño para que, desde el Gobierno central, se escuchen las demandas históricas de Huelva, algunas tan trascendentales para el futuro de la provincia como es la carencia de infraestructuras". Cierto es que su acción política, una vez conseguido el escaño, no ha destacado por la defensa de Huelva.

Fernández Ríos en Huelva

La dialéctica no es el fuerte de Fernández Ríos, que en una de sus escasas apariciones públicas en Huelva despegó un discurso trabado y amateur justo antes de visitar un edificio ocupado en la ciudad onubense.

         Fernández Ríos. Foto: Vox. 

"No es lógico que un barrio tranquilo y de gente trabajadora como el Molino de la Vega tenga que padecer estas ocupaciones ilegales que lo único que generan son conflictos. Por ello, es necesario endurecer las leyes para que nuestras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado puedan intervenir de inmediato ante este problema", aseguró.

Propagador de bulos

El escándalo de la planta de residuos vasca de Zaldibar, donde murieron dos trabajadores, provocó una oleada de fakes en las redes. La prensa ultraconservadora se dedicó a propagar que Pedro Sánchez había decidido trasladar 23.000 camiones con los excesos del residuo de Zaldibar hacia la planta onubense de Nerva.

"El famoso vertedero que se ha derrumbado en Gipuzkoa, causando el fallecimiento de dos trabajadores (que aún no han aparecido), pues bien, lo desmantelarán y el señor presidente del Gobierno Pedro Sánchez ha decidido mandar los residuos al vertedero de Nerva que suponen alrededor de cuatro mil camiones, para eso sí cuenta Andalucía", decía uno de los bulos.

Fernández Ríos, ni corto ni perezoso y demostrando su extraordinario desconocimiento de la legislación (ni el Gobierno central tiene competencias en la materia y la distancia entre Euskadi y Huelva dificultaría legalmente el traslado de residuos), pidió al Gobierno central "explicaciones sobre el posible traslado de residuos tóxicos a Nerva".

"Estaremos muy atentos a cualquier movimiento que se pretenda realizar en este asunto, porque no estamos dispuestos a permitir que el Gobierno vaya a intentar solucionar, a costa de los onubenses, la crisis en la que, debido a su nefasta gestión, se ha visto envuelto su actual socio de Gobierno", aseguró.

Este diputado, además, se ha dedicado a negar que en España exista un problema estructural de violencia hacia la mujer: "Pues mira, creo que no. Por distintos intereses, que no son propiamente defender a la mujer, el mundo progre ha cogido aquí una batalla que cree que es suya. Y no es así. En Suecia, Dinamarca o Noruega, que son países muchos más avanzados, hay tres veces más violencia hacia la mujer y más asesinadas. Y nadie dice que en Suecia los hombres sean mejores o peores que los españoles". Genio y figura...

 

COMPARTIR: