19 de marzo de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La defensa del ex Duque de Palma utilizará esta jugada después de que el TC haya rechazado su recurso por falta de trascendencia constitucional

Esta es la trampa legal que Iñaki Urdangarín quiere usar para salir de prisión: el artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario

Iñaki Urdangarin.
Iñaki Urdangarin.
El Tribunal Constitucional (TC) inadmitió el recurso de amparo presentado en noviembre por el exduque de Palma Iñaki Urdangarin contra la condena a cinco años y diez meses de cárcel que le impuso el Tribunal Supremo por el caso Nóos. Sin embargo, el cuñado de Felipe VI tiene un as en la manga: recurrir al artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario, un recurso similar en sus efectos a un tercer grado.

El Tribunal Constitucional señala que el recurso carece de especial trascendencia constitucional para ser admitido conforme establece el artículo 50.1 b) de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional. El marido de la infanta Cristina de Borbón solicitaba que se declararan vulnerados los derechos a la presunción de inocencia (artículo 24.2 de la Constitución), a la tutela judicial efectiva (artículo 24.1) y a la libertad personal (artículo 17.1).

De este modo pedía que se declararan nulas las sentencias tanto de la Audiencia balear y del Supremo en especial en cuanto a la condena por malversación de caudales públicos. La pena se le impuso como responsable de delitos de prevaricación continuada y malversación (ambos en concurso), tráfico de influencias, fraude a la Administración y dos delitos fiscales, pero pide que se le anule únicamente respecto a la malversación.

Sin embargo, el exDuque de Palma y su abogado Mario Pascal Vive tienen un as en la manga: el artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario. No es un tercer grado, pero de facto sus efectos son los mismos: el preso saldría durante el día de la prisión y volvería a la misma a pernoctar.

El proceso para solicitar este cumplimiento específico es el siguiente: primero el recluso lo ha de solicitar a la propia prisión, en este caso de Brieva, que lo pondrá en manos de Instituciones Penitenciarias a través de una Junta de Tratamiento, y si se deniega antes de informar al preso se pone en conocimiento del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria que ha de pronunciarse. Por último, si la petición es denegada, el preso o su defensa pueden apelar al Tribunal Sancionador por el cual el preso estaría en la cárcel, en el caso del cuñado del Rey Felipe VI, la Audiencia Provincial de Palma.

El abogado Mario Pascual Vives/ Europa Press

Esta es la fórmula legal que la defensa de Urdangarín planea, ahora que el Tribunal Constitucional ha rechazado todas sus peticiones. El 100.2 es mucho más fácil ya que no es necesario para solicitarlo haber disfrutado de algún permiso previo a los que solo se acceden tras cumplir un cuarto de la condena y siempre que el comportamiento del preso sea ejemplar.

Para solicitar el 100.2 es necesario alegar unas circunstancias personales particulares. Una de ellas es tener trabajo. Así, rara vez en delitos de sangre, el tener un contrato laboral permite acceder a este cumplimiento específico. Mario Pascual Vives ha desmentido los rumores de que Urdangarín esté buscando trabajo, pero fuentes del entorno del exjugador de balonmano aseguran que si está contemplando está posibilidad y sí ha solicitado a amigos íntimos que le busquen un empleo.

También las circunstancias familiares pueden alegarse para solicitar el 100.2. En el caso de Urdangarín, su mujer la Infanta Cristina y sus cuatro hijos siguen fuera de España, aunque el rumor desde hace meses es que la hermana de Felipe VI estaría preparando su desembarco en el país de nuevo. Más allá de su esposa e hijos, Iñaki tiene a sus padres y hermanos viviendo en Vitoria y podría solicitar el 100.2 para cumplirlo en el Instituto Foral de Bienestar Social y Asociación Ayuda al Preso de Vitoria.

Por el momento, Iñaki Urdandarín tendrá que esperar dos meses para que la próxima Junta de Tratamiento en la cárcel de Brieva se reúna de nuevo y acepte o no esta argucia que podría ayudarle a salir de la prisión abulense, al menos por unas horas al día.

COMPARTIR: