23 de febrero de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Las relaciones que tuvo con las mujeres que pasaron por su vida como Jacqueline Roca, marcan la historia y obra del artista malagueño

Se cumplen 50 años del fallecimiento del pintor Pablo Picasso: Padre del cubismo y aficionado a la tauromaquia

Pablo Picasso.
Pablo Picasso.
El pintor Pablo Picasso falleció un 8 de abril de 1973 en la localidad francesa de Mougins. Su talento ha traspasado fronteras, desde su Málaga Natal hasta Nueva York. Este año 2023, se celebrarán 42 exposiciones de alcance internacional en honor de genio del cubismo, 38 grandes instituciones de Europa y Estados Unidos acogerán un amplio programa entorno a Picasso que se prologará durante todo el año

La muerte de Pablo Picasso el 8 de abril de 1973 dejó un gran vacío en el ámbito de las artes plásticas. Con motivo del 50º aniversario de su fallecimiento, se celebrarán 42 exposiciones de alcance internacional en honor de genio del cubismo, las cuales ahondarán en su figura y su carácter revolucionario. De Nueva York a París, pasando por Málaga y Madrid, 38 grandes instituciones de Europa y Estados Unidos acogerán un amplio programa entorno a Picasso, que se prolongará durante todo el año 2023.

Hoy 8 de abril, se cumplen 50 años de la muerte de Pablo Ruiz Picasso, uno de los pintores españoles más influyentes del siglo XX y cuyo arte ha traspasado todas las fronteras. Una trayectoria que comienza en su Málaga natal, donde pasó parte de su infancia, y continúa recorriendo distintas ciudades que terminaron por marcar su obra como A Coruña, Barcelona, París, Madrid o Guernica.

Los primeros años

En la ciudad andaluza de Málaga, Picasso vivió su infancia más temprana. Pero en 1891 junto a su familia, abandonan la ciudad, en consecuencia, a un cambio de trabajo por parte de su padre. La familia de Pablo comienza un viaje en barco hasta A Coruña, que Picasso siempre recordó por su larga duración y por su dureza.

El joven Picasso en Madrid: de aprendiz en El Prado a promotor de una  revista hecha por bohemios, anarquistas y escritores del 98 | Somos Madrid

Pablo Picasso en su juventud.

Allí se instalan, y hoy en día, convertido en casa museo, se pueden ver en las mismas paredes donde convivieron, reproducciones de sus obras, un grabado original y un cuadro, 'El palomar', pintado por su padre, aunque se cree que fue Pablo quien lo pintó, debido a que su padre ya estaba perdiendo la vista.

Comienzo de un nuevo estilo

Sus padres deciden mudarse a Barcelona, y aunque él era feliz en A Coruña, es en la ciudad catalana donde nace el artista. Llegó a Barcelona con la perdida reciente de su hermana Conchita, lo que hizo que se proclamase ateo hasta el final de sus días. Ya no será Pablo o Pablo Ruiz, allí decide que va a cambiar su firma a Picasso. Se encuentra en una ciudad muy abierta y cosmopolita, con una gran cantidad de pintores que ya han estado en París y que están trayendo las nuevas tendencias.

El único museo inaugurado mientras seguía con vida el artista es el Museo Picasso de Barcelona. Dentro del museo nos encontramos con las obras que marcan el principio de la pintura que hoy conocemos como Picasso, dejando atrás el academicismo. Allí vivía en la calle de Aviñón, donde abundaban los burdeles. De esta época nació 'Las señoritas de Aviñón'. Poco podía imaginar Picasso que el rompedor retrato de estas mujeres desnudas pondría el arte hacia un nuevo estilo, el cubismo, y la vanguardia en general.

El dolor de la guerra

A principios del siglo XX, Picasso viaja a la ciudad parisina, donde comienza a vivir la noche. Lo hace en el barrio de Montmartre, el más bohemio de París, lleno de artistas. Su arte empieza a centrarse en los pobres y marginados y a la vida nocturna. Poco después nacería su primer hijo Paul, consecuencia de su primer matrimonio. Llegaría a su vez la 1ª Guerra Mundial, época donde desaparecen muchas de sus obras, y seguidamente, un poco más tarde, comenzaría la Guerra Civil Española.

Pablo Picasso junto al 'Guernica'.

En relación a esta última, fija su taller en una buhardilla de una casa durante 19 años. Allí dentro crea una de sus obras mas conocidas, el ‘Guernica’. El dolor sigue muy presente en su obra, además del rechazo a la violencia y la crueldad.

El 26 de abril de 1937 la vida cambió para los habitantes de ese pueblo vasco. Fueron víctimas de un ataque aéreo por parte de la Legión Cóndor apoyada por la aviación italiana. La brutalidad del ataque inspiró a Picasso para hacer su obra más icónica, ahora albergada en el Museo Reina Sofía. Le conmovieron las crónicas que denunciaban el que era uno de los ataques más bestiales contra la población civil.

Las mujeres de su vida

A lo largo de toda su trayectoria hay un tema que siempre esta presente, un tema fundamental en la obra de Picasso, las mujeres. El pintor las retrata a través de largas series en las que vemos evolucionar su pintura y su relación con ellas. En su vida hay siete mujeres que le marcan especialmente: Fernanda Olivier, Eva Güell, Olga Jojlova, María Teresa Walter, Dora Maar, Francoise Aguiló y Jacqueline Rocca, artistas, bailarinas, fotógrafas, pintoras. Las relaciones que tuvo con las mujeres que pasaron por su vida son algunos de los aspectos de la esfera personal del pintor que siempre han tenido controversia.

Pablo Picasso y Dora Maar.

Pablo Picasso y Dora Maar.

En la única entrevista que realizó en español, Picasso decía que solo pintaba lo que veía y que de alguna forma empezó a ver el mundo en la Plaza de la Merced de Málaga. Solo se conserva un documento de él en el que habla en español. "Yo nunca he olvidado de España y estando en el extranjero uno se vuelve aún más español", afirmaba en esa entrevista.

Aficionado taurino

El universo taurino forma parte indisoluble de la vida de Picasso ya desde su primera niñez malagueña, cuando su padre, gran aficionado a la fiesta nacional, le inició en las particularidades de la lidia y la tauromaquia. Un conocimiento que luego plasmaría con profundidad a lo largo de todo su recorrido artístico. 

La vinculación de Pablo Picasso con la tauromaquia queda, asimismo, fielmente reflejado en las estampas que en 1929 elaboró para otro libro, Le chef d´oeuvre inconnu, del novelista francés Honoré de Balzac.

Picasso-arte-y-arena1.jpg

Una de las obras de Pablo Picasso sobre la tauromaquia.

De especial trascendencia se considera otra de las series, la de aguatintas con las que el artista malagueño ilustró el libro La Tauromaquia o arte de torear. Se trata de una publicación escrita en 1796 por el entonces prestigioso torero José Delgado, alias Pepe Illo, deseoso de fijar los cánones ortodoxos de la torería. Utilizando un lenguaje pictórico en movimiento, Picasso recorre un camino lleno de toros, caballos y capotes que se inicia con el animal bravo en la dehesa y termina con su muerte en la plaza.

COMPARTIR: