09 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

El derbi entre el Real Madrid y el Atlético de Madrid, jugado el pasado sábado, puso en alerta al Comite Antiviolencia ante los últimos altercados

Así son los grupos de radicales y violentos que controlan el fútbol español

Ayer se celebró otro partido más de alto riesgo, el Real Madrid contra el Atlético de Madrid bajo el temor de un nuevo enfrentamiento. Los grupos radicales de los equipos de fútbol están a la orden del día. Algunos equipos llegan a tener incluso dos grupos de ideología completamente opuesta. El fútbol es la excusa muchas veces para las peleas y enfrentamientos. Ya son varios los fallecidos por este tipo de eventos.

En un informe publicado por la Comisión Antiviolencia el pasado seis de octubre de 2017, este organismo identifica a nueve grupos ‘’radicales y/o violentos’’ dentro del fútbol español. Estos grupos son: Frente Atlético (Atlético de Madrid), Riazor Blues (Deportivo de la Coruña), Biris Norte (Sevilla FC), Frente Bokerón (extrema derecha) y Malaka Hinchas (ultra izquierda) (Málaga), Iraultza (Deportivo Alavés), Ligallo Fondo Norte y Avisero (Real Zaragoza) y Jove Elx (CD Elche).

De estos grupos mencionados, tres estarían en Primera División, y el resto en Segunda División. Sus acciones violentas han aparecido en multitud de medios en los que se denuncian los actos vandálicos que protagonizan. Uno de los más significados es el que protagonizaron los Boixos Nois (FC Barcelona) el pasado 17 de enero, ‘’El Espanyol prohíbe la entrada a 150 Boixos Nois que iban con bengalas y palos’’.

Pese a este último titular, ni los Boixos Nois, ni los Yomus (Valencia), ni los Supporters Gol Sur (Betis), ni los Bucaneros (Rayo Vallecano) ni las Brigadas Amarillas (Cádiz) aparecen  en la mencionada lista de Antiviolencia aparecen en esta última lista, a pesar de que han protagonizado diferentes peleas. Esto se debe a que el informe de antiviolencia se establecieron unos parámetros para determinar si un grupo es violento o no. Deben ser ‘’grupos de seguidores que hayan incurrido en las conductas definidas en los apartados primero y segundo del Artículo 2 de la Ley 19/2007 contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte’’.

Los grupos que están en la lista

Frente Atlético: es el grupo más numeroso y cuenta con unos 1.200 integrantes. A lo largo de su historia han sido relacionados con distintos actos de violencia. Ricardo Guerra en el año 1998 apuñaló a Aitor Zabaleta causándole la muerte antes del encuentro que enfrentaban a Atlético de Madrid y Real Sociedad. Fue condenado a 17 años de cárcel. Además, una de las más sonadas últimamente fue la pelea que enfrentaron al Frente y al grupo de Riazor Blues que terminó con la muerte de Jimmy (Riazor Blues) debido a la caída al Río Manzanares. Este caso todavía no se ha resuelto y a partir de ese momento, el club colchonero les ha eliminado del listado de peñas oficiales, aunque mantienen su ubicación en el estadio.

Riazor Blues: Relacionados con el incidente mencionado anteriormente, mantiene tensiones con otros grupos ultras y cuentan con 600 miembros. Declarados de ultraizquierda han mantenido conflictos con los del Sporting de Gijón, los Utras Boys.

Biris Norte: son los ultras del Sevilla y los más antiguos. Son muy conflictivos, llegando al punto de que el propio club cerrara su sector en el estadio varias semanas en la pasada temporada prohibiendo además cualquier tipo de simbología del grupo. Han tenido hasta tensiones con el propio presidente del club, Pepe Castro, y hace poco tiempo se presentaron en un entrenamiento del primer equipo en la pasada temporada y la LFP investigó lo sucedido. Se fundó en los años 70 y orignariamente se llamaban Peña Biri-Biri.

Biris_Norte

Biris Norte lanzando bengalas en un partido del Sevilla en el Sánchez Pizjuán

Malaka y Frente Bokerón: Son los pertenecientes al Málaga CF. Pese a que Malaka hinchas aparecen en la lista, han querido desmarcarse de la misma evitando cualquier tipo de actitud violenta en los últimos años, aunque han mantenido tensiones con los ultras del Sevilla, pero no han llegado a más. Por otro lado está el Frente Bokeron que es considerado de ultraderecha. En ciertas ocasiones han manifestado su descontento con la directiva, el jeque Al Thani, llegando a decir ‘’no son nunca bienvenidos’’ en el estadio de La Rosaleda.

Iraultza: Son los del CD Alavés. Su nombre viene de un grupo paramilitar perteneciente al grupo terrorista ETA que estuvo relacionado con asesinatos en los años 80. No es uno de los más conocidos, pero en octubre de 2017 participaron en una batalla campal frente a los aficionados radicales del Racing de Santander en un partido de Copa del Rey.

Avispero y Ligallo Fondo Norte: son los colectivos pertenecientes al Real Zaragoza y tienen ideologías enfrentadas. Se conoce poco de su actividad y han tenido una actividad reducida en lo que a violencia se refiere. No obstante la RFEF les mantiene como ‘’grupo de riesgo’’ debido a las ideologías y sobre todo a las tensiones internas. Los primeros son de ideología ultraizquierda, mientras que el segundo es de ultraderecha. En el año 2016 ambos protagonizaron una pelea entre sí antes de un partido frente al Getafe.

Jove Elx: es la peña más numerosa del Elche y además un grupo ultra. Tienen alrededor de 200 miembros y se consideran de ultraderecha. Han tenido trifulcas sobre todo con los Bukaneros del Rayo Vallecano.

Los grupos ultras que no están en la lista

Boixos Nois: Son los pertenecientes al FC Barcelona. En el año 1991 cinco miembros pertenecientes a este grupo fueron los responsables de la muerte de un seguidor del Espanyol, perteneciente además de las Brigadas Blanquiazules. Desde el año 2003, con Joan Laporta de presidente, se les ha prohibido la entrada al estadio, el Camp Nou, como colectivo y también a los desplazamientos del equipo.

Boixos_nois

Integrantes de los Boixos Nois del FC Barcelona

Ultras Sur: son los radicales del Real Madrid, considerados de extrema derecha y vinculados también al movimiento Hogar Social Madrid. Fueron disueltos por Florentino Pérez, algo que acarreó más de un disgusto al actual presidente del club merengue porque llegaron a profanar la tumba de la que fue su mujer. Desde el año 2013 se creó la grada de animación para evitar la presencia de los Utras en el fondo sur del Santiago Bernabéu. No obstante, hay quien piensa que siguen dispersados por distintos sectores del estadio. Se les ha relacionado con agresiones racistas y xenófobas.

Ultras Boys: el grupo radical del Sporting de Gijón son de ideología ultraderecha. Han protagonizado batallas campales con ultras del Sevilla, Deportivo de la Coruña y del Rayo Vallecano, además de haber tenido encontronazos con la Policía Los últimos han sido justo antes de celebrarse el derbi ante el Real Oviedo en septiembre de 2017 en el que hubo varios detenidos. Desde el propio club nunca se ha puesto impedimento a su presencia o actividad.

Bukaneros: El colectivo perteneciente al Rayo Vallecano. Son de extrema izquierda y han estado implicados en movimientos sociales además de peleas con ultras de otros equipos relacionado con las ideologías políticas. Siempre han hecho visible su descontento con la directiva el club, en su momento con Teresa Rivero, y ahora con Martín Presa.

Bukaneros

Bukaneros siempre han estado en contra de su directiva

Herri Norte: Son los pertenecientes al Athletic de Bilbao con una simpatía con la banda terrorista ETA. Tienen un total de 200 miembros y es uno de los menos numerosos de Primera División. En los años 90 estuvieron subdivididos en dos grupos: los Rojos y los Ultrillas. Estos últimos fueron expulsados por querer erradicar elementos ideológicos del colectivo.

Herri_norte

Miembros de Herri Norte del Athletic de Bilbao

Otros grupos radicales que no están en la lista de Antiviolencia con los Supporters del Betis, Indar Gorri de CA Osasuna, Yomus del Valencia o los Celtarras del Celta de Vigo. Por otro lado equipos como Villarreal o Leganés no tienen a día de hoy colectivos ultras, en su momento hubo un grupo llamado Colectivo Aldeano del Villarreal pero desapareció.

Protegidos por las directivas de los clubes

“Servir a España” es el lema de otro grupo ultra que se ampara en el fútbol para su existencia. Se trata de la “Peña Españolista Perico Bendito”, formada por seguidores radicales del equipo de fútbol del RCD Espanyol de Barcelona. Su único propósito es “servir a España” y “alrededor de este noble fin organizamos todas nuestras actividades y participamos en todos aquellos actos que reafirmen la sagrada unidad de la Patria”.

Están unidos a las Brigadas Blanquiazules, el peligroso grupo ultra de aficionados del RCD Español de Barcelona. Se trata de un grupo de fuerte ideología de extrema derecha. Está considerado como uno de los grupos ultras mas peligrosos del fútbol español. Mantienen una gran rivalidad con el grupo ultra del FC Barcelona, los Boixos Nois. Y están hermanados con los Ultra Sur del Real Madrid.

Este incremento de los parámetros neonazis, de la xenofobia y del racismo se viene produciendo en el fútbol español en los últimos tiempos con el beneplácito de muchos presidentes del fútbol español que incluso se han servido de ellos para llegar la presidencia. El caso más significativo es el del que fuera presidente del Sevilla FC, José Maria del Nido Benavente, hoy encarcelado por varios delitos en el Caso Minutas. Del Nido siempre se ha servido de la peña ultra del Sevilla, Los Biris, una facción muy violenta, que está  unida precisamente en su ideología radical a los ultras del Deportivo de La Coruña, los Riazor Blues, a la que pertenecía el último muerto de la violencia en fútbol español.

Los Biris Norte se autodefinen como antirracistas, ultraizquierdistas y nacionalistas. Son el grupo ultra más antiguo de España, fundado en 1975. Está considerado como uno de los grupos ultras con más miembros, debido a su gran número de simpatizantes repartidos por toda la geografía andaluza. Sus principales rivales son los Supporters Gol Sur, grupo ultra del Real Betis Balompié y el Frente Atlético grupo ultra del Club Atlético de Madrid, como también el Frente Bokeron del Málaga Club de Fútbol.

Otra prueba latente de la connivencia de los directivos de los equipos con estos grupos ultras es el Atlético de Madrid. Desde que llegó la familia Gil (primero Jesús Gil y Gil y luego su hijo Miguel Ángel Gil Marín) al club rojiblanco por un procedimiento que borda la ilegalidad, los ultras del equipo colchonero, El Frente Atlético, han campeado a sus anchas por el viejo Estadio Vicente Calderón. Incluso, han tenido un local dentro del propio Estadio donde organizaban los viajes y disponían de todo tipo de medios, pancartas, banderas, etc.

Cuentan que inicialmente este grupo iba a llamarse Brigatta Rossibianca, pero que el club aconsejó que se tomara un nombre en español. Desde la llegada de los Gil al Atlético en el año 1986, la familia les ha ofrecido ayuda económica e institucional para que animan como lo hacen, con tanta profusión de medios. Este grupo siempre se ha caracterizado por involucrarse en incidentes y peleas con otros grupos ultras. Esta hermanado a los grupos ultras del Betis, del Liverpool, del Barcelona y con los ultras del Sporting de Gijón, los Ultras Boys con lo que tienen un gran sintonía, tanto que algunos de sus miembros les han acompañado en su última fechoría del pasado domingo. Sus mayores rivales son los Ultras Sur del Real Madrid, del Olimpique de Marsella, del Sporting de Lisboa, los Biris Norte del Sevilla y con los del Deportivo de la Coruña, como se ha visto.

Y aunque algunos de estos grupos violentos de los grandes equipos, como los Ultras Sur en el Real Madrid o Los Boixos Nois en el Barcelona, han desparecido como tal grupo de los Estadios propios, muchos de ellos siguen acudiendo a los desplazamientos de sus equipos. También utilizan los partidos donde el Club pone a la venta un gran número de entradas para reagruparse. Así lo hicieron hace pocos años (2013) en el Bernabéu en el partido de Copa del Rey del Real Madrid contra el Olímpico de Xátiva. 

Como se observa a día de hoy existe una gran penetración de las ideas de extrema derecha -y también las radicales de izquierda-, en los Estadios del fútbol español, en los que tradicionalmente estaba ausente, con el beneplácito de los estamentos deportivos de poder.

Condenados ocho ultras del PSG

La última decisión judicial que afecta a estos grupos ultras y violentos, se produjo hace escasos días. La Audiencia Provincial de Bizkaia ha condenado a 8 últras del PSG a penas de prisión. Sin embargo, su entrada en la cárcel ha quedado en suspenso. Pero tendrán que indemnizar a las cuatro personas que hirieron, la mayor de ellas es de 164.000 euros, para el joven que sufrió un traumatismo craneoencefálico grave además de una fractura de mandíbula por la que le tuvo un total de 209 días de baja. Los sucesos se produjeron en la calle Doctor Areilza de Bilbao antes de que se enfrentaran en un partido el equipo parisino y el Athletic.

También el pasado domingo se produjo una batalla campal en Indonesia entre los aficionados del Persib Bandung y el Persija Jakarta antes de la iniciación del partido. El balance del enfrentamiento fue un muerto, Haringga Sirla de 23 años y aficionado del equipo de Yakarta. Este es el séptimo fallecido entre los enfrentamientos que han tenido ambos grupos de aficionados desde 2012. Ante estos hechos, la competición se ha suspendido y no se disputará ni un solo partido.

Aquí en España, hace dos semanas,  con motivo del enfrentamiento en Champions League entre el Real Madrid y el AS Roma, los tifossi del equipo romano (de ultraizquierda) quedaron con el Frente Atlético (ultraderecha) en el bar Duratón situado en las mediaciones del Estadio Vicente Calderón para, desde allí, movilizarse para enfrentarse a los Ultras Sur que acudieran al partido del Bernabéu. Finalmente ese enfrentamiento entre grupos radicales no se dio ya que intervino la brigada de información de la Policia, el organismo que vela por la seguridad de los estadios del fútbol español. Un tema hoy en entredicho.

COMPARTIR: