16 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En su carrera política, marcada por la controversia, consta su campaña para que Reino Unido abandonara la Unión Europea

Dimisión del primer ministro británico: Las sombras de la vida del polémico dirigente Boris Johnson

Boris Johnson.
Boris Johnson. / El primer ministro británico ha dimitido de su cargo.
Boris Johnson ha anunciado su retirada después de 50 dimisiones en tres días aunque, según ha declarado, se quedará en el poder hasta que haya un nuevo líder. La carrera política del primer ministro británico ha estado marcada por la polémica desde sus inicios. Una de sus campañas más controvertidas fue la de la salida del Reino Unido de la Unión Europea, conocida popularmente como Brexit.

Más de 50 dimisiones en tres días han provocado que, finalmente, el primer ministro británico Boris Johnson abandone su cargo y deje paso a un nuevo líder. Hasta que la sustitución sea efectiva, permanecerá en el cargo de forma provisional, tal y como ha declarado.

La dimisión de Boris Johnson como primer ministro británico ha sido el culmen de una carrera política marcada por la polémica. El niño ambicioso ha pasado a la historia como el hombre que rompió las reglas establecidas y cuya personalidad se fraguó en base a escándalos y renuncias.

“Soy el rey del mundo”

Alexander Boris de Pfeffel Johnson nació en una familia de clase alta. Hijo de padres británicos con una clara división de educación: bohemia y clásica. Durante varios años, Boris Johnson viaja junto a su familia por Europa hasta afincarse en Bélgica y posteriormente en Reino Unido. Tras su ingreso en un internado, donde comenzó a despuntar entre sus compañeros, obtuvo una beca en el prestigioso colegio Eton.

Aquel niño que afirmaba ser “El rey del mundo” consiguió llegar hasta la Universidad de Oxford para cursar sus estudios universitarios en Literatura Clásica. En la universidad no solo se dedicó a estudiar a los grandes clásicos, sino que también fue miembro del Bullingdon Club, un selecto grupo cuyas reuniones se acompañaban con comportamientos elitistas, vandalismo, bullying y alcohol.

También fue presidente de la Oxford Union, una asociación de debate en la que Johnson comenzó a destacar: un hombre atractivo para las mujeres, divertido, con don de la palabra y cierto desparpajo. Una clara descripción de aquel niño que se convertiría en todo un líder político.

Del mundo del periodismo a la política

Johnson siempre se declaró un joven ambicioso. De hecho, tras acabar sus estudios en la Universidad de Oxford, decidió comenzar la carrera de periodismo. Tras su paso por diversos medios como Times, Daily Telegraph y la revista Spectator, comenzó su interés por el mundo de la política. Fue miembro de los gabinetes de los líderes Michael Horward y David Cameron, quienes encontraron en Johnson una figura atractiva, burlona y divertida para la audiencia.

Boris Johnson.

A finales de los noventa, dejó definitivamente el mundo del periodismo para centrarse en su carrera política ya que, como él mismo afirmó, “Creo que he montado con éxito dos caballos durante algún tiempo, pero ha habido momentos en los que la distancia entre los dos caballos ha crecido de forma aterradora”.

El líder de los 'tories'

Desde que Boris Johnson, como candidato del partido conservador, obtuviera una victoria aplastante en las elecciones a la alcaldía celebradas en 2007, su carrera política ha estado marcada por ciertas polémicas que han provocado una caída en picado de aquel joven ambicioso que se movía por las altas esferas de la Universidad de Oxford.

El líder conservador ha estado implicado en el gobierno, desde las Boris Bikes hasta la supervisión de la organización de los Juegos Olímpicos de Londres, celebrados en 2012, con fotografía en una tirolina y ondeando con orgullo la bandera británica. Tras su paso por la alcaldía, fue diputado y posteriormente, golpeó sin miramiento a su compañero de la facultad, David Cameron, en el momento en el que anunció que haría campaña para que Reino Unido abandonara la Unión Europea. El líder de los tories comenzaba a mostrar su verdadera cara.

Caída en picado

El año 2019 fue cuando el propio Boris Johnson empezó a destruir su carrera política. Elegido por su predecesora Theresa May como ministro de Asuntos Exteriores, fue víctima de varias fechorías de sus oponentes. Johnson tuvo que entonar el mea culpa por emplear lenguajes racistas y apelativos desafortunados a figuras como Hilary Clinton.

Boris Johnson y Carrie Symonds.

El 24 de julio de 2019, la promesa que realizó durante la campaña electoral para concluir el Brexit resultó efectiva: Boris Johnson obtuvo la victoria y comenzó a residir en el 10 de Downing Street junto a la primera dama, Carrie Symonds o más conocida como Carrie María Antonieta, acusada de ejercer cierto manejo de poder político en Boris Johnson.

Sin embargo, el año 2020 fue su prueba más dura. La pandemia que asoló el mundo no tuvo contemplaciones con ningún mandatario internacional y la expansión del Covid-19 sumió a Boris Johnson en una figura mal preparada para la gestión de la pandemia. La celebración de diversas fiestas ilegales en su residencia, escándalos de índole sexual en torno a miembros de su gabinete y la indignación de la población británica por el comportamiento de su primer ministro frente a varios casos de corrupción en su partido, han acabado con una lenta agonía que ha concluido con la dimisión de Boris Johnson. Aunque, ¿se podría vaticinar un regreso del hombre de melena rubia que desafió a la política?

COMPARTIR: