07 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

El cirujano de Maradona fue detenido esta semana por tráfico de drogas junto con el exjugador del Real Madrid Congo en la 'Operación Torta Ahogada'

Descubrimos la conexión de Mauricio Vergara 'el Doctorcito' con la Jet Set española: Su matrimonio con Lola Sopeña

Exclusiva Lola Sopeña y Mauricio Vergara Castillo 'el doctorcito' el día de su boda.
Lola Sopeña y Mauricio Vergara Castillo 'el doctorcito' el día de su boda.
El médico colombiano Mauricio Vergara, bautizado como "El Doctorcito", ha sido detenido esta semana por presunto tráfico de drogas junto al exdelantero del Real Madrid, Edwin Congo. Este cirujano estético es conocido por sus operaciones de adelgazamiento practicadas al exfutbolista argentino Diego Armando Maradona. Sin embargo, su entrada en la alta sociedad española se la proporcionó su matrimonio en 2013 con la empresaria y maganer Lola Sopeña. Una unión que les hizo triunfar entre la Jet Set.

Este pasado martes fueron detenidos por las Fuerzas de Seguridad el ex delantero del Real Madrid y tertuliano del programa deportivo de televisión “El Chiringuito”, Edwin Congo, y el médico colombiano Mauricio Vergara Castillo, alias “El Doctorcito”, quien fue cirujano estético de Diego Armando Maradona, dentro del marco de la denominada 'Operación Torta Ahogada' por tráfico de cocaína, en la que pretendían supuestamente llevar hasta Bulgaria cerca de una tonelada de coca inmersa en pequeñas dosis dentro de los cartones que envolvían multitud de cajas de frutas, en concreto de piñas. Un sofisticado procedimiento, que necesitaba de médicos cirujanos expertos en este "arte". 

Los supuestos encuentros de la banda organizada tenían lugar en la clínica del médico colombiano Mauricio Vergara Castillo, situada a tan solo a 200 metros del Estadio Santiago Bernabeú, de Madrid, un lugar donde lució la camiseta merengue su presunto compañero de negocios el delantero, también colombiano, Edwing Congo, antes de fichar por el Real Valladolid. 

Mauricio Vergara, conocido como ‘El Doctorcito’, ha saltado ahora de nuevo a la actualidad por esta operación policial antidroga, pero no es ni mucho menos un desconocido en según qué ambientes de la alta sociedad española, donde siempre ha dejado huella desde su entrada en hace ya años en la capital. Su penetración entre la jet set la propició su matrimonio con la empresaria y conocida manager Lola Sopeña, de 52 añosun personaje con llegada a muchas figuras del mundo del cuore.

Lola y Mauricio se casaron en Ibiza en lor de multitudes, después de invitar a medio Madrid al evento. Lo hicieron en la conocida finca balear de 'Ca'n Rafal' en 2013 en una ceremonia donde predominó, ya que se recomendó, la vestimenta típica de esta famosa isla balear. Una ceremonia en la que, Vergara Castillo y Sopeña, por entonces profesionales exitosos en sus sectores, hicieron un alarde de poderío, como se comprueba en el vídeo de su festivo enlace que reproducimos más abajo. 

Lola Sopeña, conocida directora de castings y exconcursante del reality 'Ven a cenar conmigo',  es hoy la propietaria de los centros médicos estéticos 'Clínicas Lola Sopeña', cuya sede está ubicado en el barrio de Salamanca de Madrid. Según su página web "Clínicas Lola Sopeña nace de la unión de los más de 25 años de experiencia de su fundadora Lola Sopeña en el mundo de la imagen, el marketing y publicidad y del buen hacer de un equipo Médico Estético del más alto nivel".

Con el apoyo mediático y la llegada a determinados sectores de Lola Sopeña, Vergara Castillo creó una consulta estética en la zona del barrio madrileño de Chamberí, donde acudían muchas señoras de la jet set, atraídas quizá por un precio concertado y la supuesta relevancia de este medíco estético profesional de la selección nacional de fútbol de Colombia y otrora cirujano del astro argentino Diego Armando Maradona. Siendo éste, durante algunos años, el lugar de referencia de ‘El Doctorcito’ para sus trabajos en la capital de España, con su célebre método no autentificado "de la malla", como ya publicó elcierredigital.com.

Luego con el paso del tiempo cambió su consulta estética hacia la estratégica zona de la calle de Santiago Bernabeu, a escasos metros del madrileño Paseo de la Castellana y del Estadio del Real Madrid. Fue allí. donde la Policía Nacional inició hace un año la investigación denominada en clave 'Operación Torta Ahogada' , cuando descubrieron que una importante red de narcotráfico utilizaba supuestamente como base de operaciones esta clínica, donde también acudía el exdelantero del Real Madrid, su compatriota colombiano Edwin Congo. 

La que fuera mujer de"El Doctorcito", Lola Sopeña, es conocida por las muchas estrellas famosas que se han puesto bajo sus expertas manos estéticas, como la vedette Marlene Morreau. También Belén Estaban consiguió hacer viral el nombre de Lola Sopeña, ya que la colaborada del programa televisivo 'Salvamé' decidió pasar por una de las clínicas de Sopeña para hacerse una 'puesta a punto' antes de su boda con Miguel Martos en 2019.

Fuentes próximas a la manager Sopeña indican a elcierredigital.com que "nunca su explosión mediática tuvo que ver, ni coincidió, con su matrimonio con Mauricio Vergara, por muy famoso que dijera que era, que si entrenador personal de Jennifer López, que si de Sofía Vergara en Miami, que si de Maradona en Cali, nada que ver".

Pero lo verdadero es que Lola Sopeña sí le ayudó mucho a situarse en España entre un determinado público social potentado. Esta manager y relaciones públicas abrió aún más las puertas a 'El Doctorcito'. "Su matrimonio fue todo un evento social, que hasta salió en las páginas de la revista ¡Hola! Pero Lola ya no tiene nada que ver con este hombre con el que se casó en Ibiza, ni con su detención por tráfico de drogas", indican sus allegados.

Sin embargo. Sopeña se ha hecho recientemente popular por su participación en lo que muchos llaman ‘la rebelión de los Cayetanos’, es decir las protestas contra el Gobierno de Pedro Sánchez que han tenido lugar estos días en el conocido barrio de Salamanca, en la capital de España, donde tiene su negocio de clínicas estéticas.

Su intervención en el programa de Risto Mejide Todo es mentira, en Cuatro Televisiónha convertido a esta manager y relaciones públicas, de tendencias conservadoras, en un personaje viral tras acabar su intervención televisiva a gritos con el conocido presentador del programa y algún colaborador más, como el humorista Antonio Castelo. 

Lola Sopeña/ Instagram. 

Pero este no es el único encuentro de “El Doctorcito” con la Justicia, ya que en el año 2002 fue detenido en el Aeropuerto Internacional Alfonso Bonilla Aragón de Cali, en Colombia, por portar en una maleta con dos kilos de cocaína que, según el médico pertenecían a Maradona. "Estuve detenido, pero llegamos a un acuerdo con el Estado en lo que se llama detención domiciliaria. Mi familia estaba amenazada de muerte, a mi abogado le mataron en Colombia. Maradona nunca volvió", decía en una entrevista precisamente para El Punto de Mira de CuatroTV.

Para muchas de las llamadas personalidades de la jet set española que estuvieron en sus manos, estos problemas con la Justicia de 'El Doctorcito' son una sorpresa, máxime tras su matrimonio fastuoso en 2013 con Lola Sopeña. La trayectoria de Vergara Castillo parecía la normal en un médico con proyección de éxito, sin embargo, no todo en su camino han sido situaciones positivas. 

De Barranquilla a la Castellana

Según el diario colombiano Semana, Mauricio nació en 1968 en la ciudad colombiana de Barranquilla, pero sus estudios superiores los realizó en la ciudad de Bogotá, donde se graduó de la Universidad El Bosque como médico general. Más adelante decidiría especializarse en tratamientos físicos y deportivos y complementar sus estudios en Francia. Sus prácticas profesionales las realizaría en EEUU, donde fundó su primera clínica en 1992.

Su relación con la leyenda del futbol, Diego Armando Maradona, comenzaría en Colombia, en la ciudad de Cali, cuando fundó junto a su entonces esposa el centro de acondicionamiento deportivo Sport Med, lugar donde el futbolista internacional argentino decidió someterse a un tratamiento de adelgazamiento para poder jugar el partido de despedida que le había organizado la Asociación Argentina de Fútbol en 2001. Este sería el momento en el que el nombre de “El Doctorcito” se haría conocido a nivel mundial.

La fama le permitió iniciar otros proyectos de negocio y expansión. Decidió montar una nueva sucursal de Sport Med en Miami, donde atendería a los inmigrantes colombianos que se encontrasen residiendo en EEUU.

Mauricio Vargas Catillo 'El Doctorcito'. 

Al parecer, su arresto el 11 de diciembre de 2002 fue una sorpresa para el propio doctor. Cuando un policía lo sacó de la fila para abordar el vuelo 200 con destino a Buenos Aires (Argentina) y lo llevó a la sala de interrogatorios del aeropuerto de Cali. Mauricio Vergara negó las acusaciones de llevar consigo drogas. En concreto, dos kilos de cocaína.
 
A pesar de las protestas del médico, el coronel jefe de la investigación, Álvaro Caro, se aseguró de traer un perro policía para que olfatease el equipaje del doctor. Según relata el diario Semana, durante este proceso Vergara se mostró calmado y confiado de su inocencia. La calma se mantuvo incluso cuando el perro detectó algo en su equipaje y los agentes procedieron a cortar la funda del ordenador portátil y la cámara de video de “El Doctorcito”. Sin embargo, de estas salió un polvo blanco que en cuestión de minutos fue identificado como clorhidrato de cocaína.
 

Mauricio Vergara nuevamente se defendió de las acusaciones y afirmó a la Policía Judicial que la cocaína no era suya: “Esa cocaína no es mía. Esto es un abuso de confianza. Yo iba a Buenos Aires para una entrevista de trabajo con un doctor en una clínica de obesidad. Debe haber otras personas detrás de esto”, declaró el doctor.

Las autoridades explicaron que las dudas se presentaron de inmediato, ya que no entendían por qué un doctor se jugaba una condena por narcotráfico por dos kilogramos de cocaína que en ese momento costaban alrededor de unos 25.000 dólares, siendo un hecho que podía hacer la misma cantidad con tan solo cinco de los muchos pacientes que acudían a sus clínicas para sus tratamientos de adelgazamiento.

La defensa de “El Doctorcito”

Debido a que la captura no fue propiciada por los controles del aeropuerto ni por las labores de inteligencia de la policía judicial, sino por las declaraciones anónimas de un informante, rápidamente surgieron las sospechas de que se trataba de un montaje en contra de Mauricio Vergara. Ese mismo año, su abogado declaraba públicamente: “Vamos a reunir las pruebas con las que demostraremos que los maletines en los que iba la cocaína no eran los de Mauricio”.

'El doctorcito'. 

La defensa del también llamado "Cirujano de Maradona" señaló a un guardia de seguridad de uno de sus centros de acondicionamiento deportivo, de nombre Freddy Carabalí, quien al parecer había dado el cambiazo al equipaje de Vergara para incriminarlo de un delito de narcotráfico.

Carabalí fue la única persona, aparte del propio Vergara, que estuvo en contacto con las maletas de éste, sin embargo, el abogado del trabajador de seguridad, afirmó que "esa información no era prueba suficiente para considerarle siquiera sospechoso".

“La Fiscalía no podía detener a Freddy, porque sencillamente no había elementos que lo comprometieran. Lo único que él hizo fue trasladar las maletas del médico Vergara hasta el taxi, antes de que éste partiera para el aeropuerto", dijo el abogado del empleado, Luis Guillermo Salazar.

Carabalí declaró a los medios colombianos que no tenía nada en contra del doctor y que tampoco le guardaba rencor por la acusación, sin embargo y debido a la experiencia, dejó inmediatamente de trabajar para él. De esta manera, la investigación seguía y sigue siendo un misterio. Tanto que el abogado del doctor por aquel entonces, José Francisco Castillo, afirmó que" dos días antes de que le encontraran la droga a Mauricio, un hombre llegó a su clínica, se hizo pasar por un paciente, entró a los consultorios, sustrajo varios documentos, entre éstos historias clínicas, y el celular de Liliana Jaramillo, quien es la esposa de mi defendido”, explicó .

Pero el 10 de febrero de 2003. Mauricio Vergara se declaró culpable de tráfico de drogas ante los medios colombianos: “Sí, soy culpable. Di un paso en falso, me equivoqué y estoy pagando por ello”, declaró en una entrevista para el diario El País de la ciudad de Cali.

Sin embargo, esta confesión también tenía motivos más allá de la moral, ya que le permitía acogerse al beneficio de la sentencia anticipada, lo que reducía su condena por narcotráfico, que podía llegar hasta  16 años de cárcel. “Asumí la responsabilidad de mis actos porque amo a mi familia. Creo que esta es la vía más rápida y sincera de estar al lado de la gente que quiero”, declaró por entonces "El Doctorcito” en su entrevista para El País de Cali.

Ahora , de nuevo, la sombra del tráfico de drogas se cierne sobre este médico colombiano Mauricio Vergara, conocido como "El Doctorcito", quien ha sido detenido esta semana por presunto tráfico de drogas junto al exdelantero del Real Madrid, Edwin Congo. Un cirujano estético, conocido por sus operaciones de adelgazamiento practicadas al exfutbolista argentino Diego Armando Maradona, y cuya entrada en la alta sociedad española se la proporcionó su matrimonio con la conocida empresaria y manager Lola Sopeña en 2013. Una unión que les hizo triunfar entre la Jet Set.

COMPARTIR: