21 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Empleados de la compañía en Euskadi y Navarra se concentraron hoy ante más de 3.000 despidos pese a los beneficios millonarios y la ayuda del Gobierno

Guerra sindical en Telefónica: La actitud 'servil' de CCOO y UGT a Pallete acaba con la aprobación de su ERE

El Cierre Digital en
/ Pallete
Ni acumular casi 12.000 millones de euros de beneficios ni ser apuntalada por el Gobierno con 2.000 millones públicos han sido suficientes para evitar el ERE que prepara Telefónica, que consolidará el despido de más del 50 por ciento de su plantilla en la última década con 3.000 despidos que han sido bendecidos por Comisiones Obreras –y UGT– este miércoles con una votación ajustada. Según LAB mantienen una actitud "claudicante, servil, irresponsable y antisindical" en la teleco.

Ni el regreso del Estado como principal accionista de Telefónica, en la que invertirá alrededor de 2.000 millones de euros a cambio del 10 por ciento del capital para compensar la irrupción del fondo saudí STC, va a evitar la riada de despidos que prepara José María Álvarez-Pallete

El directivo consigue de esta forma que la matriz española de la teleco tenga la mitad de trabajadores que tenía hace una década, etapa en la que su acción tenía un valor un 70 por ciento superior, y tanto La Moncloa como los sindicatos mayoritarios callan de forma sorprendente.

En el mediodía de este miércoles, el Consejo Nacional del sindicato Comisiones Obreras (CCOO) ha aprobado el acuerdo social con la teleco de Álvarez-Pallete para su Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que afectará a 3.400 empleados en España. El sindicato ha dado luz verde al nuevo convenio de Telefónica con 22 votos a favor, 21 en contra y una abstención en un clima de visible "división sindical interna".

Despidos

Telefónica anunció a principios del mes pasado 5.124 despidos que finalmente serán 3.421. Ese es el tanto que intentan apuntarse Comisiones Obreras y UGT, que recuerdan que la teleco es la primera gran compañía en acometer la petición gubernamental de dejar la jornada laboral semanal en 36 horas.

Movilizaciones en Telefónica. 

Por lo pronto, los trabajadores de Telefónica realizarán 37 horas en 2024, 36,5 en 2025 y llegarán a las 36 en 2026. Y, además, la compañía ha blindado un incremento salarial. Eso sí, ambas medidas se producen mientras se prepara el despido de más de 3.000 empleados.

Paro para hoy 

Los centros de trabajo de Telefónica en Navarra, Gipuzkoa, Vizcaya y Álava pararon hoy 3 de enero entre las 11.00 y las 12.00 horas y, además, realizaron una concentración a las 11.00 horas en la sede de la teleco en la bilbaína calle Tutulu.

El sindicato LAB, muy crítico con UGT y CCOO, lamenta que todas las bajas no serán voluntarias: "En caso de no conseguir suficientes trabajadoras y trabajadores voluntarios para llevar adelante su plan de reducción de plantilla, se empezaría a despedir forzosamente a los trabajadores y trabajadoras según su edad, empezando por los y las de de mayor edad"

Desde LAB rechazan la destrucción de empleo en una empresa como Telefónica, que en los últimos tres años ha generado 11.782 millones de euros de beneficios y denuncian "la actitud claudicante, servil, irresponsable y antisindical de CCOO y UGT, sindicatos que aceptan la destrucción de empleo en empresas como Telefónica".

"Desde hace ya muchos años (en planes anteriores con EREs, Planes de Separación Individual…) han hecho creer a una parte de la plantilla que negociando bajo el paraguas de las mesas de negociación estatales asentadas sobre la 'paz social' iban a contener los insaciables planes de la empresa, en cambio, han ido asumiendo los planes y deseos de Telefónica dejando a la plantilla sin ninguna capacidad de defensa", añaden. 

LAB cree que Telefónica debe apostar por "la reducción de jornada, adecuada formación de la plantilla actual, así como la recuperación de la actividad que se ha externalizado y se sigue externalizando… Los sindicatos que vayan a firmar este nuevo ERE pretenderán, como han hecho en anteriores ERE, convencernos de que hay que negociar las condiciones de este nuevo expediente por responsabilidad sindical y como mal menor. Asimismo, pretenderán unirlo a la negociación del convenio colectivo como garantía a futuro".

Pero, añaden, "desgraciadamente, vemos que todo tipo de reformas, privatizaciones y expedientes que algunos sindicatos avalan con su firma y sus políticas sindicales de acompañamiento y de no confrontación, solamente nos llevan a un reforzamiento de las políticas ultraliberales de los gobiernos y de las multinacionales, empeorando las condiciones sociales y laborales actuales y futuras de las personas asalariadas, y a una pérdida de empleo y debilitamiento de la clase obrera".

Comisiones Obreras y la "adecuación de plantilla" de Telefónica

Antes de anunciarse un plan que en principio iba a generar 5.000 bajas de Telefónica, por el cual la compañía anunció que aprovisionaba más de 1.000 millones en indemnizaciones, Comisiones Obreras evitaba poner el grito en el cielo y hablaba de "adecuación de plantilla".

Sede de Telefónica. 

CCOO, que ha tenido tensiones internas a cuenta de su postura en Telefónica, priorizaba el nuevo convenio colectivo sobre los despidos: "Si se plantea una adecuación de plantilla, tal y como afirma la prensa, debería ir acompasada con la negociación colectiva, para garantizar las condiciones laborales y económicas de las personas trabajadoras que continuasen en activo por el máximo tiempo posible". 

Este pasado 9 de noviembre CCOO simplemente decía que veía "necesario que Telefónica sea clara con su plantilla y le informe de sus intenciones: el convenio colectivo en vigor está próximo a su fin y si, como algún medio de comunicación ha sugerido, la empresa está dispuesta a plantear una adecuación de plantilla antes de final de año, el tiempo se echa encima y se debe abrir un proceso de negociación". 

Cuatro días después, el sindicato, a cuenta de un solo despido de Orange, llegaba a sacar un comunicado para informar de lo que aparentemente era un despido 'rutinario' de una trabajadora con menos de dos años de antigüedad

"El pasado miércoles 8 de noviembre la empresa ejecutó el despido de una compañera de Orange OEV-Simyo Madrid, del edificio 7 de La Finca, que venía prestando sus servicios laborales en el área de B2C Jazztel y Simyo. La persona despedida no contaba con demasiada antigüedad en la empresa; había sido contratada en marzo de 2022 para trabajar dentro del canal Low Cost realizando tareas de carácter comercial como gestora de punto de venta", decían. 

CCOO miró para otro lado por el Inversor Day

Álvarez-Pallete guardó silencio sobre las condiciones laborales futuras de Telefónica en el Inversor Day, tras el cual CCOO mostró su cara más liberal: "CCOO Telecomunicaciones comparte, y es la necesidad de que el Sector de las Telecomunicaciones deje de estar sometido a el corsé victoriano de las regulaciones de la CNMC, que no encaja con el nuevo cuerpo de las principales operadoras de este país, y que en el caso de Telefónica arrastra un escenario donde una vez fue monopolio frente a la actual situación, con un modelo totalmente desfasado e injusto".

Comisiones Obreras también apoyó sorprendentemente la irrupción de STC en el accionariado de Telefónica por boca de su influyente líder Unai Sordo y también aplaudió el plan estratégico de la teleco: "Desde CCOO no podemos sino apoyar cualquier plan estratégico que fomente el desarrollo, la expansión y el crecimiento de una compañía que es referente en el mundo laboral y que tantos empleos sostiene tanto directa como indirectamente a lo largo y ancho del mundo".

CCOO, segundo sindicato con mayor representación de Telefónica en España, asegura que para el futuro quiere "convenios fuertes, con derechos y garantías, sin pérdida de poder adquisitivo, con avances en conciliación, socialmente responsables". 

Los de Sordo dicen que su objetivo es "apuntalar las garantías de nuestro convenio colectivo, creando estabilidad a largo plazo, en cuanto a empleo, condiciones económicas y laborales", "asumir la deslocalización de la actividad y de la plantilla como forma de conciliación para las personas trabajadoras y de retención de talento en la empresa" y "mejorar el convenio colectivo en todos aquellos aspectos plasmados en el Plan Social por el Empleo". 

Palos al resto

Comisiones Obreras parece simpatizar con Telefónica mientras protagoniza una cruenta guerra con Digi, a cuenta de los atrasos en el pago a la plantilla que la emergente rumana, muy denunciada por la precariedad que impone, lleva arrastrando.

El sindicato ha pedido a la cuarta teleco del país la confección de "una mesa nacional que aborde todas las cuestiones trasversales y de posible homogenización, en un escenario de 50 convenios colectivos provinciales, para dejar de tratar a su plantilla como meras herramientas de explotación".

El sindicato, el mayoritario en Digi, pide un convenio de empresa y afea la actitud de otro sindicato, UGT, que según ellos "ha estado impidiendo la creación de esa mesa de negociación, además de reclamar una representatividad en la potencial mesa que no le corresponde"

Comisiones Obreras asegura que no quiere "perder un minuto más en esta inactividad vergonzosa y programada en la que pretenden estancarse unos y otros, y seguir su camino hasta que la empresa entienda la gravedad de la situación y convoque, de manera inequívoca, a los legítimos representantes de la plantilla para iniciar la negociación de todas las cuestiones abiertas a lo largo y ancho del territorio nacional, como única solución al desbarajuste que sustenta y que entendemos, debe favorecerla".

Vodafone, también en su diana

CCOO asegura que tiene un mensaje claro que dar tras la compra de Vodafone por parte del fondo británico Zegona: "Las consecuencias laborales que la operación pueda tener serán el foco de nuestra acción acerca del mantenimiento y la estabilidad en el empleo, así como de las condiciones laborales del colectivo, cuyo convenio colectivo decae tras el fin de su prórroga el próximo 31 de diciembre de 2023". 

Con Vodafone el sindicato parece priorizar a la plantilla: "Es previsible que las nuevas escalas y medidas de eficiencia que pretende la compradora buscarán un plus que generará efectos positivos a nivel de negocio, así como deseados beneficios empresariales, sin embargo, estos objetivos no deben hacernos olvidar, desde nuestra óptica, el factor más importante: las personas que hacen posible con su dedicación que las empresas puedan alcanzar sus objetivos".

CCOO considera que "un grupo empresarial de esta envergadura no puede permitirse dinámicas de simplificación de gastos donde el factor humano sea una de las variables a manejar y por ello, más allá de apoyar todo lo que sea recuperar el valor de una empresa enraizada en el mercado, las cuestiones relativas a lo laboral tendrán que ser negociadas y consensuadas con la representación de las personas trabajadoras desde el rigor y la trascendencia que para muchas familias españolas pueda tener".

COMPARTIR: