20 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En noviembre de 1971 se convirtió en Campeón Mundial de Peso Ligero derrotando al estadounidense Mando Ramos en un combate histórico

Pedro Carrasco: Veinte años sin 'el marino de los puños de oro' que enamoró a Rocío Jurado

Pedro Carrasco en los años 60.
Pedro Carrasco en los años 60.
El 27 de enero de 2001 fallecía a los 57 años de un ataque al corazón Pedro Carrasco. En esos momentos se había convertido en un personaje habitual de la prensa del corazón por su relación con el clan Jurado. Había sido el primer marido de la tonadillera y padre de su hija mayor, Rocío Carrasco. Muchos años antes escribió algunas de las mejores páginas de la historia del boxeo español, llegando a ser cinco veces campeón de Europa de peso ligero y en una ocasión campeón mundial.

Pedro Carrasco fue uno de esos nombres que engrosó la lista de grandes figuras del boxeo español a los que, tanto la prensa como el público, escatimó los reconocimientos. Sin embargo, en su caso no fue el olvido lo que le rodeó cuando se alejó de los rings. Todo lo contrario. Su vida estuvo marcada por la sobreexposición mediática. Su unión con Rocío Jurado hizo que en parte se olvidaran sus éxitos deportivos. La fama y el talento de su esposa le colocaron en un segundo plano, como acompañante discreto de una de nuestras luminarias más celebradas.

Pedro Carrasco vino al mundo en la localidad onubense de Alosno el 11 de julio de 1943, en el seno de una familia dedicada a las labores agroganaderas. Su infancia y adolescencia estuvieron marcadas por la emigración. Primero se establecieron en Sevilla donde regentaron una tienda de ultramarinos. Poco tiempo después decidieron probar fortuna en Brasil, en esos años un país más prospero que España, instalándose en Sao Paulo.

En el país carioca inició su relación con el mundo del boxeo. En esos años, las instituciones del país fomentaban la práctica de éste y otros deportes en los barrios, para apartar a los jóvenes del camino de la delincuencia. Pedro Carrasco descubrió su talento con los guantes y dio sus primeros pasos en categorías amateurs enlazando  25 combates como ganador, siete por K.O. y tan solo una derrota.

Combate con Mando Ramos el 5 de noviembre de 1971. 

Gracias al éxito cosechado en Brasil dio el salto a Europa y fue en Italia, donde obtuvo el triunfo en 12 combates. Tras una breve estancia en Brasil regresó a Italia donde consiguió cimentar su popularidad ganando 33 de los 34 combates que peleó.

A España pronto llegaron los ecos de su éxito. Subió a un ring en su país por primera vez el 2 de agosto de 1963, en Barcelona, enfrentándose a Manuel Carvajal al que derrotó. Este triunfo le animó a instalarse en la Ciudad Condal un año más tarde y junto a él se trasladó toda la familia. En 1967 su carrera se vio interrumpida durante un tiempo para cumplir con el servicio militar. Lo hizo en la Infantería de Marina. A partir de entonces empezó a ser conocido en la prensa como 'el marino de los puños de oro'. El mote tendría tanta fortuna que un año después interpretó una película del mismo título, vagamente biográfica. En el filme dirigido por uno de los más laureados cineastas de la época, Rafael Gil, estaba acompañado por una de las bellezas del cine español de los 60: Sonia Bruno. En la película también hizo su debut en la pantalla Andrés Pajares.

El 30 de junio de 1967 se convertiría en Campeón Europeo de Peso Ligero al derrotar en Las Ventas al danés Borge Krogh. En cinco ocasiones más se haría con el triunfo europeo. En 1971 se convertiría en campeón mundial en Peso Ligero frente a Mando Ramos. Fue el 5 de noviembre y apenas tres meses después, se desataría la polémica.

El 18 de febrero, en un combate en Los Ángeles, los jueces declaran campeón por puntos a Mando Ramos. La escandalera en los medios duró semanas y finalmente, se decidió repetir el combate. Esta vez en Madrid. Fue el 28 de junio de 1972 y dos de los tres jueces dieron como vencedor a Ramos. Una decisión que nuevamente fue polémica y convirtiéndose el asunto casi en un conflicto diplomático entre los países de origen de los púgiles, Estados Unidos y España. El escándalo fue a mayores cuando se demostró que Ramos había dado positivo en el control antidoping. Había tomado anfetaminas. España reclamó el título de campeón mundial para Carrasco pero sin éxito. Ese mismo año el onubense colgó los guantes.

Dos bodas

Dos años después de dejar el deporte conoció en un festival benéfico en Las Ventas a Rocío Jurado. La cantante chipionera había roto poco antes su largo noviazgo con el valenciano Enrique García Verneta y el boxeador acudió en auxilio de la diva cuando ésta sufrió en desvanecimiento tras ser asediada por los fans.

En julio de 1976, en la ermita de la Virgen de Regla en la localidad natal de la tonadillera, tuvo lugar la boda. Un evento seguido por todas las revistas de la época y hasta por el No-Do que registró al gentío que se echó a la calle a vitorear a la estrella ante invitados como Paquita Rico o Juanita Reina. En ese momento, Carrasco pasaba a un segundo plano.

Desde ese momento, la carrera de la Jurado no hizo más que crecer. Cada vez vendía más discos y hacía giras más largas. Juntos tuvieron en 1977 a su hija Rocío Carrasco y en 1980 sufrieron la pérdida del segundo hijo que esperaban. El matrimonio siempre estuvo rodeado de rumores de crisis que ellos desmentían con una sonrisa. En 1989 se les rompió el amor. Luego llegaría su nulidad eclesiástica.

Desde ese momento, Pedro Carrasco pasó a ser un personaje habitual de la prensa rosa. Una estrella más de la pléyade que componían la cosmogonía de Rocío Jurado. Un interés mediático que se reforzó tras iniciar una relación con una peluquera años más joven que él, Raquel Mosquera. La pareja se convirtió en una de las favoritas para las revistas y programas de televisión. Se casaron en 1996 y cinco años después, el 27 de enero, el corazón del campeón dejaba de latir, pero las aventuras de la saga (enfrentamientos, enfermedades, guerras entre la hija y la viuda del boxeador) siguieron alimentando el interés por una dinastía fundada por un icono del deporte y una de las mejores voces de nuestro país.

COMPARTIR: