25 de junio de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El pintor malagueño vivió en su vida ocho importantes relaciones sentimentales pero sus mujeres no hicieron un buen retrato de él

Pablo Picasso, "el genio violento" que pasó su vida rodeado de mujeres

Pablo Picasso y Dora Maar.
Pablo Picasso y Dora Maar.
Picasso es uno de los artistas más importantes del siglo XX. Con una obra mundialmente conocida, marcó un antes y un después en la historia del arte. Pero más allá del genio, se esconde un historial de maltrato, agresiones e infidelidades a gran parte de las mujeres que han formado parte de la vida del artista malagueño.

Pablo Picasso es uno de los artistas más importantes de la Historia del Arte, llegó a crear más de 45.000 trabajos y su obra es mundialmente conocida, consagrándose como uno de los autores mas relevantes del siglo XX.

El artista nació en Málaga en 1881 pero pasó gran parte de su vida en Francia. Le distinguen su perfecto dominio del cubismo en relación con la técnica, el color y el espacio, sabiendo expresar perfectamente lo que ocurría en el contexto socio-político en el que se encontraba, como es el caso del 'El Guernica' (1937), retrato de los estragos de la Guerra Civil Española.

Su sensibilidad y su capacidad innovadora en el surrealismo y el cubismo, supone una nueva forma de comunicarse hacia el mundo a través de un lenguaje propio que marcó el arte para siempre.

Desmitificando al genio

Pablo Picasso siempre se ha rodeado de mujeres: eran sus musas y las retrataba continuamente en sus pinturas. La anatomía femenina le obsesionaba, circunstancia que se ve claramente reflejada en sus obras surrealistas entre los años 1925 y 1929.

Sus vínculos sexo-afectivos con las mujeres le sirvieron como fuente de inspiración para su creatividad artística. Fueron siete las mujeres más importantes de su vida: Fernande Olivier, Eva Gouel, Olga Khokhlova, Marie-Thérèse Walter, Dora Maar, Françoise Gilot y Jacqueline Roque.

Ahora bien, detrás del genio nos encontramos un lado oscuro que se hace presente en su vida personal. Los estudiosos de Picasso destacan que fueron numerosas las mujeres que estuvieron presentes como objeto de deseo, como amantes, esposas o compañeras. A muchas de ellas les fue Picasso fue infiel, por no decir a la mayoría.

Sus allegados más cercanos, como su nieta Marina Picasso, explica la vida de su abuelo y sus dinámicas con las mujeres calificándole de profundo misógino. "Las sometía a su sexualidad animal, las domesticaba, las hechizaba, las devoraba y las aplastaba en sus lienzos. Después de pasar muchas noches extrayendo su esencia, una vez desangradas, se deshacía de ellas".

Por oro lado, la escritora Arianna Huffington en 1988 publicó el libro ‘Picasso: creador y destructor'. En él, relata historias macabras del artista malagueño como el hecho de que quemaba con cigarrillos el cuerpo de Marie-Thérèse, amante del pintor cuando aún ella era menor de edad.

En este relato, la autora también cuenta que Picasso fue un agresor para gran parte de las mujeres con las que mantenía relaciones sentimentales. Así, tenemos el caso de Dora Maar, la fotógrafa surrealista, a quien Picasso llegó a dejarla inconsciente a causa de las agresiones a las que la sometía en reiteradas ocasiones, incluso en presencia de testigos.

Dora Maar y su retrato de Picasso.

Con Dora Maar estuvo durante casi nueve años. La fotógrafa fue la responsable de documentar el proceso de creación de una de las obras más importantes de la carrera de Picasso, 'El Guernica'. Sin embargo, el malagueño acabó abandonándola por la que sería su siguiente mujer, Françoise Gilot. Tras el abandono de Picasso, Dora se vio sumida en una gran depresión y debido su estado emocional límite tuvo que ser ingresada en varios hospitales psiquiátricos , aislándose en su tristeza hasta el fin de sus días.

Manifestación feminista en el Museo Picasso de Barcelona.

Por otro lado, dos de sus mujeres, Marie-Thérese Walter y Jacqueline Roquese, se quitaron la vida años después de la muerte del pintor. Estos casos se tradujeron en una reciente revisión histórica del artista malagueño en diferentes espacios culturales, para constatar la actitud misógina del artista. Pero no solo esto, diferentes asociaciones feministas han denunciado al artista malagueño acusándole de maltratador y de haber arruinado la vida de sus mujeres. Uno de los movimientos más importantes contra su figura se origina en Francia, el conocido movimiento #Metoo, donde los asistentes llegaron a manifestarse en el Museo Picasso de Barcelona.

COMPARTIR: