23 de junio de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores reivindican una ley que luche contra la especulación y los abusos que sufren los productores

España paga 800 millones por frutas a Marruecos mientras los agricultores de Almería sufren por la caída de precios

Sandía en invernadero.
Sandía en invernadero.
La caída de los precios en frutas como el melón o la sandía ha provocado que los agricultores de Almería pierdan una gran cantidad de dinero, ya que su precio de venta no cubre los gastos de producción. Los trabajadores culpan a la Junta de Andalucía y a su Consejera de Agricultura, Carmen Crespo, de esta difícil situación y exigen que se apruebe una ley que luche contra la especulación y que evite la venta por debajo de los precios de coste.

El colectivo de agricultores de Almería está viviendo momentos muy delicados. La caída de precios en los productos que recolectan está provocando que cientos de trabajadores pierdan dinero e incluso que se vean obligados a destruir los productos al no ser capaces de rentabilizar ni siquiera el trabajo de recolección.

Hace unos días, la campaña de primavera en la agricultura comenzaba a dar sus primeros pasos con unos precios “aceptables”, según los agricultores de la zona. No obstante, la pasada semana el precio de la fruta cayó en picado provocando el miedo y la preocupación de los trabajadores. Los dos ejemplos más claros de este problema son los precios del melón y la sandía, y es que el precio del primero cayó más de un 30%, mientras que el de la sandía lo hizo en más de un 40%.

Desde la Asociación Agraria de jóvenes Agricultores de Almería apuntan que la principal causa de esta bajada de precios es la falta de planificación y de estrategia comercial, ya que, en esta campaña, gran parte de las sandías se han recogido de manera tardía, lo que ha provocado un solapamiento en su cosecha. A esto se le suma el argumento dado por parte de las instituciones que justifican la caída de precios por la falta de demanda en Europa debido a las bajas temperaturas.

Proceso de recolección de la sandía.

Como consecuencia de esta bajada en los precios y aprovechando el nerviosismo y la necesidad, los agricultores están teniendo que hacer frente a “prácticas abusivas”, que corresponden a una estrategia de “hundimiento de precios al agricultor”. Una dura situación que, según los propios trabajadores, no presenta perspectivas de cambio para las próximas semanas.

La desesperación de este colectivo se puede ver perfectamente reflejada en un vídeo que ha compartido uno de ellos. En él, el agricultor muestra su cosecha de sandías y afirma que va a “regalarlas prácticamente” ya que su precio no cubre ni los costes de producción. En su caso, ha decidido no destruir la cosecha pese a perder dinero, aunque otros trabajadores sí que han optado por esta práctica. El agricultor afirma que va a ganar cero euros por tres meses de trabajo y acusa a la Consejera de Agricultura de la Junta de Andalucía, Carmen Crespo, de no hacer su trabajo correctamente.

La desesperación del agricultor es tal que tacha de “sinvergüenzas” a los responsables del Gobierno. El colectivo de agricultores señala a la Junta de Andalucía como principal culpable de los problemas que están viviendo. En el vídeo, el agricultor pide la unión de todo el colectivo de trabajadores para tratar de solucionar el problema y luchar por sus derechos.

Por su parte, el Gobierno de Andalucía ha interpretado de otro modo la situación, culpando a los agricultores de una falta de planificación que, según Carmen Crespo, es la causa de las drásticas bajadas de precio. Por otra parte, la Consejera de Agricultura ha afirmado que se está trabajando en la extensión de una norma para aquellos casos en los que se tenga que destruir el producto debido a una crisis.

Sin embargo, los agricultores denuncian que en el año 2020, España pagó a Marruecos más de 800 millones de euros para comprarles hortalizas y frutas. Se calcula que se llegaron a importar más de 500 millones de kilogramos de producto y, casualmente, el producto más importado fue la sandía, fruta por la que tanto están sufriendo los agricultores en estos momentos. En el segundo puesto destacan los tomates, seguidos de los pimientos y las naranjas.

La Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores de Almería ha anunciado que en su próxima reunión con el Ministerio reivindicará la puesta en marcha de una ley que evite la venta por debajo del precio de coste y que luche contra la especulación y los abusos que sufren los productores de la fruta, que son el eslabón más débil y el más perjudicado.

COMPARTIR: