27 de noviembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La vista tendrá lugar el 10 de mayo en la Ciudad de la Justicia de Málaga y en ella se mostrarán todas las pruebas recabadas sobre Fernando de Baviera

Juicio paternidad príncipe de Baviera: Declara en Londres la hermana biológica del ‘hijo’

Exclusiva Fernando de Baviera y su hermano Luis.
Fernando de Baviera y su hermano Luis.
El próximo 10 de mayo a las 11.00 tendrá lugar el juicio para demostrar la presunta paternidad no reconocida del príncipe Fernando de Baviera. Será en la Ciudad de la Justicia de Málaga y como ha confirmado a El Cierre Digital Fernando Osuna, abogado del demandante, declarará “desde Londres la hermana biológica”. Esta se niega a hacerse la prueba de ADN, por lo que han solicitado la exhumación de los cadáveres de dos parientes del príncipe enterrados en la Almudena.

Fernando de Baviera y Mesía, príncipe de Baviera, tuvo, presuntamente, un hijo fuera del matrimonio. Este vástago, de casi 50 años, interpuso en 2017 una demanda de paternidad para ser conocido como descendiente del príncipe. Cinco años después se irá a juicio para demostrar su relación familiar y tendrá lugar el próximo 10 de mayo a las 11.00 en la Ciudad de la Justicia de Málaga. Según ha confirmado a elcierredigital.com Fernando Osuna, abogado del demandante, en este juicio declarará “desde Londres la hermana biológica” del presunto hijo del príncipe.

“Tenemos muchas pruebas donde se acredita la relación de hermanos. Pruebas documentales, testigos y testimonios que dicen que el príncipe de Baviera tuvo una relación con la madre” del demandante, confiesa Osuna a este diario. Además de estas pruebas, que se presentarán en el juicio, Osuna ha recalcado la importancia de la declaración de la hermana del demandante: “No quiere venir a España, ha pedido que se le tome declaración a través de videoconferencia y está renunciando a venir a la prueba de ADN. Esta actitud está siendo muy castigada por la ley”.

Como ya informaba elcierredigital.com el pasado mes, Fernando de Baviera y Mesía falleció hace más de veinte años y sus restos fueron incinerados, por lo que es imposible realizarle las pruebas de ADN. Debido a esta circunstancia, se solicitó la exhumación de los restos de “el padre del príncipe y un tío del príncipe, que nos consta que están en la Almudena enterrados”, lugar clave para demostrar los hechos defendidos por el supuesto hijo del príncipe de Baviera.

Fernando Osuna, abogado del demandante.

Según ha confirmado Osuna a este diario, dependiendo de las actuaciones del juicio del próximo 10 de mayo, que podría “quedar concluso para dictar sentencia”, existiría la posibilidad de la exhumación para asegurar los hechos expuestos por el demandante. “Quedaría una segunda parte del juicio para más adelante, una vez que se tengan los resultados de esa prueba de ADN del abuelo y del tío-abuelo”, comparándolos con el demandante.

Dado en adopción

El hijo no reconocido explica en su demanda, interpuesta en Málaga en 2017, que su madre biológica trabajaba como doncella en la casa familiar de este noble extranjero, que además tenía casa en Marbella, en la década de los 70. Tras quedar embarazada y ser despedida, dio a luz y el supuesto padre biológico convenció a la mujer para que entregase al bebé a los servicios sociales de Madrid, donde fue adoptado por un matrimonio.

El hijo no reconocido investigó su procedencia tras enterarse de su supuesta filiación real y mandó cartas a los familiares aristócratas de su presunto padre, algunos de los cuales residen en capitales europeas, muchos en España. También habló con algunos de los miembros del personal de servicio de aquellos años. Actualmente, el demandante es de economía media y trabaja y vive desde hace años en Málaga. Asegura en su petición que hay testigos de esta relación secreta entre su padre no reconocido y su madre.

El presunto hijo del príncipe obtuvo siempre respuestas negativas sobre la filiación no reconocida por parte de la familia de la realeza europea, a quienes se dirigió por carta en varias ocasiones, y por eso dispuso su reclamación legal.

Entre el supuesto padre biológico y el hijo hay una característica física heredada: un lunar en una determinada parte del cuerpo. Este es un dato que se repite en muchos integrantes de la noble familia, pues lo poseía su supuesto padre, así como antepasados suyos. Osuna, además, confirma que ambos tienen “bastante parecido”.

Catedral de la Almudena.

La catedral de la Almudena: lugar de investigación

Fernando Osuna, abogado del reclamante explicó a elcierredigital.com que "es verosímil, creíble y la lógica de los hechos encaja y cuadra perfectamente con los personajes, lugares y tiempos", por eso "se interesa la práctica de la prueba biológica para acreditar la paternidad, solicitando al juzgado que se adopten las medidas necesarias para ello, procediendo a la designación judicial de perito".

Y para ello, continuaba Osuna, "ahora pedimos que se extraiga ADN de los restos familiares que sea posible". Osuna también pidió al Juzgado que se dirigiera a la Catedral de la Almudena donde se encuentran enterrados los restos de estos dos difuntos "para que, con carácter preventivo, se impida la incineración de los restos de los finados, habida cuenta de que, en muchas ocasiones, y con mala fe, los restos que han de ser objeto de prueba de ADN, son destruidos para obstaculizar la prueba interesada".

El demandante no es el primogénito de la familia, con lo que no existirían problemas sobre la herencia de títulos nobiliarios. Son varias las familias reales europeas que residen en España desde hace casi un siglo, entre ellas, los Habsburgo, los de Prusia, los Baviera, los Hohenlohe, Georgia y las de Albania, Rumanía o Yugoslavia, entre otras.

En la Catedral de la Almudena, entre sepulcros, sepulturas y columbarios, hay enterradas unas 1.500 personas que adquirieron las tumbas como contribución a la finalización de la catedral o, posteriormente, a su mantenimiento. Actualmente quedan disponibles unos pocos columbarios, que se pueden adquirir a un precio de unos 10.000 euros.

COMPARTIR: