16 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

EL REPRESENTANTE PAPAL HA QUERIDO ACABAR CON LA LÍNEA CONSERVADORA DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL CONTRARIA A LA VISIÓN PROGRESISTA DEL PONTÍFICE

El Nuncio en España 'pone orden' dentro de los medios de comunicación de la Iglesia por las críticas al Papa Francisco

El Papa Francisco junto al Nuncio vaticano en España, Bernardito Cleopas.
El Papa Francisco junto al Nuncio vaticano en España, Bernardito Cleopas.
Desde su llegada al Vaticano, el papado de Francisco se ha caracterizado por los intentos de llevar a cabo cambios estructurales en la Santa Sede y las iglesias de los países. La elección de Juan José Omella como presidente de la Conferencia Episcopal es un ejemplo del alejamiento de las posiciones extremistas en la Iglesia Católica española. No obstante, algunos sectores de la Iglesia han lanzado críticas hacia algunas actuaciones papales y el nuncio papal ha mostrado su disgusto hacia ellas.

Algunos movimientos en el Vaticano observados en los últimos meses fueron definidos como la “Purga”. Se podía deducir por la destitución de algunos cargos importantes de la Iglesia y la colocación de otros, una intención de acabar con aquellos cardenales radicalizados en la derecha y que estaban conformando una oposición interna hacia el Papa.

El Papa Francisco ha demostrado en sus años de pontificado una posición más progresista de la Iglesia que se ha hecho eco en cuestiones como la homosexualidad, la inmigración y los conflictos internos de algunos países. Esta postura ha causado malestar en algunos sectores de la Iglesia española. Como apoyo para mantener su línea de dirección, eligió a Juan José Omella como presidente de la Conferencia Episcopal.

El pasado viernes, el diario ABC publicaba un artículo criticando la respuesta del Papa Francisco en una entrevista con Carlos Herrera sobre el panorama político en España. El sumo pontífice alegó que España necesitaba reconciliarse con su pasado histórico para solucionar los problemas actuales. Una afirmación que fue criticada por Ignacio Camuñas Solís, quien hizo un repaso histórico de algunos ejemplos de reconciliación en nuestro país y afirmó que el problema estaba en la polarización actual, no en los hechos de hace más de 40 años.

Imagen de la entrevista entre el Papa Francisco y Carlos Herrera

En este artículo, se reconocía que la visita papal a España se hacía necesaria para acabar con esta fuerte polarización, motivada por el interés partidista de los últimos gobiernos y sus leyes de Memoria Democrática. No obstante, afirmó que lo dicho por Francisco no tenía ningún fundamento y que el Papa debía tener más cuidado a la hora de hablar de cuestiones políticas españolas.

Esta crítica no ha sido la primera lanzada por ABC. A finales del mes pasado, José Francisco Serrano Oreja hacía hincapié en lo que parecía un cambio de parecer de la Iglesia con respecto a los nuevos movimientos eclesiásticos surgidos en el siglo pasado. El pontificado de Juan Pablo II había sido un período de protagonismo de movimientos como el Camino Neocatecumenal, Comunión y Liberación, Renovación carismática o Regnum Christi. Parece que el Papa Francisco por su modo de ser jesuita quiere retornar a la vida consagrada.

Para el autor de este artículo de opinión, el cambio de pensamiento en la Iglesia se podía notarse en las palabras dirigidas por el Papa a los líderes de las Asociaciones de fieles y nuevos movimientos en un encuentro, donde llamó a los movimientos a no encerrarse y responder a los desafíos y a los cambios. Además, invitaba a la docilidad y humildad para aceptar los cambios en el modo de pensar. Estas declaraciones fueron criticadas por Serrano Oreja, alegando que estos movimientos eran los contribuidores clave a la permanencia de la Iglesia contemporánea.

Estos son dos ejemplos de las últimas críticas lanzadas contra declaraciones papales. No obstante, se ha tenido conocimiento de que el Nuncio del romano pontífice, el filipino Bernardito Cleopas, ha puesto orden hace días. Según fuentes consultadas por ElCierreDigital.com, este representante papal habría pedido el cese de las críticas del sector más conservador de la Iglesia al Papa. Además, habría indicado al director de informativos de la Cope que seguía todas las noches el editorial que hacía. También habría puesto el foco en algunas críticas dirigidas hace meses por Carlos Herrera en la radio.

El toque de atención del Nuncio del Romano Pontífice en España choca con el cambio experimentado por Cope y TreceTV este último año, donde la política ha pasado a ocupar un espacio menor y se han introducido programas de entretenimiento. Además, los programas religiosos que se emiten se están centrando más en temas sociales. 

COMPARTIR: