01 de agosto de 2021
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

El Ministerio de Agricultura no encuentra razones para solicitar su revisión a la Unión Europea pese al descenso de 66 millones de consumidores

España ratifica el acuerdo con Marruecos que causa pérdidas de 750 millones a los agricultores

Industria agrícola de tomates y pepinos, productos que afectan a agricultores españoles
Industria agrícola de tomates y pepinos, productos que afectan a agricultores españoles
La Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores de Almería ha mantenido una reunión con representantes del Ministerio de Agricultura para solicitar la renovación del acuerdo comercial de la UE con Marruecos que está provocando la desaparición del tomate en nuestro país y unas pérdidas anuales al sector agrícola de 750 millones de euros. Pese a los claros problemas que supone el acuerdo actual, desde el Gobierno de España afirman que no ven la necesidad de solicitar una renovación de ningún tipo.

La situación que está viviendo actualmente el colectivo de agricultores en Almería continúa siendo muy delicada. Si hace tan solo una semana conocíamos que la caída de precios en los productos que recolectan provocaba grandes pérdidas económicas entre los trabajadores, esta semana el Ministerio de Agricultura ha anunciado que no habrá revisión del acuerdo comercial de la UE con Marruecos, que está produciendo la desaparición del tomate en nuestro país y que genera al sector unas pérdidas de 750 millones de euros anuales.

En el año 2012, el Parlamento Europeo aprobó la renovación de un acuerdo agrícola con Marruecos que consiste en la liberalización del comercio de todos los productos agroalimentarios salvo los que la UE consideraba sensibles para el mantenimiento de la economía agrícola de los países europeos (tomate, pepino, ajo o fresas). Aun así, para estos aumentaba la cuota que Marruecos podía vender a Europa de forma preferencial.

Pese a que, en un principio, la UE consideró esta medida como positiva, lo cierto es que los productos marroquíes consumidos por los europeos suponen una fuerte competencia para los productores de nuestro país. Unido a esto, se encuentra la necesidad de modificar el acuerdo debido al Brexit, ya que la salida del Reino Unido de la Unión Europea también ha provocado cambios para el sector agrario de gran importancia.

Protesta de agricultores contra el acuerdo con Marruecos en el año 2009 

Con el objetivo de buscar una solución a estos problemas, junto al Ministerio de Agricultura la Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores de Almería (ASAJA) ha mantenido una reunión con sus representantes durante esta semana. El devenir del encuentro ha supuesto una profunda “decepción” para la Asociación, y es que, el Gobierno les ha comunicado que el acuerdo actual es inamovible y que no entra en sus planes reclamar ningún tipo de revisión pese a haber perdido a 66 millones de consumidores.

Pero este no es el único problema con respecto a Marruecos ya que, según ciertas asociaciones de agricultores, Marruecos está superando el cupo de 285.000 toneladas establecidas con preferencia arancelaria, exportando mayor cantidad sin hacer frente a los pagos correspondientes. De hecho, en diciembre del pasado año, la organización agraria Coag presentó una denuncia contra España y Francia con indicios sobre una presunta red fraudulenta para evitar el pago de derechos aduaneros de las importaciones marroquíes.

ASAJA también ha querido destacar la “falta de interés” en aclarar lo relativo al pago de aranceles por parte de Marruecos. Para solucionarlo, el Ministerio les propone que se dirijan a Aduanas, a Industria o a Comercio Exterior “como si de un Via Crucis se tratara camino del limbo al que nos mandan irrevocablemente”.

Tomates procedentes de Marruecos

Para finalizar, la Asociación ha denunciado la “falta de transparencia” del Gobierno de España en esos asuntos. Y explican que la opacidad lo único que provoca es la “lógica desconfianza ante lo que ocurre en las fronteras” con los productos que llegan desde Marruecos, y recuerdan que esto contribuye al “fraude a la Hacienda comunitaria” que el reino alauita “lleva años haciendo”.

Si la decisión del Gobierno se confirma y el acuerdo con Marruecos no es revisado, este supondrá un obstáculo muy complicado de sortear para los trabajadores de Almería y para el tomate español. Una dificultad que se une a la subida de los impuestos a los agricultores de frutas y hortalizas de nuestro país, que se sienten totalmente desesperados sin el apoyo de su propia nación.

COMPARTIR: