10 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

EL ARTISTA NEOYORKINO, UNO DE LOS MÁS IMPORTANTES DEL SIGLO XX, APRENDIÓ ESTA DISCIPLINA POSTRADO EN UNA CAMA CUANDO ERA NIÑO

Andy Warhol, cuando se cumplen 94 años del nacimiento del padre del pop art y un ferreo defensor LGTBI

Andy Warhol.
Andy Warhol.
Con su pelo rubio platino, sus gafas y su aspecto enfermizo, Andy Warhol fue uno de los artistas más influyentes del movimiento pop art. Durante su estancia en Nueva York se codeó con personalidades como Elizabeth Taylor o Mick Jagger. Por su estudio pasaron representantes del mundo de la música, el arte o el cine. Su obra ha sido expuesta en algunas de las instituciones artísticas más relevantes como el Museo MOMA de Nueva York.

Andy Warhol siempre fue un niño con una gran destreza a desarrollar en el mundo del arte. Fue la enfermedad la que hizo que aquel niño sensible e introvertido comenzara a familiarizarse con los dibujos y la ilustración. Aquel hombre delgado, con cierta imagen enfermiza, de pelo color rubio platino y con sus grandes gafas le convirtieron en una de las figuras más aclamadas del pop art. 

Al cumplirse el 94º aniversario de su nacimiento, el artista neoyorquino ha dejado un gran legado en el mundo de la cultura pop, de hecho supo plasmar el estilo revolucionario e inquietante que tanto le caracterizaba en obras como El díptico de Marilyn, Latas de sopa Campbell o 100 botellas de Cola. Sus grandes dotes artísticas sucumbieron a representantes del mundo de la moda, el arte, la música, el cine e incluso a  miembros de la realeza como a la reina Isabel II de Inglaterra.

El niño que aprendió del arte postrado en una cama

Andrew Warhola nació en el seno de una familia de emigrantes procedentes de Eslovaquia el 6 de agosto de 1928 en Pittsburgh, Pennsylvania. Sus padres, Andrej y Julia Warhola se asentaron en Estados Unidos antes del nacimiento del pequeño Andy. Durante su niñez, Andy empieza a sufrir severos problemas de salud debido a una rara enfermedad de carácter neurológico llamada Corea de Syndeham y que provoca que pase largas temporadas ingresado en un hospital o postrado en una cama en su casa. 

Andy Warhol en su juventud. 

Ante la imposibilidad de poder llevar una vida con normalidad, Andy busca hobbies que le distraigan. Comienza a dibujar y a coleccionar recortes de revistas y periódicos de sus estrellas de cine favoritas. En 1929, una gran crisis financiera conocida como La Gran Depresión llevará a muchas familias a la ruina absoluta y la familia de Andy también también sufrirá las consecuencias.

El padre de Andy, logrará sacar a su familia adelante y consigue un oficio como obrero, bien remunerado. En la década de los 40, Andy junto a su familia se mudan a un barrio más decente y los altos ingresos de su familia permiten que el joven artista pueda graduarse en la Escuela Secundaria Schenley y obtener el Scholastic Art and Writing, un galardón a jóvenes ingenios en arte. La carrera de Andy comenzaba a despegar.

El máximo exponente del Pop Art

El éxito no tardaría en llegar y tras obtener la licenciatura en Bellas Artes , se trasladará a Nueva York. Andy sentía un gran interés por el cine, la televisión, la publicidad o la comunicación y no dudó en introducirlos en su obra. Desde sus comienzos algunas de las instituciones educativas más relevantes en Estados Unidos, Andy Warhol recibía encargos para revistas como Glamour o Vogue e incluso algunas de las firmas más exclusivas como Tiffany´s.

Retrato de Marylin Monroe por Andy Warhol.

Andy Warhol se convirtió en un visionario e introdujo en el campo artístico algunas de las técnicas pictóricas más novedosas como la “línea seca”. El pop art era su mayor pasión y se convirtió en uno de los máximos exponentes de aquel movimiento surgido durante el siglo XX caracterizado por el uso de imágenes del cine o la publicidad. Además, comenzó a realizar pinturas cuyas piezas centrales fueran símbolos de los Estados Unidos. De ahí que retratara a la actriz Marilyn Monroe, botellas de Coca Cola o al rey del rock, Elvis Presley  e incluso llegó a pintar al cantante Miguel Bosé.

Largas noches en Studio 54 y férreo defensor de la comunidad LGTBI

En la década de los sesenta, Andy Warhol ya era un artista de gran notoriedad pública en nueva York y no tardó en inaugurar The Factory, su estudio donde daría rienda suelta a sus habilidades creativas. El halo misterioso y elegante que le caracterizaba no tardó en llamar la atención de seguidores e incluso personalidades del mundo del cine o la música.Por su estudio pasaron cantantes como Mick Jagger, David Bowie o Lou Reed. Del mundo del cine también retrató a la actriz Elizabeth Taylor o Marilyn Monroe. También se atrevió con celebridades como Jackie Kennedy o los diseñadores Jean Paul Gaultier, Yves Saint Laurent o Carolina Herrera.

Andy Warhol en su estudio The Factory.

La discoteca Studio 54 era el lugar donde Andy Warhol pasó largas noches en compañía de un exclusivo y heterogéneo grupo de amigos. La noche neoyorquina era uno de los momentos favoritos del artista pictórico y disfrutaba de las fiestas hasta altas horas de la madrugada.

Andy Warhol en Studio 54.

El artista se unió a la revolución de la década que comenzó a dar visibilidad a los grupos sociales minoritarios. Se declaró homosexual y no dudó en retratar a miembros del colectivo. La línea Ladies and Getlemen incluye retratos a mujeres transgénero y drag Queens.

Su muerte, una gran pérdida en el mundo del arte contemporáne 

El talento de Andy Warhol como artista pictórico, fotógrafo, ilustrador y cineasta no pasaba desapercibido. De hecho, fue su éxito como director de cine lo que le llevó a sufrir las consecuencias de una mujer con ansias de fama. Valeriae Solanas había obtenido un pequeño papel en la película Yo, un hombre que Warhol había dirigido en 1967. Sin embargo, no quiso producir la obra que ella misma había escrito y cuyo guión había dejado al artista para que pudiera leerlo.

Valerie Solanas.

Valerie Solanaspadecía esquizofrenia y mantenía un gran odio hacia el género masculino. De hecho a finales de los sesenta publicó Manifiesto SCUM, un texto que abogaba por la aniquilación de los hombres. Y en el caso de Andy Warhol, lo consiguió. El 3 de junio de 1968, armó en cólera y se presentó en el estudio del artista decidida a acabar con su vida. Disparó a bocajarro contra Warhol y contra el crítico artístico Mario Amaya. 

Los disparos dañaron varios órganos del artista y su salud comenzó a deteriorarse hasta tal punto que tras varias intervenciones, el artista falleció el 22 de febrero de 1968 en el Hospital de Nueva York. Posteriormente, la familia del ilustrador acusarían a la institución médica por negligencia.

La muerte de Andy Warhol supuso una gran pérdida para el ámbito del arte contemporáneo. El padre del pop art, a día de hoy sigue siendo uno de los artistas más recordados y adoraba la corriente que le llevó a lo más alto. “El Pop Art trata de las cosas que te gustan. Yo creo que todo tendría que gustarle a todo el mundo. Que te guste todo es un poco como ser una máquina. Hacer lo mismo una y otra vez”.

COMPARTIR: