08 de mayo de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La crisis interna del partido de Santiago Abascal tras la salida de Antonio Corrales favorece a los disidentes de TÚpatria

Acusan de coacciones a Vox Madrid por pedir a un disidente su acta de concejal en Valdemoro

Equipo del partido TÚpatria, en Albacete. /Twitter
Equipo del partido TÚpatria, en Albacete. /Twitter
Vox continúa arrastrando una situación de crisis interna que mantiene las irregularidades. Hace ya varios meses, hasta ocho disidentes del partido ultraderechista se unieron para crear TÚpatria, partido que ha acabado contando con su primer concejal en Valdemoro, Comunidad de Madrid. Se trata de un cargo que quedó vacío tras el cese de Antonio Corrales, de Vox. El nuevo edil, Fernando José Martínez Albor, ha denunciado recibir presiones por parte de Vox Madrid para renunciar a su acta.

El período de inestabilidad en Vox, el partido de Santiago Abascal, se está prolongando durante varios meses.  La crisis interna a la que se enfrentan Santiago Abascal y sus militantes sufre una sangría que afecta a bastantes territorios a lo largo del país. Badajoz, Valencia o Palencia han visto cómo sus concejales dimitían, y recientemente Antonio Corrales renunció a su acta de concejal en Valdemoro.

El partido político ‘liberal conservador’ TÚpatria es la prueba viviente de un Vox que parece no recuperarse. Dirigido por disidentes del partido ultraderechista, cuentan ahora con su primer concejal, Fernando José Martínez Albor, quien pasará a formar parte del Ayuntamiento de Valdemoro, en la Comunidad de Madrid, como munícipe de TÚpatria.

Hasta ahora, Valdemoro suponía el mayor éxito de Vox en la Comunidad madrileña. Con la renuncia de Corrales, quien afirmaba ser “una baja irreversible de este partido que para nada se asemeja a aquellos inicios”, el siguiente listado es Martínez Albor, quien además es una amistad cercana de Corrales.

Imagen de la última sesión plenaria en Valdemoro, con Antonio Corrales despidiéndose.

La respuesta de Vox no se ha hecho esperar. El nuevo concejal ha declarado que ha sido forzado a renunciar a su acta, denunciando llamadas que buscan coaccionarle y otras calumnias que tratan de ocasionarle problemas en pos de su destitución y ya ha redactado la denuncia pertinente. Se trata de hechos que apuntan a Vox Madrid como principal responsable, cuyos integrantes también amenazaron supuestamente a Corrales durante sus últimos momentos en el cargo.

“Me dijeron claramente y sin filtros que o estás de parte del Comité Ejecutivo y acatas lo que se te diga o estás fuera”, explicó en su momento el exconcejal de Valdemoro. En esencia, la situación ha sido provocada por la crisis interna de Vox, que ha visto cómo sus militantes disidentes han acabado “robando” la concejalía que en primera instancia, pertenecía al partido de Abascal.

Un desbocado Vox Madrid

La renuncia de Antonio Corrales, no solo como concejal, sino también como portavoz de Vox Valdemoro, fue propiciada por las disputas internas del partido. Vox Madrid parece haber incidido más de la cuenta y amontona ya varios registros de coacción, amenaza y presión. Un comportamiento que llevó a Corrales a afirmar que “creía que lo que se premiaba en Vox era la meritocracia, la lealtad y para nada la mediocridad”.

Mitin de Vox.

No fueron sus únicas palabras. El exconcejal también aseguró, durante el último Pleno del Ayuntamiento de Valdemoro, el pasado 28 de octubre, que “no todos en Vox tienen el autoritarismo y el totalitarismo de Vox Madrid, que se allana el camino para otras consecuciones y que extiende a otros compañeros la misma falta de estima que al resto de España”.

“Llegué aquí para servir y no para servirme. Podría quedarme cobrando y sin hacer nada, pero yo vine para otra cosa. Yo no vine para vivir de la política”, palabras con las que aludía a otros concejales que, desde hacía meses, no han pisado el Ayuntamiento pero continuaban cobrando sus salarios. Su denuncia, que llegó a las puertas de Vox Madrid, no gustó entre sus defensores, que acabaron recriminándole y finalmente, motivando su destitución.

De hecho, Vox Madrid se dirigió a todos los concejales del partido, que fueron reunidos individualmente hasta acabar oficializando la dimisión del Corrales como portavoz y posteriormente, como concejal.

Otras renuncias y quejas

En Elcierredigital.com ya nos hemos hecho eco de la presentación de un documento que recoge una serie de presuntas irregularidades internas en Vox. A modo de denuncia, este escrito atañe a las provincias en las que se abrió un proceso de selección de candidatos y en él se acusa al partido ultraderechista de “falta de principio democrático”.

Entre los miembros que han participado en esta queja, se encuentran Sayde Chaling Chong, de la formación en BarcelonaAlfonso Galdón, y Julio Bueno, de Vox MurciaIgnacio Pozo García, de Vox GranadaMaría Isabel Moreno Carvajal, de Vox ToledoManuel Pérez Paniagua, de Vox Sevilla; Pascual Mónica Pruneda, de Vox Alicante y Juan García Santandreu, de Vox Valencia.

En estos procesos de selección parece que no se ha respetado la independencia y neutralidad de las diversas candidaturas y tampoco se ha contemplado la reserva del contenido de sus resoluciones y la confidencialidad de los datos personales del censo electoral y sus votaciones. Con esta forma de actuación, la formación verde ha decidido silenciar las voces críticas que emergían en su seno, tal y como apunta el escrito de denuncia al que este medio ha tenido acceso. Una situación que parece repetirse y del que la Junta Electoral ya está al tanto, principalmente debido a la denuncia articulada por Fernando José Martínez Albor.

COMPARTIR: