25 de abril de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El excesivo calor es un factor clave a la hora de hablar de valorar los efectos en el cambio del clima

El cambio climático ha provocado ya que los veranos se alarguen nueve días por década

El exceso de calor ha hecho posible que el verano dure más
El exceso de calor ha hecho posible que el verano dure más
Los veranos duran cinco semanas más y hasta 32 millones de personas han sufrido ya los estragos causados por el cambio climático. El pasado mes fue el febrero más caluroso de los últimos años.

Desde 1971, la media de las temperaturas en ciertas estaciones ha ido elevándose progresivamente. Claro ejemplo es el verano, que ya dura cinco semanas más que a inicios de los años ochenta. El exceso de calor ha hecho que el verano sea la estación que se ha visto más afectada por el cambio climático.

Según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) la estación del verano se ha ido alargando unos nueve días de media por década, lo que significa que esta época abarca cinco semanas más que a comienzos de los años 80. El concepto de verano ha cambiado, ya que a partir del 1 de mayo la temperatura ha igualado o a superado la media de máximas registradas entre el 18 y el 24 de junio del periodo que comprendió los años 1981 y 2010. Además, llegando al 31 de octubre la temperatura también ha aumentado respecto a aquellos años.

Claro ejemplo es el que ha llevado a cabo el observatorio situado en Madrid Retiro, el cual ha comparado los datos de hoy en día con los de los años setenta. En aquel entonces el periodo estival comenzaba el 15 de julio y terminaba el 16 de septiembre, mientras que en la actualidad arranca el 11 de junio y acaba el 22 de septiembre.

De los 58 observatorios analizados por AEMET, 37 de ellos presentaron al menos cinco años desde 2011 con temperaturas medias anuales dentro del 20 por ciento más cálidas del periodo de referencia de 2011.

Los_ancianos_son_los_afectados

Los ancianos son los más afectados por el cambio climático

En cinco observatorios, entre ellos el de Murcia o el de Teruel, todos los años menos uno ha enseñado un comportamiento similar. En Madrid son cinco de los últimos ocho años los que se pueden englobar como muy cálidos.

Trasladado este resultado de 37 observatorios afectados en términos de población, podría considerarse que 32 millones de españoles ya se están viendo afectados por el cambio climático, con una acumulación de años muy cálidos en la última década, el alargamiento de veranos y el aumento de frecuencia de noches tropicales.

Década a década desde los años 80 la temperatura superficial del Mediterráneo aumenta a razón de 0,34 grados, como así explican los datos recopilados por el Centro de Estudios Ambientales del Mediterráneo (CEAM) entre 1982 y 2019.

El febrero más seco

El mes de febrero acabó siendo un mes de récord y no precisamente por buenas noticias. Según la AEMET el pasado mes resultó ser el febrero más seco en lo que va de siglo XXI con una precipitación más baja de lo usual.

Las precipitaciones han bajado, salvo en la comunidad de La Rioja, en un 78 por ciento pasando de 53 litros por metro cuadrado a 15, lo que supone un descenso más que notable. Las horas de sol se han incrementado en un 44 por ciento y, en concreto, en la provincia de Burgos han aumentado en un 88 por ciento.

Según el director de la consultora B-LEAF y divulgador medioambiental en radio y televisión, Miguel Aguado, si lo que sucedió en febrero hubiera sido un caso de un mes aislado no pasaría nada, sería un simple dato.

Miguel_Aguado

Miguel Aguado, experto mediambiental, en una charla | YouTube

El problema es, como señaló Aguado, que cada año hace más calor y si lo que existe es una tendencia, que es lo que actualmente está ocurriendo, habría un vínculo directo entre el cambio climático producido por el ser humano y lo sucedido en el pasado mes de febrero.

COMPARTIR: