29 de enero de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El trabajador denunció ante la Justicia la situación que vivía con su jefe de equipo, un hecho que les provocaba “angustia, vergüenza y humillación”

Condenan a Prosegur a readmitir a un vigilante de Inditex por "abuso continuado”

El Cierre Digital en Vigilante de Prosegur.
Vigilante de Prosegur.
Condenan a Prosegur a readmitir a un vigilante de Inditex. El 21 de febrero de 2021 un vigilante contratado por esta compañía en Sallent, Barcelona, denunciaba la situación de “abuso” que recibían los trabajadores a manos del jefe de equipo. La queja hizo que la empresa le trasladara de puesto. Ahora, el Juzgado de lo social número 27 de Barcelona ha condenado a Prosegur a readmitir en su puesto al vigilante y pagarle una indemnización de 10.000 euros por los “daños morales” ocasionados.

Un vigilante de seguridad de Inditex en Sallent, Barcelona, denunció a través del sindicato Alternativa Sindical de Trabajadores de Seguridad Privada (ASTSP) a la empresa para la que trabajaba, Prosegur Soluciones Integrales S.L, por el “maltrato recibido por los vigilantes a manos de un jefe de equipo”. La queja se efectuó el 21 de febrero de 2021 y el 9 de marzo de 2022 la empresa le notificó un cambio de destino. Ahora, el Juzgado de lo social número 27 de Barcelona ha condenado a Prosegur por sus actuaciones.

La empresa de seguridad tendrá que readmitir al vigilante en el centro de Sallent en el que trabajaba antes de su reubicación y, además, tendrá que abonarle 10.000 euros como indemnización por los “daños morales” sufridos por el cambio de condiciones y puesto.

Según la sentencia emitida por el órgano judicial, existiría una relación entre las quejas que el trabajador proporcionó al sindicato y a la Inspección de Trabajo y el cambio de puesto y condiciones laborales que sufrió el 9 de marzo de este año, por lo que se ha vulnerado “la garantía de indemnidad del trabajador”.

El “abuso” del jefe de equipo

El letrado de Alternativa Sindical Roberto Mangas Moreno explicó que la queja del vigilante vino propiciada por el “abuso continuado” del responsable de equipo hacia el resto de trabajadores. Un supuesto abuso que llegó al punto de que algunos de ellos fueran apartados de su cargo por “solicitar que se respetasen sus derechos y ponerlos en conocimiento del sindicato”.

Inditex en Sallent.

El jefe de equipo intentaba, según comenta la sentencia, apagar todo intento de los trabajadores por reclamar sus derechos con acciones tales como persecuciones, humillaciones públicas, cuadrantes desequilibrados, cambios continuos de turno, no entregar mascarillas durante la pandemia… Todo esto causaba a los vigilantes “angustia, vergüenza y humillación”.

La situación llegó a tal punto, según explica la sentencia, que “un vigilante estuvo a punto de morir ya que se encontraba mal durante el servicio, pidió el relevo urgente y el jefe de equipo no quiso dárselo diciéndole que se metiese un dedo en el culo y aguantase”.

Intentos de enfrentar a la plantilla

Además, el escrito explica que el jefe de equipo intentaba enfrentar a la plantilla al completo contra la persona que reclamaba los derechos. A estas personas, también las amenazaba económicamente o “con la amenaza de que si hablaban escribía una carta y traían a otro vigilante”.

En el caso del vigilante que fue reubicado en otra localización, la empresa justificó el traslado como un modo de “maximizar sus recursos humanos y materiales dentro de la difícil coyuntura económica en la que se encontraba la empresa” que, según la sentencia, era una “excusa de la empresa” que resultó ser falsa, ya que otros vigilantes habían sido apartados de su cargo por situaciones similares.

Como resultado, la sentencia afirma que el jefe de equipo realizaba “una persecución continua” y que “menospreciaba e infravaloraba” la valía de los trabajadores, creando “rencillas dentro del equipo”. Unas afirmaciones que daban la razón al trabajador denunciante, que podrá recuperar su puesto y recibirá una indemnización por los “daños morales” ocasionados por la situación.

COMPARTIR: