18 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En 2020 el popular cocinero vasco, ahora galardonado por el Ministerio de Cultura, recibió palos mediáticos, perdió contratos y sufrió huelgas

El Gobierno alivia el peor año de Karlos Arguiñano: Le da el Premio Nacional de Televisión dotado con 30.000 euros

/ Karlos Arguiñano. Foto: Antena 3.
El Ministerio de Cultura y Deporte ha reconocido la trayectoria televisiva de Karlos Arguiñano, que ha recibido el Premio Nacional de Televisión dotado con 30.000 euros. El popular cocinero recibe un guiño tras sufrir un 'annus horribilis' marcado para él por la huelga convocada en Baiko y la cancelación de 'Bricomanía' y 'Decogarden'. Una dotación que no ha sentado especialmente en el ámbito de la cultura en un contexto de crisis y falta de ayudas institucionales.

"Una noche vinieron Joan Manuel Serrat y su equipo a cenar a mi casa. Les estuve contando chistes hasta las 4 de la mañana. Uno de ellos me dijo que si hacíamos vídeos de chistes, pero yo me negué. Les conté que yo lo que quería era hacer un programa de cocina". Con estas palabras recuerda Karlos Arguiñano sus inicios en televisión, allá por 1989.

El popular chef ha encadenado desde entonces más de treinta años en la televisión estatal tras haber realizado alrededor de 6.500 espacios televisivos resumidos en sesenta recetarios que han acrecentado, más si cabe, su millonario patrimonio.

Karlos Arguiñano tiene un hotel, una escuela de cocina y millonarias inversiones vitivinícolas e inmobiliarias tras haberse convertido en uno de los comunicadores mejor pagados de la televisión gracias a la fidelidad que ha logrado de un público entregado a sus programas, que combinan recetas, chistes, anécdotas y mucha publicidad aparentemente invisible.

Premio del Gobierno

El Gobierno de España ha reconocido su trayectoria mediante el Premio Nacional de Televisión, fallado por el Ministerio de Cultura y Deporte y dotado con 30.000 euros que Arguiñano, previsiblemente, donará a causas sociales.

El Ejecutivo reconoce "en la personalidad creativa del premiado la continuidad sostenida de una completa trayectoria en el ámbito de la televisión, con especial relevancia en el afianzamiento y la consolidación de un género que reúne televisión, gastronomía y cultura. Su aportación a la creación de audiencias fieles significa un impulso decisivo a la gastronomía como sector cultural".

El ministro José Manuel Rodríguez Uribes se mostró encantado con el fallo: "Acabo de telefonear a Karlos Arguiñano para comunicarle que el jurado le ha reconocido con el Premio Nacional de Televisión 2021 ¡Enhorabuena, querido Karlos! Gracias por todos estos años de profesionalidad, por hacer de la Gastronomía Cultura y por tu enorme sentido del humor". Y Arguiñano también explicó su felicidad en su programa televisivo: "He sido capaz de cambiar los hábitos culinarios de un país".

Un galardón con dotación económica que no ha sentado bien en el sector de la Cultura, uno de los más afectados por la crisis del coronavirus, y que lleva meses reclamando ayudas específicas, especialmente desde el ámbito teatral. Un premio de 30.000 euros que en tiempos de crisis resulta especialmente escandaloso. 

'Annus horribilis'

No ha sido un buen año para Arguiñano, que ha visto como el Grupo Atresmedia sacaba la tijera y cancelaba dos de los programas que produce, 'Bricomanía' y 'Decogarden', que cayeron tras 26 y 19 años en antena.

Tampoco fue agradable ver como su empresa Baiko sufría una mediática huelga convocada por sus pelotaris. La empresa intentó descalificar a los huelguistas, pero el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, a raíz de una denuncia del sindicato ELA, frenó esta práctica antisindical.

                Karlos Arguiñano. Foto: Captura TVE. 

Uno de los pelotaris explicó a Elcierredigital.com el enfado de muchos deportistas con la empresa participada por Arguiñano, que aplicó unos recortes muy duros en pandemia: "El caso es que Baiko lleva muchos años ganando mucho dinero gracias a que esta empresa y Bainet, propiedad de Arguiñano, se llevan alrededor de dos terceras partes de los casi tres millones y medio de euros anuales que invierte la tele pública vasca ETB".

"ETB está controlada férreamente por el Gobierno Vasco liderado por el PNV, que es un partido con el que está muy bien vinculado uno de los socios de Arguiñano en Baiko. Y ETB no ha recortado un solo duro en pelota. Por eso es curioso que al primer 'resfriado', imagino que relacionado con la caída de ingresos por entradas, vengan con recortes", añadió.

COMPARTIR: