07 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

LA DEFENSA DEL EX DUQUE DE PALMA UTILIZó ESTA JUGADA DESPUÉS DE QUE EL TC HAYA RECHAZADO SU RECURSO POR FALTA DE TRASCENDENCIA CONSTITUCIONAL

Iñaki Urdangarin consigue el 'tercer grado' encubierto gracias al artículo 100.2, como adelantó hace meses Elcierredigital.com

Iñaki Urdangarin
Iñaki Urdangarin
El Juzgado de Vigilancia Penitenciaria 1 de Valladolid ha estimado parcialmente, aunque con oposición de la Fiscalía, el recurso presentado por el marido de la Infanta Cristina. Iñaki continúa su clasificación en segundo grado mientras se le aplica el principio de flexibilidad del artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario. Eso sí, Urdangarin no podrá aprovechar este permiso para viajar a Ginebra, donde vive su familia y tiene su residencia.

Lo más probable es que el yerno del Rey Juan Carlos I empiece a disfrutar mañana viernes 6 de marzo de este nuevo permiso, que le permitirá salir de la cárcel de mujeres de Brieva, sumándose así al voluntario que cumple dos veces por semana en Hogar Don Orione.

El exduque de Palma y su abogado Mario Pascal Vive tenían un as en la manga: el artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario. Algo que ya adelantó en su día Elcierredigital.com. No es un tercer grado, pero de facto sus efectos son los mismos: el preso saldría durante el día de la prisión y volvería a la misma a pernoctar.

El proceso para solicitar este cumplimiento específico es el siguiente: primero el recluso lo ha de solicitar a la propia prisión, en este caso de Brieva, que lo pondrá en manos de Instituciones Penitenciarias a través de una Junta de Tratamiento, y si se deniega antes de informar al preso se pone en conocimiento del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria que ha de pronunciarse. Por último, si la petición es denegada, el preso o su defensa pueden apelar al Tribunal Sancionador por el cual el preso estaría en la cárcel, en el caso del cuñado del Rey Felipe VI, la Audiencia Provincial de Palma.

El abogado Mario Pascual Vives/ Europa Press

Esta es la fórmula legal que la defensa de Urdangarín planea, tras el Tribunal Constitucional ha rechazado todas sus peticiones. El 100.2 es mucho más fácil ya que no es necesario para solicitarlo haber disfrutado de algún permiso previo a los que solo se acceden tras cumplir un cuarto de la condena y siempre que el comportamiento del preso sea ejemplar.

Para solicitar el 100.2 es necesario alegar unas circunstancias personales particulares. Una de ellas es tener trabajo. Así, rara vez en delitos de sangre, el tener un contrato laboral permite acceder a este cumplimiento específico. Mario Pascual Vives ha desmentido los rumores de que Urdangarín esté buscando trabajo, pero fuentes del entorno del exjugador de balonmano aseguran que si está contemplando está posibilidad y sí ha solicitado a amigos íntimos que le busquen un empleo, como podría ser el caso del Aga Khan IV, íntimo amigo de su suegro el Rey Emérito. 

También las circunstancias familiares pueden alegarse para solicitar el 100.2. En el caso de Urdangarín, su mujer la Infanta Cristina y sus cuatro hijos siguen fuera de España, aunque el rumor desde hace días es que la hermana de Felipe VI estaría preparando su desembarco en Portugal tras fichar por la fundación del ya citado Aga Khan IV. 

Florencio de Marcos, el Juez que ha aplicado el 100.2 al exduque

 Florencio de Marcos, se licenció en derecho en la universidad de Salamanca en 1987, cuatro años después ingresó en la carrera judicial y en 1992 en la fiscal.

Lleva más de dos décadas ejerciendo como Juez de Vigilancia Penitenciaria, primero en Málaga y, sobre todo, en Valladolid, el número 1 de los cinco que hay en Castilla y León. Ejerce su función sobre las prisiones de Valladolid, Segovia y Ávila. De él dependen los permisos de salida, los cambios de grado penitenciario y las sanciones disciplinarias, conceder o revocar la libertad condicional de la población presa en las tres cárceles castellanas citadas.

Cada una de las prisiones tiene sus particularidades. Brieva es para mujeres y Valladolid destaca por los condenados por delitos sexuales. Este centro penitenciario es también el pionero en las terapias de reinserción de este tipo de delincuentes, pero estos tratamientos son de carácter voluntario.

Los que le conocen bien aseguran que Florecino de Marcos es “especialmente legalista” y que cuida que “sus decisiones estén ajustas a derecho”. También aseguran de él que le encanta dejar claros los motivos por los que toma una decisión. “Es muy didáctico. Cuando alguien le pregunta sobre un particular no para hasta que está convencido que la persona de enfrente lo ha entendido”, aseguran. Unas cualidades que le sirvieron para ser profesor asociado en la UVA (Universidad de Valladolid) entre 2006 y 2012.

“No se puede pretender que los jueces no apliquen la ley. Si no gusta, son los legisladores, los políticos, los que pueden cambiarla, esa no es la función de los jueces. Pero parece que de Derecho sabe todo el mundo” aseguraba en una entrevista para El norte de Castilla. De Marcos explica así su empeño en que todas las decisiones que toma sean en consonancia con la ley.

El juez Florencio de Marcos.

Con su permiso a Iñaki Urdangarin no es la primera vez que su nombre aparece en los papeles. Ya en 2014 le revocó el tercer grado que le había concedido la Administración penitenciaria al ex presidente de Baleares y ex ministro Jaume Matas cuando estaba en la prisión de Segovia por tráfico de influencias. En ese caso estimó el recurso que había sido interpuesto por la Fiscalía de Valladolid, disconforme con que Matas disfrutara ya del segundo grado penitenciario.

Ahora ha tomado una decisión completamente distinta ya que valora que Urdangarin tiene como problema añadido a su estancia en prisión la soledad. Una orden más que cuestionada y que le ha hecho ser protagonista de los medios de comunicación.

COMPARTIR: