12 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La sociedad mixta Abemcla fue cargada con gastos escandalosos por su socio privado durante el año 2017 aumentando la factura del agua de los catalanes

Las facturas de Aguas de Barcelona: Desde viajes a Baqueira Beret por 6.000 euros a pagos mensuales de 24.000 euros para limpiar su imagen

Ángel Simón, presidente de Agbar sobre una imagen de Baqueira Beret.
Ángel Simón, presidente de Agbar sobre una imagen de Baqueira Beret.
La empresa mixta barcelonesa Abemcla formada por la pública AMB y las privadas Agbar y Criteria realizó gastos en 2017 que poco tienen que ver con su actividad, como viajes de ocio a Baqueira Beret por 6.000 euros, o campañas publicitarias de lavado de imagen de su socio privado (Agbar) en algunos medios de comunicación, a 24.000 euros mensuales.

El Área Metropolitana de Barcelona (AMB) tuvo que reclamar en varias ocasiones las facturas de la sociedad Abemcla. Lo hizo al entender que había algunas irregularidades en gastos por parte de su socio mayoritario, Agbar. Abemcla gestiona el agua de Barcelona, a través de una sociedad mixta de la que forma parte al 15 por ciento AMB, junto a Criteria (otro 15 por ciento) y Aguas de Barcelona (Agbar), una empresa privada perteneciente al grupo francés Suez, que domina el 70 por ciento. Según las investigaciones de elcierredigital.com, el AMB ha reclamado todas las facturas de manera insistente, "pero las recibe poco a poco y con cuentagotas".

Entre los papeles recibidos, que recogen los gastos del cuarto trimestre de 2017, hay algunos que llaman poderosamente la atención, como un gasto de 5.775 euros en un viaje de ocio a la estación invernal de Baqueira Beret. En concreto, hay dos gastos cargados a la sociedad mixta por conceptos de: Viajes Baqueira Beret S.A.U. por 2.890 euros y otro gasto de 2.885 euros materializado en Telesquis de la Tossa de Alp Das y Urus.

Según los expertos consultados, "no parece tener mucha justificación que nadie de Aguas de Barcelona necesitase visitar Baqueira Beret el último trimestre del año para otra cosa que no fuese esquiar". Estas facturas, con un gasto de 5.775 euros, han sido sufragadas en parte por el erario público, ya que el AMB es una empresa metropolitana del área de Barcelona y está presidida por la alcaldesa de la ciudad condal, Ada Colau, la lider de Barcelona en Comú.

Factura de un patrocinio pagado al Ayuntamiento de Cornellá

Éste no es el único gasto significativo realizado por Agbar y cargado al consorcio mixto Abemcla. Asi sobresalen los gastos realizados en publicidad y campañas de marketing para limpiar la imagen de la empresa privada Agbar, el socio mayoritario, que se vió salpicada por conocidos casos de corrupción, como Pokemon en 2015, una operación en la que se investigó el presunto gasto en invitaciones a politicos realizadas por Agbar para ver partidos de fútbol en recintos como el del Santiago Bernábeu. También su imagen salió perjudicada por sus litigios con la empresa Aigües Ter Llobregat (ATLL) por la privatización del servicio de agua en la ciudad  de Barcelona.

Factura de una inserción publicitaria en el periódico El Far

La Fiscalía Anticorrupción abrió una investigación por el caso ATLL en 2018, por hechos que se remontaban a 2012. Las investigaciones indicaban que, presuntamente, Germá Gordó, la mano derecha del entonces presidente de la Generalitar Artur Mas, convocó a varios técnicos de adjudicaciones a una reunión en su despacho de la Generalitat para presionar a favor de Agbar en la concesión del servicio del agua de Barcelona, según desveló el diario El Mundo.

El mismo diario también publicó que Agbar era uno de las empresas mas importantes en materia de financiación de Convergencia Democrática de Cataluña, partido liderado por Artur Mas. Finalmente, los técnicos protestaron, se opusieron y la concesión fue a parar aquel año a la sociedad Acciona, hasta que en 2013 se creo la empresa mixta Abemcla.

Factura por la grabación de un vídeo.

Los investigadores creen que para paliar el daño que recibió Agbar en su marca por la publicación de estos escándalos se invirtió en publicidad y campañas de comunicación, pagadas por Abemcla, la sociedad mixta. El conjunto de todos los gastos ascendió a 1.500.000 euros durante todo el año 2017.

Entre las campañas financiadas por Abemcla figuran algunas para dejar de fumar, la Festa dels Supers de TV3 o Cap nen sense una joguina en la Cadena Ser. En esta última campaña el gasto fue de 14.000 euros. "No era necesario que Aguas de Barcelona gastase mucho dinero anunciándose, puesto que tiene adjudicado el monopolio del servicio de los 23 municipios que conforman el Área Metropolitana de Barcelona (AMB)", señalan los técnicos consultados por elcierredigital.com. La empresa, ya consolidada, da servicio a tres millones de personas en los municipios del área metropolitana de Barcelona, incluida la capital catalana e ingresa unos 350 millones de euros anuales.

Las facturas gastadas en estos conceptos publicitarios son tan dispares en sus cantidades como los 907,50 euros de inserción publicitaria en la revista L´Opinió, los 583 euros gastados en la gabación de "Deixar de fumar" o los 955,90 euros gastados en El Far. Por otro lado, el patrocinio publicitario del evento Cornellá Creació Forum 2017, le costó a Abemcla 72.600 euros que fueron sufragados al Ayuntamiento de Cornellá de Llobregat.

58.000 euros en dos meses

Para crear y aplicar estas estrategias de comunicación, que presuntamente benficiaban a Agbar, Abemcla pagó durante octubre de 2017 la cantidad de 24.321 euros a la empresa Aftershare.TV. Se trataba de una factura cuyo concepto era el Diseño e Implementación del plan creativo "campaña de comunicación con la ciudadanía". También en noviembre de 2017, Abemcla pagó exactamente la misma cantidad por el mismo concepto a la misma empresa a través de otra factura.

Una de las facturas, de Aftershare.TV, de noviembre de 2017, por 24.000 euros.

El origen de Agbar se encuentra en la ciudad belga de Lieja, en 1867, cuando se fundó la "Compagnie des Eaux de Barcelone". Cuatro años más tarde la Empresa Concesionaria de Aguas Subterráneas del Río Llobregat comenzaba a dar servicio en Barcelona. En 1882 la empresa belga fue comprada por capital francés y nació en París la Sociedad General de Aguas de Barcelona (SGAB), luego conocida como Agbar.

Otros gastos significativos pagados por la empresa mixta Abemcla, como ya informó elcierredigital.com, son los sufragados para la celebración del 150 aniversario de Agbar, en 2017. El montante pagado ascendió a 350.000 euros, en bolígrafos conmemorativos del evento, flyers anunciativos, caterings y restaurantes. Según los expertos consultados, "el principal problema es que todos estos gastos repercuten en el precio final del agua de Barcelona y su área metropolitana, una de las más caras de España".

COMPARTIR: