27 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La situación del monarca de 59 años ha empeorado en los últimos años y en Marruecos hay dudas sobre lo que será de su patrimonio de 5.000 millones

Mohamed VI, el quinto rey más rico: Su delicada salud trae a escena el futuro de su fortuna

/ El rey de Marruecos Mohamed VI.
Las últimas apariciones públicas de Mohamed VI, rey de Marruecos, han evidenciado el deterioro de su estado de salud, que ha empeorado en los últimos años debido a la sarcoidosis que sufre, una enfermedad del sistema inmunitario que afecta especialmente a los pulmones. Mohamed VI tiene 59 años y ha sido sometido en dos ocasiones a intervenciones cardíacas. Se estima que el patrimonio del monarca supera los 5.000 millones de euros, siendo el quinto rey más rico del mundo.

Diversos medios marroquíes se han hecho eco de las últimas apariciones públicas del monarca Mohamed VI, en las que se ha podido apreciar el deterioro de su estado de salud. Su última aparición se produjo en la inauguración de la Ciudad de los Oficios y Competencias en Rabat y las imágenes difundidas por medios marroquíes muestran el evidente cambio físico del monarca, siendo su extrema delgadez la característica más comentada.

Mohamed VI fue diagnosticado de sarcoidosis hace cinco años, según han confirmado fuentes francesas. Los expertos apuntan que la mitad de pacientes diagnosticados con esta enfermedad pierden la vida antes de los tres años de tratamiento. Esta condición afecta al sistema inmunitario, siendo especialmente perjudicial para los pulmones y los ganglios linfáticos, provocando dolor al respirar, fatiga y pérdida de peso. 

La cuestión sucesoria

La sociedad marroquí comienza a cuestionar el futuro de su monarquía a pesar de que sobre el papel parece evidente que el sucesor al trono será el hijo del actual monarca, el príncipe Mulay Hasán, de 20 años de edad. Sin embargo, el hermano de Mohamed VI también ha mostrado interés en el trono, haciendo valer su derecho frente a la inexperiencia y juventud de su sobrino.

Príncipe Mulay Hassan

Mulay Hassan, príncipe de Marruecos.

Paralelamente, los observadores internacionales restan importancia a la cuestión sucesoria, apuntando la existencia de una estructura interna de altos funcionarios que son los realmente encargados de velar por las cuestiones políticas y el futuro del país, por lo que la figura del monarca no es particularmente relevante en el devenir político de Marruecos.

Un rey ausente en política

Oficialmente Mohamed VI es descendiente de Mahoma, sin embargo, el monarca renunció a su consagración. Su escaso interés por la política y sus ambiciones económicas han marcado su reinado. La estructura interna de altos funcionarios antes mencionada actúa como organismo ejecutor de las funciones del monarca, aspecto que explica las derivas nacionalistas que ha experimentado Marruecos en su política exterior desde el inicio de su reinado en 1999. 

Ejemplos de este rumbo nacionalista son las crisis de las Islas Perejil y las posteriores tensiones con España por las ciudades de Ceuta y Melilla, destacando por encima de ellas el pulso que mantiene Marruecos con Argelia por los territorios del Sáhara Occidental, cuestión política en la que España ocupaba el lugar de mediador.

Paralelamente, la política interior de Marruecos ha mantenido un rumbo “progresista” frente al Islam, aplicando políticas de concesión de derechos y reconocimiento de las mujeres, además de suavizar las tensiones con los disidentes, evitando sufrir las consecuencias de la “primavera árabe” que sacudió al resto de regímenes de la zona norte de África.

El incalculable patrimonio del rey de Marruecos

Mohamed VI llegó al trono de Marruecos tras el fallecimiento de su padre, Hasán II, en 1999. Además de la corona, Mohamed heredó la enorme fortuna de su padre, estimándose actualmente su patrimonio en unos 5.000 millones de euros, lo que le convierte en el hombre más rico de Marruecos superando con creces a su primer ministro.

El rey de Marruecos cuenta con doce palacios y más de 1.100 sirvientes, los cuales cobran entre todos más de un millón de euros al día. En el más grande de estos edificios, situado en la ciudad de Rabat, es donde el monarca celebra sus encuentros políticos y recibe a los jefes de Estado internacionales. A pesar de la ingente cantidad de dinero que la monarquía marroquí maneja, el país destina 250 millones de euros a su familia real cada año, superando los presupuestos de los que se benefició Alberto de Mónaco entre otros monarcas.

Mohamed VI cuenta también con el hotel Royal Mansour, considerado el más lujoso del mundo. El establecimiento cuenta con más de 500 empleados, 820 metros cuadrados de estancias privadas y más de 1.500 metros de spa fabricado con mármol blanco. A su vez, es dueño del Badis I, un super yate de 70 metros de eslora valorado en 90 millones de euros.

Entre sus propiedades también se encuentran más de 600 coches de alta gama y trajes a medida de diseñadores de lujo, además de tener dos aviones privados a los que da mucho uso, un Boeing 747 y un Boeing 737. Tampoco hay que olvidar sus acciones del Grupo ONA, vinculado con las telecomunicaciones, la minería y el sector bancario entre otros.

COMPARTIR: