27 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El Supremo condena a 65 ex altos cargos de la entidad bancaria por apropiación indebida con penas que van desde los 4 meses a 4 años y medio

Rodrigo Rato y 14 ex directivos de Bankia deberán entrar en prisión tras ser condenados por el caso de las tarjetas black

El Tribunal Supremo ha confirmado la condena de cuatro años y medio a Rodrigo Rato por delito continuado de apropiación indebida por el caso de las tarjetas 'black' que ya le había impuesto la Audiencia Nacional. Las penas para el resto de los condenados oscilan entre cuatro meses y los cuatro años y medio impuestos al expresidente de Bankia

Como ya informamos en El Cierre Digital, el Supremo amplió un mes dictar la sentencia de las tarjetas 'black' y hoy ha confirmado el relato de la sentencia dictada por la Audiencia Nacional. También confirma la comisión del delito de apropiación indebida de otros 64 exdirectivos y exmiembros del Consejo de Administración de la Caja, que se beneficiaron de estas tarjetas opacas para Hacienda, incluido el fallecido ex presidente Miguel Blesa.  La condena ya firme impuesta a Rato implica, en principio, su ingreso en prisión en los próximos días, aunque será la Audiencia Nacional la que tendrá que ejecutar ahora la sentencia dictada por el Supremo.

El Alto Tribunal ha revisado durante más de cuatro meses los recursos presentados contra la sentencia dictada el 23 de febrero de 2017 por la Audiencia Nacional, que consideró a los 65 acusados culpables del delito continuado de apropiación indebida por gastar más de 12,5 millones de euros entre los años 2003 y 2012 y utilizar las tarjetas para uso personal a sabiendas de que era una práctica ilegal y de que causaron un quebranto al patrimonio de la entidad financiera.

El Supremo ha reducido las penas para otros condenados al considerar que la atenuante de reparación del daño aplicada a los acusados que consignaron judicialmente las cantidades que extrajeron con la tarjeta debe entenderse en la categoría de muy cualificada y no simple, como ya estableció la Audiencia Nacional para quienes ingresaron el dinero directamente a los perjudicados (FROB o Bankia). Otros 14 exdirectivos o exconsejeros de la entidad, además de Rodrigo Rato, tienen condenas superiores a los dos años de cárcel, por lo que previsiblemente tendrán que ingresar en prisión.

Las condenas más elevadas recayeron en el que fuera presidente de Caja Madrid entre 1996 y 2009, el fallecido Miguel Blesa (seis años) y al que fuera Vicepresidente del Gobienro de Jose María Azanar. Respecto a Blesa, fallecido en julio de 2017, el Supremo confirmó tras su muerte la resolución de la Audiencia Nacional y determinó que, aunque la responsabilidad penal quedaba extinta tras su fallecimiento, subsistía la acción civil contra sus herederos. El alto tribunal ha confirmado esa responsabilidad civil y obliga a los dos expresidentes de la entidad a devolver los más de 12 millones de euros gastados con las tarjetas. De ellos, 9,3 millones se gastaron en la etapa de Blesa y 2,6 millones bajo el mandato de Rato.

A Idelfonso Sánchez Barcoj, ex director general de Medios, con la tercera condena más alta (condenado a dos años y medio de cárcel) y al que se le considera colaborador y cómplice de la operativa que contribuyó a mermar “el caudal de Caja Madrid”,  se  estimado le ha rebajado la condena a un año menos un día de prisión por un delito continuado de apropiación indebida, lo que puede librarle de entrar en prisión. El tribunal entiende que debe ser condenado por un único delito continuado de apropiación indebida y no por dos delitos (uno como cooperador necesario y otro como cómplice) por los que le condenó la Audiencia. Además, en su caso, el tribunal también le aplica la atenuante muy cualificada de reparación del daño.

El Supremo confirma en esencia los hechos relatados en la resolución de la Audiencia. Blesa pagó 436.688,42 euros con las tarjetas ‘black’. Gastó 6.000 euros en una joyería, 13.148 euros en Viajes El Corte Inglés 3.200 en vinos o 1.000 en una heladería. Rato, abonó 99.054,59 euros: 3.600 en alcohol, 2.500 en arte, 2.172 en discotecas y clubs o 2.500 en arte. Los restantes acusados, exconsejeros y exdirectivos de la caja, fueron condenados como colaboradores y se les impusieron penas de entre tres meses y seis años, según lo gastado y si habían devuelto o no el dinero. En total, con las tarjetas black consejeros y directivos se gastaron 9,34 millones en la etapa de Blesa y 2,69 millones en la era Rato.

COMPARTIR: