15 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La cantante jienense vuelve a las tablas con el espectáculo 'Yo soy Karina', que se estrenará este próximo 15 de enero en el Teatro Bellas Artes

Repasamos la vida de Karina en su 77º aniversario: Sus amores, vínculo con Encarna Sánchez y su regreso

El Cierre Digital en Karina.
Karina.
La cantante Karina cumple hoy 77 años en mitad de un espléndido momento profesional. La intérprete regresa a los escenarios con el espectáculo 'Yo soy Karina', que se estrenará el próximo 15 de enero de 2024 en el Teatro Bellas Artes de Madrid. La cantante se ha labrado una carrera de éxitos, ha tenido grandes amores, como Tony Luz o Manuel Díaz, y también algunos secretos, como el de que la locutora Encarna Sánchez fue la madrina de bautismo de su hija Azahara.

La cantante jienense Karina conquistó a la audiencia este pasado 14 de septiembre y se convirtió en una de las concursantes de la nueva edición del reality show 'GH VIP'. La intérprete entró en la casa de Guadalix de la Sierra y, para muchos, se convirtió en la 'abuela de España'. No obstante, su estancia en el programa finalizó a principios de octubre por motivos de salud. Esta circunstancia produjo sorpresa entre los seguidores del programa e incluso fue objeto de especulaciones, ya que posteriormente a su salida ha realizado algunas apariciones en el espacio televisivo de Mediaset. 

La jienense, que cumple hoy 77 años, atraviesa un espléndido momento profesional tras su regreso a la pequeña pantalla. El próximo 15 de enero de 2024 estrena el espectáculo 'Yo soy Karina' en el Teatro Bellas Artes de Madrid. Una obra que repasa la vida de la artista, que pisa de nuevo las tablas en compañía de su expareja, el actor Carlos Manuel Díaz

El nacimiento de una estrella

La cantante española María Isabel Llaudes Santiago nació el 4 de noviembre de 1943 en la provincia andaluza de Jaén. Es la única hija que tuvo el matrimonio formado por la jienense Trinidad Santiago y el catalán Salvador Llaudes Vallés. Además de ella, el matrimonio dio la bienvenida a dos hermanos más. Francisco, que se convirtió en el representante artístico de la interprete y Salvador, que falleció.

Karina celebra su 75 cumpleaños con el amor de su familia

Karina en una de sus primeras apariciones televisivas.

La familia vivía de manera acomodada en la ciudad andaluza, donde la artista asistía al colegio de las monjas teresianas del padre Poveda. Su madre, además, tenía una conexión especial con la música, ya que cantaba saetas a Jesús Nazareno cada Semana Santa. La vida de la familia cambió cuando su abuelo Salvador, que dirigía la empresa familiar de curtido de pieles, enfermó, lo que llevó al declive del negocio. Como resultado, la familia se trasladó a Madrid en 1959, cuando Karina tenía catorce años. En Madrid, vivieron en la calle Antonio López, y su madre y su hermano Francisco la acompañaron, mientras su padre viajaba por negocios y su hermano mayor, Salvador, estudiaba fuera.

Karina completó el bachillerato y luego se formó en una academia de "cultura general". Comenzó a trabajar como dependienta en la sección infantil de Galerías Preciados. Desde joven, estudió solfeo y piano y a principios de los años sesenta comenzó a interesarse por la música de la época. Con el apoyo de su madre, Trinidad, participó en numerosos concursos radiofónicos y en el Festival Internacional de la Canción de Benidorm. En 1961, fue elegida para protagonizar un anuncio publicitario para la marca Wynn's, lo que le dio la oportunidad de grabar su primera canción, "Bikini Amarillo". Este hito la ayudó a presentarse a cantante novel en "La Voz de Madrid". 

Fue a principios de la década de los sesenta cuando realizó una de sus primeras apariciones televisivas en el programa "Escala en Hi-Fi". El espacio fue el marco perfecto que facilitó la promoción del generó yé-yé. La joven se unió a un nutrido grupo de cantantes de la talla de  Luis Varela, Gloria Cámara, María José Alfonso, Concha Cuetos, Mochi y Juan Pardo, entre otros. En esa época Karina firmó su primer contrato discográfico con Hispavox, gracias a la gestión de Emilio Santamaría, quien era el representante artístico y padre de la también cantante Massiel. Fue en ese momento cuando le dieron el nombre artístico de "Karina". De hecho, tal y como ha revelado en numerosas ocasiones la propia cantante, fue Torrebruno quien la llamaba 'Carina', término que significa 'querida' en italiano. La artista decidió cambiar tan solo una letra para crear el nombre que le catapultaría a la fama. 

Una carrera llena de éxitos

En 1963, grabó sus dos primeros EP con las canciones "Puff" y "Dile," e Hispavox aprovechó para promocionar su música en Portugal y Francia, introduciendo así el nombre de Karina en el mercado internacional. En 1966 su hermano Francisco se convirtió en su manager y Karina comenzó a cosechar éxitos con canciones como "Concierto para enamorados," "Hierba verde," "Viviré," y "A quien pueda interesar," recibiendo la Medalla de Oro como la Mejor Cantante Yeyé.

Karina se convirtió en una figura muy popular y su éxito la llevó a participar en películas como "El último sábado," "Los chicos del Preu," y "La chica de los anuncios." En 1969 alcanzó el número 1 en las listas de Los 40 Principales con su canción, compitiendo con The Beatles. 

En 1971, Karina representó a España en el Festival de la Canción de Eurovisión con la canción "En un mundo nuevo", donde quedó en la segunda posición. Esta canción fue promocionada en varios países europeos e hispanoamericanos, y poco después, Karina rodó la película "En un mundo nuevo" basada en su experiencia en el festival. 

Su vínculo con Encarna Sánchez

Karina mantuvo su popularidad hasta 1978. Luego, se mudó a México y publicó álbumes allí. En 1982, regresó a España y se dedicó al cuidado de sus dos hijas, María Azahara, fruto de su matrimonio con el actor Carlos Manuel Díaz, con quien contrajo matrimonio en 1986 y del que se divorció en 1987. A día de hoy mantienen una excelente relación y, es más, la cantante eligió al actor como su defensor en las sucesivas galas del programa 'GH VIP'.

Tras la llegada de la pequeña Azahara, y tal y como revelan Juan Luis Galiacho y Pedro Pérez en el libro 'Encarna en carne viva', la cantante eligió a la locutora como madrina de su primogénita. Esta decisión fue la consecuencia de una gran amistad entre la intérprete y la comunicadora. Una amistad que se remonta a 1964, con la promoción de su primer disco Corazón/Dile, con música del exitoso grupo Los Pekenikes. Por entonces, Encarna, conocida como Encarnita Sánchez, trabajaba en La Voz de Madrid con sus programas musicales 'Esto es España, señores' y 'Aplauso musical'.

Fue entonces cuando Karina y Encarna iniciaron una gran relación de amistad que perduró con el paso de los años. Así, siendo ya buenas amigas, al regreso de Karina de una gira por Latinoamérica en la primavera de 1981, esta fue entrevistada por Encarna en los estudios de Radio Miramar de Barcelona. Al finalizar la entrevista, las dos amigas estuvieron dialogando sobre el embarazo de Karina y Encarna le dijo: «María Isabel yo quiero ser la madrina de lo que llevas ahí dentro».

Azahara y Rocío, así son las dos hijas de Karina - GH VIP

Karina y sus hijas, Azahara y Rocío.

La locutora le ratificó a la cantante que adquiría el compromiso y que contara con ella para el bautizo. Azahara nació el 27 de abril de 1982. Karina se puso en contacto con Encarna para informarle de la «buena nueva», había que bautizar a la pequeña. Intentó infructuosamente hablar con Encarna para cerrar una fecha para el bautizo pero no fue posible. Alguien del equipo del programa comunicó a Karina que Encarna no podía asistir al evento al ser en Granada pero que mandaría un escrito asumiendo su compromiso de madrina. Y así lo hizo. La cantante jienense recibió el mandamiento de la locutora y, como tal, se lo dio al sacerdote oficiante para que constara a nivel eclesial. El 9 de octubre de 1982, sábado, Azahara fue bautizada en la iglesia de Santa María de la Alhambra, de Granada. La madrina sustituta de Encarna fue Mari Carmen Llaudés, hija de Paco, hermano de la cantante.

Nunca Azahara, en vida de Encarna, recibió ningún presente de su madrina. Ni una cadena, ni una medalla, ni un solo regalo. Ningún recuerdo del paso de Encarna Sánchez. Jamás Karina le pidió cualquier tipo de explicación a su amiga Encarna. Ni le solicitó detalle alguno. Ni reclamó parte de su herencia para Azahara, su ahijada. Ese dolor por el olvido de la locutora se lo guardó la cantante jienense en su interior. Solo para ella. Así me lo confesó la cantante años después. Y nunca Karina hizo propaganda ni publicidad de que su hija era la ahijada de Encarna Sánchez. Muchos ni lo sabían. 

 

Los amores de Karina

El éxito eurovisivo le llegó a Karina en pleno matrimonio con el guitarrista Tony Luz, también compositor del hit 'En un mundo nuevo', con quien comenzó una relación amorosa en 1961 y con quien pasó por la vicaria el 30 de marzo de 1973 en el municipio toledano de Illescas. No obstante, y a pesar de ese largo noviazgo, el matrimonio no duró mucho puesto que la pareja lo dio por finiquitado a finales de 1974. En 1975 obtuvieron la anulación matrimonial. Ambos artistas emprendieron vidas separadas y caminos diversos en el mundo que les unió: la música.

Tras la ruptura, la artista se trasladó a México y a su vuelta conoce al segundo amor de su vida, el actor Carlos Manuel Díaz. En 1981 se casaron por lo civil y un año después dieron la bienvenida a su hija Azahara María. Karina y Carlos Manuel Díaz mantuvieron su unión durante seis años y en 1987 anunciaron su separación. Una ruptura que a la artista jienense le costó asimilar. "Él no estaba bien. Yo le decía que tuviera libertad si quería, pero que no nos separásemos porque a mí me dolía mucho mi hija", recordó la artista. No obstante desde que finalizaran su relación, la pareja se ha mantenido unida por el bienestar de su hija Azahara y en la actualidad por sus nietos, los pequeños José Carlos, Elena y Ana. Esta última, tal y como reveló su abuela, "padece una enfermedad rara". En la actualidad, Carlos se ha convertido en una figura fundamental en la carrera profesional de Karina.

Un año después de su ruptura con el actor Carlos Manuel Díaz, Karina vuelve a encontrar el amor. Un amor que estuvo marcado por la polémica, la opulencia y el esoterismo. Con el mediático peluquero Juan Miguel Martínez contrajo matrimonio en mayo de 1988, en la isla de Moorea, en Tahití. 

Karina junto a Tony Luz, Juanmi, Carlos Manuel Díaz y Miguel León.

Un año después del enlace en uno de los archipiélagos de la Polinesia Francesa, la pareja dio la bienvenida a su hija Rocío. Posteriormente, ambos dejan Madrid y fijan su residencia en la provincia de Castellón de la Plana, donde 'Juanmi' abrió una peluquería para señoras. La cantante de Buscando en el baúl de los recuerdos aceptó a regañadientes aquella decisión aunque le costó dejar la capital española. Fue en la ciudad valenciana donde Karina vivió algunos de los episodios más duros de su matrimonio con el peluquero. Apenas podía ver a su hija pequeña, ya que 'Juanmi' acostumbraba a llevársela a la peluquería. Además, el que fuera concursante de 'Supervivientes' era muy aficionado al esoterismo por lo que la cantante le acompañaba en muchas ocasiones en sus visitas a tarotistas. 

Sin embargo, hay un hecho que provocó el hartazgo de la artista. Un día, al regresar a su domicilio, encontró a su marido junto a un joven en la cama que llevaba a su hija Rocío en brazos. Tras ese episodio, Karina abandonó la residencia familiar, a Juan Miguel, quien ya hacía su vida, y regresó a su Jaén natal. El divorcio de la pareja no fue cordial y dio lugar a una dura batalla legal que ambos libraron por la custodia de su hija. Esa batalla la perdió la cantante y, como consecuencia, su hija pequeña pasaba más tiempo con su padre. Un hecho que con el paso del tiempo llegó a confirmar la propia joven, que admitió no tener "un vínculo tan estrecho con su madre como su hermana Azahara".

El último amor de la cantante llegó a finales de la década de los noventa. Se trataba del agente inmobiliario y expresentador de Televisión Miguel León, a quien conoció en Torremolinos y del que decía que era el "hombre definitivo de su vida". Junto a él comenzó a vivir en un piso que alquilaron en la capital española y en enero del año 2000 contrajeron matrimonio mediante un rito celta en Galicia. No obstante, la unión tan solo duró dos años. En 2002 la pareja ponía fin a su historia. Una ruptura en la que prevaleció la discreción.

Su retirada y regreso 

A principios de la década de los noventa, Karina se sometió a una operación de tiroides en la Clínica Universitaria de Navarra, lo que la mantuvo alejada de los escenarios durante dos años. Sin embargo, a mediados de aquella década, regresó a la actuación con la obra teatral "Entrañables 60", que tuvo tanto éxito que se transformó en un espectáculo tipo macro-concierto llamado "Mágicos 60", en el que participaron otros artistas de la década de 1960 como Jeanette, Micky, Tony Ronald y Lorenzo Santamaría.

Karina, una joven instagramer de 73 años. RTVE.es

Imagen de una publicación de la red social de la artista.

En 2003, Karina participó y ganó el concurso de Telecinco llamado "Vivo cantando: los años dorados", gracias al voto del público. En este concurso, se unieron numerosos cantantes de las décadas de 1960 y 1970, como Tony Ronald, Juan Bau, Elsa Baeza y Braulio. Posteriormente, Karina grabó el disco "Gracias" con ValeMusic. Durante el confinamiento, Karina comenzó a grabar vídeos para su cuenta de Instagram, donde habla de temas variados y mantiene a sus seguidores informados. En esta red social, acumula más de 70 mil seguidores. 

Ahora es cuando la cantante ha regresado con más fuerza que nunca, puesto que este próximo 15 de enero el teatro Bellas Artes acoge el estreno de 'Yo soy Karina', el espectáculo en el que se realizará un recorrido por la vida de la artista que hoy cumple 77 años. Una vida marcada por los éxitos, los amores y, ahora, por una nueva faceta televisiva que ha conquistado a la audiencia. 

COMPARTIR: