05 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La negativa de Isabel Pantoja y Lolita Flores para ser 'La Coquito' llevaron a la puertoriqueña a convertirse en una estrella por sopresa en 1977

'Las reinas del destape' (VI): Iliana Ross, la caribeña que enamoró al director Pedro Masó

El Cierre Digital en Iliana Ross.
Iliana Ross. / La actriz se convirtió en estrella gracias a 'La Coquito'.
Iliana Ross llegó a la España del destape desde Puerto Rico con un físico llamativo y exótico. Su éxito le llegó al protagonizar 'La Coquito' un filme cuyo director y productor Pedro Masó había pensado para Isabel Pantoja primero y para Lolita Flores, después. Al no llegar a acuerdos con ellas la acabó protagonizando la puertoriqueña que no sólo se convirtió en una estrella sino que también inició una relación sentimental con Masó con el que se casó y tuvo tres hijos.

A Iliana Ross le bastaron dos películas para convertirse en un referente del destape. Aparentemente su relación con el fenómeno era tangencial. Venida de Puerto Rico, su físico exótico fue su principal baza pero lo cierto es que ella no competía con popularidad con las estrellas del subgénero. Al venir del extranjero no entendía lo que ese tipo de cine representaba a nivel social y político. Sin embargo, su belleza era muy llamativa para la época. No tenía nada que ver ni con las raciales tipo María José Cantudo, las de estilo nórdico patrico como Agata Lys o con el toque germánico de Nadiuska

Ileana, su verdadero nombre era con 'e' pero decidieron cambiarlo como nombre artístico, nació en San Juan de Puerto Rico en 1959 y desde adolescente empezó a trabajar como modelo llegando a recibir en su país en 1976 el título de 'modelo del año'. Fue entonces cuando su carrera profesional y su vida privada darían un salto.

Junto Amparo Rivelles en 'La Coquito'. 

La filial española de la Warnes Bross. se fijó en la caribeña para protagonizar una de las grandes pruducciónes de Pedro Masó. El madrileño era uno de los productores más influeyentes del país y, puntualmente, se ponía detrás de las cámaras como cineasta. Sus trabajos siempre contaban con alto presupuesto, gracias a que eran distribuídos por la citada empresa norteamericana, y le encantaba que los repartos estuvieran repletos de nombres importantes. 

Sustituyendo a Isabel Pantoja y a Lolita

Ileana (todavía con 'e') llegó a Madrid para ponerse el frente de una de las producciones del año 1977. La coquito era la biografía de la célebre cuplestista de los años veinte 'La Chelito' aunque con los nombres cambiados para evitar las demandas de la familia de la artista. En un principio Masó pensó en una joven que empezaba a destacar en esos años en la canción: Isabel Pantoja. Era una apuesta lógica ya que el filme tendría números musicales. Masó e Isabel no llegaron a un acuerdo por lo que el cineasta pensó en otra folklórica: Lolita Flores. En este caso se encontraron con la negativa del padre de la joven. Antonio González 'el pescadilla' no quería que su hija apareciera desnuda en el cine. Años más tarde, el guitarrista transigiría con los desnudos de la menor del clan, Rosario Flores, en su paso por el cine de los ochenta. 

En esa situación los productores se fijaron en la bella puertoriqueña. Para Masó había un problema en el hecho de que ella no cantase pero se quedó encantado con su físico. Para los número musicales buscaron la voz de la cantante Blanca Villa que era quien se pondría tras los playbacks de la espectacular caribeña. Años después Villa aseguró haber realizado la misma operación con María José Cantudo. Según la cantante, ella ponía la voz en los espectáculo de la vedette de Andújar. La Cantudo demandó a Villa y ganó. Blanca se vio muy afectada por una sentencia que la provocó gravísimos problemas económicos. 

 

Volviendo a La Coquito, el filme fue un éxito de taquilla e Ileana Martínez del Valle se convirtió en Iliana Ross aunque el título de la película se convirtió en el sobrenombre con el que sería conocida popularmente. Además de su físico que la llevó a aparecer en revistas de la época como Interviú o Diez Minutos, la crítica destacó su buen hacer para trarse de una debutante que compartía planos con actores consagrados del nivel de Amparo Rivelles

El amor entre la actriz y el productor

Durante el rodaje Pedro Masó y su estrella se enamoraron e iniciaron una vida en común sin importar la diferencia de edad. Masó ya estaba separado de su mujer con la que tuvo cuatro hijos, aunque no divorciado porque en España no existía la posiblidad. De hecho, antes de su romance con Iliana, ya había vivido una larga historia de amor con una conocida bailaora. 

La película que los unió fue un éxito que se mantuvo ocho meses en cartelera e incluso tuvo una carrera comercial en varios países latinos, entre ellos Puerto Rico como era de esperar, y se estrenó en un circuito de cines de habla hispana en Estados Unidos. 

Cartel de 'Puerto aéreo' (1981). 

A pesar de haberse convertido en una estrella de cine Iliana anunció que quería dejar las pantallas por deseo de Masó que no quería que su nueva pareja siguiera su trayectoria como actriz. El problema era el contrato que había firmado Iliana con la Warner que no estaba dispuesta a dejar escapara a su nueva estrella. Iliana llegó a decir no a ser 'chica Bond' y la tensa relación con la productora estadounidense acabó cuando llegaron a un acuerdo para que Masó dirgiera otra película con ella como protagonista. Puente aéreo (1981) era una comedia erótica en la que Iliana compartía protagonismo con Esperanza Roy sobre un club de topless que abre sus puerta en pleno aeropuerto de Barajas. 

Como hizo en la primera película de Iliana Ross, Masó la rodeó de un gran reparto de secundarios con nombres como José Luis López Vázquez, las Hermanas Hurtado o Amelita de la Torre. Sin embargo, la cinta fue un fracaso y, además, con ella la pareja se veía libre de su contrato con la Warner. 

Separados pero no divorciados

Ese mismo año Masó solucionó su situación familiar. Tras la apobación de la Ley del Divorcio pudo romper ofialmente su primer matrimonió y se casó con Iliana en Puerto Rico en 1982. El matrimonio tubo tres hijos y en 2004 se separaron. Según le contó la propia actriz al periodista Manuel Román en Libertad Digital fue la mala relación de Masó con los hijos la que provocó la ruptura. Sin embargo, nunca se divorciaron oficialmente e incluso seguían viajando juntos. En 2006 Iliana estuvo junto a él cuando se le concedió el Goya de Honor por su aportación al cine español. Pedro Masó falleció dos años después. 

Iliana desde entonces vive entre Puerto Rico y España y ocasionalmente ha trabajado como diseñadora de interiores. Una de sus hijas con Pedro Masó trabaja como redactora en Televisión Española. 

COMPARTIR: