01 de marzo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El destape fue un fenómeno social en el cine, la televisión y la prensa de finales de los 70 e inicio de los 80 coincidiendo con el cambio político

Las actrices que revolucionaron la Transición con sus desnudos: De la pionera Cantudo al mito de Nadiuska

El Cierre Digital en Susana Estrada, Ágata Lys, Nadiuska, Bárbara Rey, María José Cantudo y Amparo Muñoz.
Susana Estrada, Ágata Lys, Nadiuska, Bárbara Rey, María José Cantudo y Amparo Muñoz. / Montaje El Cierre Digital
En los años inmediatamente posteriores a la muerte de Franco, el cine español se llenó de erotismo y surgió un star system conformado por una serie de actriz que revolucionaron las costumbres de una sociedad que salía de la rigidez moral de una dictadura. Nombres como Susana Estrada, Nadiuska, Ágata Lys o Amparo Muñoz fueron luego apartadas por la industria dle espectáculo y corrieron desigual suerte. Unas tuvieron finales trágicos y otras se reinventaron.

Cuando el 20 de noviembre de 1975 fallece Francisco Franco en el cine español llevaban tiempo pasando cosas. Algunas películas incorporaron desnudos fugaces en la que el espectador pudo ver los pechos de Ana Belén, Concha Velasco o Amparo Muñoz. Sin embargo, el primer desnudo integral llegaría finales de ese año y desataría todo un fenómeno social. Más allá de la normalización de los desnudos en la gran pantalla, se construyó toda una industria en torno a la desnudez (sobre todo) femenina. Películas que tenían como máximo objetivo quitar la ropa a la intérprete principal. 

Con la creación de la Clasificación S, el erotismo fue aumentando grados de temperatura. Un tipo de cine que llegó a crear su propio 'star system' compuesto por una serie de actrices que, luego serían apartadas del mundo del cine cuando la moda pasó e incluso criticadas por pertenecer a ella. Algunas buscaron formas de sobrevivir en el ecosistema del espectáculo, pero otras tuvieron un final trágico. 

María José Cantudo, 'el pubis de oro'

La vida de María José Cantudo habría sido otra de no haber protagonizado La Trastienda (1975) de Jordi Grau. No sabemos si mejor o peor pero desde luego distinta. La Cantudo ya llevaba tiempo abriéndose camino en el mundo del espectáculo. Había llegado a Madrid a principios de los 70 desde su Andújar natal. Las fechas en el caso de la vedette nunca han cuadrado. Durante años se ha negado a dar la fecha de nacimiento pero últimamente dice que fue en 1957 con lo que la actriz acaba de alcanzar la edad de jubilación. Según esta fecha mostró su desnudo al mundo con apenas 18 y empezó en las fotonovelas con 14. Si ella lo dice... 

La Trastienda rompió una tendencia en el cine español. Por primera vez desde 1936 se veía un desnudo integral. A penas dos segundos sirvieron para que la película hiciera una taquilla de 180 millones de pesetas. En la calle se hablaba del 'felpudo de la Cantudo' pero los exhibidores la renombraron como 'el pubis de oro'. 

María José Cantudo en 'La trastienda' (1975). 

Aunque ella no quiere ni oir hablar del destape, lo cierto es que su filmografía pertenece en su mayoría al género, aunque haciéndose valer de su estatus de estrella incluyó números musicales en las películas o exigió cambios de guión. 

En los años 80 y 90 protagonizó y produjo obras como Doña Mariquita de mi corazónYa tenemos chicaMariquilla TerremotoVentolera o El baile. Desde 2004 no se ha vuelto a subir a un escenario a pesar de que, en ocasiones, se ha especulado con su vuelta. Viviendo junto a su perrita en el centro de Madrid, Cantudo ha sabido invertir el dinero y vive sin apuros un retiro dorado. 

Ágata Lys, una Marilyn de Valladolid 

El 12 de noviembre de 2021 fallecía de forma discreta la actriz Ágata Lys. Aunque fue una de las estrellas más populares del cine español a mediados de los ochenta, su fallecimiento no apareció en los medios de comunicación hasta más de un mes después, el 23 de diciembre

La noticia pilló por sorpresa a todo el mundo puesto por la edad de la artista, quien tenía 67 años y por otro lado, llevaba más de diez años retirada del mundo del espectáculo. La actriz había enviado un mensaje un par de días antes de su fallecimiento a un amigo. Un mensaje, que según ha podido saber Elcierredigital.com, tenía cierto aire de despedida ya que ella hablaba de testar y de dejar cosas a este amigo. 

Margarita García San Segundo nació en Valladolid el 3 de diciembre de 1953 y, siendo una adolescente, acudió al teatro en su ciudad natal y vio un Don Juan Tenorio con Armando Calvo. En ese momento se despertó su vocación, y Margarita, que iba para licenciada en Filosofía y Letras, carrera que empezó, peleó porque la dejaran viajar a Madrid para estudiar Arte Dramático. 

Ágata Lys. 

De carácter estoico y mentalidad muy castellana, tenía muy claro cómo quería que fueran las cosas y que la popularidad en base al erotismo sólo tenía que ser una etapa. Una fama que llegó a pesarle como una losa, sobre todo a raíz del taquillazo de José Antonio de la Loma La nueva Marilyn (1976). Un film sobre las veleidades de una sex-symbol que hizo que su comparación con la rubia americana se convirtiese en un tópico recurrente. 

Lys se agotó de esperar una oportunidad para dar el salto a un cine distinto que cambiara su imagen. Tal vez, por esta reiteración en los papeles abandonó el cine para dar el salto a la revista musical. Volvió al cine en 1984, cuando le llegó su gran oportunidad en Los santos inocentes de Mario Camus. Esta película sobre la novela de Miguel Delibes cambió su carrera. 

Tras su intervención en Amar en tiempos revueltos en 2007 se retiró del mundo del espectáculo en su casa de Benalmádena y no volvió a conceder entrevistas ni a aparecer en actos públicos

Susana Estrada, clasificada S

Susana Estrada fue todo un fenómeno sociológico. Grabó discos, posó en infinidad de portadas, editó fotonovelas subidas de tono y llegó a tener un consultorio sexológico en la revista Playlady. Sin embargo, hizo muy poco cine si lo comparamos con lo que hicieron otras compañeras. La explicación hay que buscarla en el machismo de la industria de la época ("Yo quería que todo estuviera a mi medida y en el cine casi siempre se hacía todo al servicio del actor cómico. Nosotras éramos actrices que acompañaban al cómico").

No tener pelos en la lengua y ser una adelantada a su tiempo se paga y Susana pagó, aunque nunca haya querido ser victimista. Sin embargo, se la mantuvo sin derecho al voto y sin pasaporte hasta 1989 por escribir un consultorio sexual en la revista Playlady, año en el que desaparece el delito de escándalo público de nuestro Código Penal. 

Estreno de uno sus filmes en el cine Bilbao de Madrid. 

Con un político protagonizó una imagen que ocuparía portadas de diarios e incluso del libro de Manuel Vázquez Montalbán Crónica sentimental de la Transición (Planeta, 1985). Se trata de la famosa foto en la que aparece con un pecho al aire junto a Enrique Tierno Galván. La imagen, captada por Marisa Flórez, fue tomada en febrero de 1978 en la entrega de los premios del diario Pueblo, cuando el 'viejo profesor' era líder del PSP (Partido Socialista Popular) y aún faltaba un año para que ocupara la alcaldía de Madrid. 

Al contrario que otras compañeras de generación, la Estrada supo invertir su dinero e hizo de Benidorm su cuartel general. En 2017 se reeditaron sus canciones y en 2021 TVE le dedicó el documental Susana y el sexo, donde se ponía en valor su figura. 

Bárbara Rey, la más mediática

Bárbara Rey, María García para el DNI, 'Marita la totanera' para los amigos, nació en Totana (Murcia) el 2 de febrero de 1950. Desde pequeña destacó por su afición al mundo del espectáculo. Bárbara, además de desnudarse en revistas como InterviúParty o Lib, exhibió su anatomía en filmes como La muerte ronda a Mónica, La viuda andaluza o Las delicias de los verdes años

En 'La muerte ronda a Mónica' (1976). 

Su talento para la comedia se perdió en papeles repetitivos. Tal vez la excepción de su carrera fue su papel en Carne apaleada (1978), un magnífico drama carcelario donde compartía cartel con Esperanza Roy y Terele Pávez, donde interpretaba a una lesbiana en prisión por asuntos políticos. Años antes, ya había encarnado la primera historia lésbica de nuestro cine, si bien con tintes mucho más morbosos y eróticos. Fue en Me siento extraña y su compañera en la pantalla era Rocío Dúrcal. 

En 1980 se casó con Ángel Cristo y vivíó un matrimonio lleno de malos tratos que ahora ha sido retratado en una serie de telvisión. Después de Ángel apenas se le han conocido relaciones, entre ellas con el futbolista Pedro de Felipe o Frank Francés. Previamente a su enlace con Ángel Cristo, fueron célebres sus relaciones con Carles Rexach y con Paquirri. Sin embargo, de entre todas sus historias personales, ha habido una que ha generado más comentarios que otras: la que la vincula a Juan Carlos I, y de la que ahora habla libremente por primera vez. 

Amparo Muñoz, la española más bella del mundo

Amparo Muñoz falleció el 27 de febrero de 2011, el mismo día que se entregaban los premios Óscar. Los galardones más importantes de una industria, la del cine, que, a pesar de vender una imagen de solidaridad, fue cruel con uno de los rostros más bellos que jamás se asomara a las pantallas españolas. Su historia es tan trágica como su prematura muerte.

Con la banda de Miss España 73 consiguió empezar a hacer cine, pero en julio de 1974 la vida de Amparo cambió para siempre. Fue coronada en la capital filipina de Manila como la mujer más bella del mundo. Su título, siendo la única española hasta hoy en conseguirlo, se utilizó políticamente.

Amparo Muñoz en 'Mamá cumple 100 años' (1979) de Carlos Saura. 

Se la encasilló durante años en los papeles de mujer sexy y los años 70 y 80 estuvieron jalonados por sus complicadas relaciones con los hombres, matrimonio fugaz con Patxi Andión incluido, sus problemas con las drogras y el terrible rumor de que padecía el SIDA. 

En los años 90 vivió una vuelta triunfal al cine gracias a cineastas como Fernando León de Aranoa. Sin embargo, su salud comenzó a darle disgustos y falleció sin haber cumplido los 60 años. 

Nadiuska, auge y caída de un mito sexual 

Todo lo que rodea a Nadiuska siempre ha estado cubierto de un halo de misterio. De una belleza que recordaba a Sofía Loren, la actriz enmarañó sus orígenes con ayuda de su representante, Damián Rabal y puede que llegara a confundir la realidad con la fantasía publicitaria. De nombre real Roswicha Bertasha Smid Honczar nació el 19 de enero de 1952 en Schirierling (Alemania) y ascendencia rusa por parte de padre y polaca por parte de madre, pasó su infancia y adolescencia a caballo entre PoloniaRusia y Alemania. Estudió ballet antes de trabajar como maquilladora y bailarina.

Fue la actriz más popular de la Transición y en un año llegó a protagonizar diez películas. Las revistas del corazón convirtieron el descubrimiento de su boda por interés, para obtener la nacionalidad, casi en un asunto de Estado. 

La propia Nadiuska achacaba el inicio de todos sus males a un nombre propio: Damián Rabal. El mismo que organizó su boda con un desconocido para poder obtener la nacionalidad española. Hermano del gran Paco Rabal, Damián era el representante de actores más influyente del país. A su escudería pertenecían nombres como Concha VelascoAna Belén, su propio hermano o Josele Román. Nadiuska inició una relación sentimental con él y éste la lanzó al estrellato. Su acento extranjero no fue un problema para que obtuviera papeles protagonistas gracias al doblaje. Sin embargo, a partir de los primeros años ochenta empezó a apagarse su estrella. 

Nadiuska en la película 'Chely' (1977).  

La actriz alemana llegó a acusar a Damián de su caída. Rompieron su relación extramatrimonial, él estaba casado, en 1979, justo cuando su carrera empezaba a despuntar en el extranjero. Según la versión de la actriz, Damián castigó su alejamiento con el veto. Hizo valer su influencia en el cine español para que nadie la contratara.

En 1999 se publicaron unas imágenes de la artista deambulando por las calles de Madrid con un chándal y con un aspecto demacrado. La diva del destape aseguraba estar siendo perseguida por un hombre muy poderoso.

Durante años se le perdió la pista. Ahora vive atendida por las Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús en Cienpozuelos (Madrid). Allí llegó tras un periplo por varias instituciones mentales alternado con periodos de dormir en la calle.  Aunque se dejaba ver por el pueblo antes de la pandemia, nadie sabe con certeza cuál es el diagnóstico de la actriz. Ironías de la vida, cuando empezó a taparse, es cuando realmente se quedó desnuda frente al mundo.

COMPARTIR: