26 de noviembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El político fue condenado por llamar "corrupta" a una parlamentaria de Navarra Suma y apoyó a Pablo Casado en plena guerra contra Isabel Díaz Ayuso

El pasado de Javier García, nuevo líder del PP de Navarra que inquieta a sectores de Génova 13 y UPN

El Cierre Digital en
/ Javier García.
El Partido Popular de Navarra elegirá el 4 de diciembre en su VIII Congreso a Javier García como nuevo presidente regional. Esta designación inquieta en sectores de Génova 13 y UPN porque apoyó a Pablo Casado y fue condenado por tildar de "corrupta" a una parlamentaria de Navarra Suma cuando era militante de una escisión de UPN, el CDN.

El VIII Congreso del PP de Navarra elegirá el próximo 4 de diciembre a Javier García como nuevo presidente al haber sido el único militante en presentar candidatura. Este joven, miembro de la Junta Directiva Nacional, ha logrado el aval del 90% de la militancia del partido tras cerrar un acuerdo con la otra persona que estaba llamada a ser candidata, la senadora Amelia Salanueva. 

El apoyo de Alberto Núñez Feijóo a García para cerrar la etapa de la 'casadista' Ana Beltrán inquieta en algunos sectores de Génova 13 por el apoyo del nuevo barón a Pablo Casado en plena guerra con Isabel Díaz Ayuso, y en parte de UPN porque recuerdan que fue condenado en 2010 por llamar "corrupta" a la parlamentaria de Navarra Suma, Raquel Garbayo

En plena refriega entre Casado y Díaz Ayuso, García no se cortó: "Es momento de unidad, en el PP somos responsables, leales y damos ejemplo de buena conducta. Nuestro presidente Pablo Casado siempre se guía por ellos, el resto debemos hacer lo mismo". 

Días después, tras evidenciarse que Casado perdía apoyos, reculó: "Es evidente que el partido no puede seguir así; un Congreso urgente ayudaría a enderezar y coser el partido para volver a centrarnos en España y las cuestiones que preocupan a los ciudadanos". 

Ana Beltrán no se presentará a las primarias 

Ana Beltrán ejerció de parlamentaria en Navarra entre 2011 y 2019, convirtiéndose en presidenta regional del PP. La confección de Navarra Suma la sacó del Parlamento foral por petición del líder regionalista Javier Esparza

Pablo Casado le dio una 'patada hacia arriba' que la convirtió en número tres estatal y diputada por Madrid. Pero la guerra interna del PP arrebató el timón a Casado, convirtiéndose Beltrán en una de las últimas fieles del palentino: "Estoy atónita y dolida. Lo han abandonado uno a uno", señaló. 

El aterrizaje de Alberto Núñez Feijóo conllevó su salida de la secretaría de Organización del PP, que pasó a manos del gallego Miguel Tellado. Por contra, Beltrán se mantuvo en la Ejecutiva y recibió una autorización para compatibilizar la presidencia del PP navarro y su puesto de diputada a pesar de que los estatutos del partido lo impiden. 

Ambos hechos inyectaban esperanza a Beltrán para mantener la baronía y regresar al Parlamento de Navarra en 2023, pero finalmente en Génova 13 le han pedido que dé un paso a un lado a cambio de un puesto de salida en las listas del Senado en las próximas generales. 

Guerra en el PP navarro

Su decisión de dirigir el partido en Navarra desde Madrid molestó a la principal estrella del PP en Pamplona, el expresidente autonómico y exdiputado Jaime Ignacio del Burgo. Este aseguró hace unos meses que "Ana Beltrán ha cumplido su ciclo en Navarra y no puede seguir presidiendo el partido. En su gestión como presidenta ha fracasado. Por eso no puede ser la que proceda a decidir quién puede ser el futuro presidente o presidenta del partido". 

Javier_Garcia2

Javier García. 

"No se puede gobernar un partido con mando a distancia. Ella no vive en Pamplona, no está en la política navarra desde que dejó el Parlamento en 2019 y no se reúne ya casi con los afiliados. Encima no es ni siquiera diputada por Navarra, sino por Madrid", añadió. 

Beltrán, según explicó Del Burgo antes de la caída de Casado, se dedicaba a ser "la vicesecretaria de Organización del PP en España y diputada por Madrid. No es precisamente lo que se espera del presidente regional de un partido" que "tiene que dar la cara siempre" y "tiene que estar aquí las veinticuatro horas del día".

La respuesta de Beltrán

La diputada se revolvió entonces: "Siento decirlo, tiene intereses personales. Eso lo tienen que decir los afiliados y no él. No conozco a ningún otro afiliado del PP que haya hecho esas manifestaciones. Algún interés personal tendrá él, porque si no, no se entiende tanta sinrazón para hablar sobre algo que todavía no se ha convocado, dando una opinión que nadie le ha pedido". 

Y añadió: "Yo creo que manifiesta su opinión, únicamente, por la venganza de no haber sido presidente de honor del PP, algo que yo sí quise que fuera cuando fui elegida presidenta y así lo acordé con él. Pero la dirección nacional del partido al saberlo dijo que no era la persona adecuada y miembros del PP de Navarra también. Cuando vi que el partido no quería tuve que ceder, pero mi intención fue que lo fuera". 

Beltrán acusó a Del Burgo de anteponer sus intereses personales: "Quiere poner a alguna persona que le interese. Es una persona inquieta en política, en su momento lanzó la candidatura de su hijo para que presidiera el PP, desconozco si ahora tiene interés de que algún hijo suyo lo presida o alguna persona afín que él pueda controlar". 

COMPARTIR: