10 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En 2019, el expresidente del gobierno del PSOE alertaba de la urgencia de "cambiar nuestros montes" para atacar al fuego y no defendernos de él

El incendio de Zamora que ya advirtió Felipe González: Sus ignoradas medidas para atajar estos desastres

El Cierre Digital en Felipe González, expresidente del Gobierno de España.
Felipe González, expresidente del Gobierno de España. / De fondo, un montaje de un incendio forestal.
En 2019 la Fundación Felipe González organizaba un encuentro para discutir las necesidades de los bosques españoles, cada vez más vulnerables a los megaincendios por el cambio climático, entre otros factores. El expresidente del Gobierno socialista se anticipaba al desastre en la Sierra de la Culebra exponiendo los problemas de nuestra política de incendios. Sin embargo, los destrozos causados por el fuego de estos días en Zamora evidencian que sus advertencias cayeron en saco roto.

Los devoradores incendios sufridos en Australia desde junio de 2019 hasta mayo de 2020 significaron un punto de inflexión para muchos países del mundo, entre ellos España, que se replantearon las nuevas necesidades medioambientales de acuerdo a un clima global cada vez más cambiante. 

Según comentan a elcierredigital.com fuentes expertas en medio ambiente a raíz del desastre de la Sierra de la Culebra, en la provincia de Zamora, los incendios "tienen aspecto de ir a más con la climatología presente y de futuro inmediato". Tal y como expresan, "lo importante es que un fuego no se inicie, y si se inicia, se necesita un pronto ataque para evitar la propagación. Cuando hay propagación en espacios arbolados y el fuego va de copas, solo queda rezar (y medios mecánicos)".

Estas mismas fuentes relatan que la manera de evitar que el fuego se inicie pasa por "educar a la ciudadanía y adecuar las zonas de riesgo con 'limpieza' de vegetación". Además, señalan que "para el pronto ataque se necesitan cuadrillas, sistemas de detección ágiles, retenes de ataque inmediato por su proximidad al foco del incendio, para lo cual tiene que haber muchas y bien distribuidas".

Sin embargo, esta no es la primera vez que escuchamos todas estas soluciones. En junio de 2019 tenía lugar en Madrid una presentación de la Fundación Felipe González –en la que participó el propio expresidente del Gobierno junto a expertos medioambientales– en la que se discutió la necesidad de pasar de la defensa al ataque contra los megaincendios

Felipe González ya advirtió de los riesgos de no prevenir incendios

En este encuentro en el que participó Felipe González, entre otras cosas, se expuso que "nunca habíamos tenido incendios tan grandes, ni tantos recursos para atajarlos. La realidad, sin embargo, es bien tozuda y nos está dejando claro que si no gestionamos el paisaje y seguimos renunciando a su aprovechamiento sostenible, los incendios no tienen límite"

Según un informe elaborado por expertos de la Fundación, "el paso del tiempo hace que la vegetación crezca y se acumule, incrementando su densidad. El calentamiento global reduce la humedad de la vegetación, secándola y poniéndola en disposición de arder, dando paso a unos incendios de intensidades cada vez mayores". Es por esto por lo que se necesitan "nuevas políticas de incendios, antes de que sea demasiado tarde".

Para Felipe González, según sus palabras en esa reunión de 2019, la mayoría de las soluciones pasan por una gestión forestal preventiva, creativa y que cambie el paradigma, poniendo el foco en el ataque “para que los bosques sean más resilientes y menos vulnerables a perturbaciones como plagas, enfermedades o a los propios incendios". Tal y como advertía, "tenemos que ordenar nuestros montes".

Felipe González rodeado de expertos medioambientales en la presentación de Fundación Felipe González sobre la lucha contra los megaincendios. Foto: Fundación Felipe González.

Los ponentes de este encuentro coincidían en que "el paso de los años y el análisis de las estadísticas demuestran que no hemos conseguido otra cosa que engordar el tamaño de los incendios y multiplicar su capacidad destructiva, convirtiéndolos en monstruos imposibles de parar".

Entre las soluciones que propuso hace tres años la Fundación Felipe González, anticipándose a desastres naturales como el de la Sierra de la Culebra, se encuentran la "extracción de los excedentes de vegetación evitando su acumulación en el interior de las zonas boscosas y abrir espacios que tienen que estar siempre desprovistos de combustible inflamable, para evitar que los incendios que se produzcan puedan quemar grandes superficies".

Por otro lado, destacaron la importancia de "invertir en gestión del paisaje, ordenación forestal y bioeconomía circular, que permitirán anticiparnos al proceso de adaptación a estos fenómenos sin tener que sufrir los temibles megaincendios". Todas estas soluciones aportadas, sin embargo, han caído en saco roto, pues no se han aplicado a día de hoy. La prueba está en los daños que todavía se intentan subsanar en la provincia de Zamora por los virulentos incendios de estos días.

"Faltan formación y medios"

Nuestros bosques "no están preparados para asumir incendios como el de los montes castellanos por seguir anclados a unos operativos con fechas fijas de inicio y fin", expresan fuentes especializadas en desastres medioambientales de este tipo ante elcierredigital.com. Además, aseguran en declaraciones a elcierredigital.com que los operarios que luchan contra las llamas "no están profesionalizados en ningún punto de España".

Según el relato de estos expertos, un operativo que combata la quema de casi 36.000 hectáreas "debe estar en tiempo, pero también en forma". Tal y como indican, el problema principal reside en la "preparación, formación y disciplina de los operarios, además de que tiene que existir un alto mando que sepa lo que tiene entre manos". 

Cientos de bomberos y otras unidades de emergencia como las dotaciones de la UME trabajan desde el pasado miércoles en la Sierra de la Culebra. Sin embargo, según los expertos consultados por elcierredigital.com, "ahora mismo no existe un dispositivo preparado para apagar un fuego de este calibre a tiempo". Tal y como explican, "de lo que ahora se ocupan los 'bomberos forestales' lo han hecho siempre los retenes forestales, que realmente están especializados en los bosques. Hay que hacer tendidos de goma para los que los bomberos no están preparados. Es cierto que los retenes no están bien pagados y cuando viene el fuego tienen que hacer un esfuerzo extra, pero es su labor, no la de los bomberos".

Además, aseguran que "el proceso de selección de los encargados de un operativo no es el adecuado y no se elige por sus capacitaciones, sino por quién se preste a cubrir la guardia en ese momento". 

Por otra parte, comentan que una de las asignaturas pendientes de los operativos forestales es la "adquisición de maquinaria pesada, la única que permite apagar grandes fuegos como el de Zamora". Además, la red de cortafuegos de los montes españoles "tampoco está funcionando" y "faltan torretas para facilitar una rápida comunicación y acción ante la detección de un incendio".

Cortafuegos en un bosque valenciano.

Estos expertos se remontan a más de 50 años atrás para explicar que "desde entonces no se han añadido cortafuegos en España y, sin embargo, la superficie de los bosques ha crecido considerablemente". Denuncian también que los proyectos para la creación de estas franjas sin vegetación "han sido frenadas por unos y otros, por el impacto visual que también denuncian los ecologistas". Como afirman, "tampoco hay accesos habilitados para que lleguen los operarios a sofocar los posibles incendios".

Para ilustrar lo ocurrido en la Sierra de la Culebra –que forma parte de la Red Natura 2000, una red de áreas de conservación de la biodiversidad de la Unión Europea–, los especialistas forestales señalan a elcierredigital.com que "el incendio es una colilla o una cerilla, pero si llegas 30 minutos tarde ya se convierte en un campo de fútbol, y más si hay viento". Según concluyen, "hacen falta medios, disciplina, mandos y gente formada en nuestros montes".

COMPARTIR: