23 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La actriz extremeña Carolina Yuste se pondrá en la piel de la agente policial en el filme 'La infiltrada', dirigida por la cineasta Arantxa Extebarría

La historia de Aranzazu Berradre llega al cine: La primera 'topo' que se infiltró en la banda terrorista ETA

Aránzazu Berradre y la medalla al mérito policial.
Aránzazu Berradre y la medalla al mérito policial.
Han pasado trece años desde el cese de la actividad armada de ETA y es ahora cuando la cineasta vasca Arantxa Etxebarria cuenta la historia de Aranzazu Berradre, la primera 'topo' que se infiltró en la banda terrorista. La actriz Carolina Yuste se pondrá en la piel de la agente policial que ayudó a desmantelar el 'Comando Donosti', alojó a dos de los integrantes en su domicilio y reclutó 'cachorros' de la organización con el fin de pasar desapercibida.

Han pasado trece años desde que la banda terrorista ETA anunciara el cese definitivo de su actividad armada. Una actividad que castigó a España durante casi cinco décadas y durante la que la organización criminal se cobró la vida de más de 850 víctimas. La historia de la banda ha sido, a lo largo de la historia, el argumento principal de cintas nacionales como 'Lobo', 'La Casa de mi padre', 'La muerte de Mikel', 'Operación Ogro' o 'Yoyes', que aborda la vida de la terrorista Yoyes que desafió a la organización y murió a manos de uno de sus compañeros .

Y es ahora cuando la cineasta Ainhoa Extebarria acerca al público una de las historias más desconocidas de la organización criminal, la de Aranzazu Berradre, la primera 'topo' que se infiltró en la banda, y que llevará el título de La infiltrada. La cinta está protagonizada por la actriz Carolina Yuste y el actor Luis Tosar que ya se encuentran inmersos en el rodaje de la película.

"Cuando me hablaron de Aranzazu, inmediatamente mi mente se trasladó a los años 90, a ese País Vasco descerrajado, donde las últimas bocanadas de un conflicto ya sin sentido seguían acumulando víctimas. Vi a esa chica, una policía novata infiltrada en un mundo de asesinos donde un solo error significa la muerte", ha revelado Yuste.

Y es que muy poco se conoce sobre la agente de policía que alojó a Kepa Etxebarria, uno de los terroristas más peligrosos del Comando Donosti en su propio domicilio, convertido en piso franco, y que se enfrentó a la muerte, porque ¿quién es realmente Aranzazu Berradre?.  

La 'topo' que se enfrentó a la muerte

La historia de Aranzazu Berradre está marcada por la determinación y el coraje. La agente de policía ayudó a desmantelar el Comando Donosti, uno de los más peligrosos y sanguinarios de la historia de la organización criminal. Desde el principio, Aranzazu destacó por su atractivo, desparpajo y temperamento.

Imagen

Los actores Luis Tosar y Carolina Yuste junto a la directora Arantxa Etxebarría.

Estas cualidades no pasaron desapercibidas para los ojeadores policiales, quienes vieron en ella el potencial para infiltrarse entre los comandos de ETA. Con apenas veinte años de edad, Aranzazu se convirtió en la primera y única mujer policía en convivir, sin despertar sospechas, con dos liberados y asesinos de la organización en el piso que tenía en la calle Urbieta de San Sebastián.

'Más etarra que los propios etarras'

La información que aportaba fue vital para desarticular el comando, detectar objetivos y revelar la verdadera naturaleza de la tregua de ETA en 1998, que resultó ser una trampa mortal. Mientras muchos esperaban el fin del terrorismo en España, Aranzazu, respaldada por el entonces ministro del Interior del Partido Popular, Jaime Mayor Oreja, sabía que ETA se estaba rearmando durante la supuesta tregua.

Inmersa en el mundo de la izquierda abertzale, Aranzazu adoptó un papel de lo más convincente, ganándose la confianza de los simpatizantes de ETA y ascendiendo en sus estructuras internas. Ejercía de chófer e incluso reclutaba a lo que se conocían como 'los cachorros de ETA'. Su determinación y habilidades interpretativas sorprendieron incluso a sus propios observadores policiales, quienes la consideraban más etarra que los propios etarras.

A través de su labor, Aranzazu logró obtener valiosa información sobre los planes y movimientos de ETA, incluyendo la reorganización del comando Donosti, destinado a ser el estilete de la organización tras la ruptura de la tregua. Sin embargo, la convivencia con los miembros de ETA no estuvo exenta de peligros, enfrentándose a situaciones de tensión y violencia.

La caída del líder de ETA, Kantauri, marcó un punto de inflexión en la operación, y llevó a la detención de los miembros del comando Donosti y a garantizar la seguridad de Aranzazu. Aunque su valentía fue reconocida con una medalla de plata por parte de la Policía, Aranzazu prefirió mantener un perfil bajo, enfocándose en su deber como policía.

Una de las portadas de la revista Ardi Beltza.

Su historia, marcada por la audacia y el sacrificio, provocó una crisis interna en ETA, revelando la vulnerabilidad de sus estructuras ante la determinación de individuos como Aranzazu Berradre. Años después de haber finalizado su misión, su fotografía seguía expuesta en las herriko tabernas. No obstante, Aranzazu continúo con su labor policial en un destino de seguridad y sostuvo que "lo que había hecho era su obligación". 

La labor de Berradre provocó una fuerte crisis interna en la banda terrorista ETA y será a lo largo de este 2024 cuando su historia llegue a la gran pantalla con el fin de que la audiencia conozca la figura de la que fue la primera agente de policía que logró infiltrarse en la banda terrorista ETA.

COMPARTIR: