03 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En 1975 la actriz jienense protagonizó en 'La Trastienda' de Jordi Grau el primer desnudo integral de la historia del cine español

'Las reinas del destape' (III): María José Cantudo, el 'pubis de oro' de las taquillas

María José Cantudo en una película de los 80.
María José Cantudo en una película de los 80. / La actriz protagonizó el primer desnudo integral del cine español.
De entre todas las actrices del destape una fue la pionera. La que abrió la veda de la desnudez en el cine. María José Cantudo fue la primera al protagonizar el primer desnudo integral de la historia del cine español en 'La trastienda' de Jordi Grau. La película llegó a los cines a finales de 1975, justo cuando moría Francisco Franco y comenzaba el proceso de Transición. La cinta, que no pertenecía al género erótico, fue el pistoletazo de salida para la moda del destape.

La vida de María José Cantudo habría sido otra de no haber protagonizado La Trastienda (1975) de Jordi Grau. No sabemos si mejor o peor pero desde luego distinta. La Cantudo ya llevaba tiempo abriéndose camino en el mundo del espectáculo. Había llegado a Madrid a principios de los 70 desde su Andújar natal. Las fechas en el caso de la vedette nunca han cuadrado. Durante años se ha negado a dar la fecha de nacimiento pero últimamente dice que fue en 1957 con lo que la actriz acaba de alcanzar la edad de jubilación. Según esta fecha mostró su desnudo al mundo con apenas 18 y empezó en las fotonovelas con 14. Si ella lo dice... 

Porque sí, la Cantudo empezó en las fotonovelas lueciendo su palmito de adolescente andaluza. Ella ponía su fotogenía al servicio de las versiones en foto de las historias de Sautier Casaseca o Corín Tellado. De ahí, poco a poco al cine. Sobre todo hizo mucho cine de terror como Autopsia. Y luego ya, la televisión y la fama. Fue Valerio Lazarov quien se la llevó a TVE para formar parte de su escudería de azafatas/presentadoras de Señoras y señores. De ahí saldrían también Norma Duval, Ángela Carrasco o Marcia Bell

En esos años también conoció a su primer marido y padre de su único hijo, Manolo Otero. Por entonces conocido como 'el bello Otero' uno de los pocos galanes masculinos que conoció fortuna el destape.  

En estas cosas estaba enredada María José Cantudo cuando el productor José Frade le hizo un contrato. Quería lanzarla como nueva estrella del cine español. "Yo no sabía nada de nada. [El fotógrafo] José María Castellví y mi marido hacían de representantes y me decían que en las entrevistas yo tenía que decir que admiraba mucho a Ana Belén y Concha Velasco que eran las actrices que estaban de moda en ese momento, pero en yo mi pueblo sólo había visto películas de Marisol y Rocío Dúrcal", le contaba a José Aguilar en libro Las estrellas del destape y la Transición al desnudo sobre sus inicios. "Al principio Jordi Grau no me quería. Creo que él había pensado en Ana Belén para las películas pero luego quedó encantado conmigo", añadía. 

María José Cantudo protagonizó el primer desnudo integral del cine español en 'La Trastienda'. 

Grau quería realizar con Frade dos películas que tocaran temas rompedores. La primera fue El secreto inconfesabel de un chico bien (1975) con José Sacristán donde se tocaba el asunto de la represión sexual. María José Cantudo era la novia del protagonista. Con La trastienda pretendía una crítica al todopoderoso Opus Dei pero la boscosidad de un pubis impidió ver los árboles del mensaje. 

'El felpudo de la Cantudo' 

La Trastienda rompió una tendencia en el cine español. Por primera vez desde 1936 se veía un desnudo integral. A penas dos segundos sirvieron para que la película hiciera una taquilla de 180 millones de pesatas. En la calle se hablaba del 'felpudo de la Cantudo' pero los exhibidores la renombraron como 'el pubis de oro'. 

La cinta coincidió con la muerte de Franco, el inicio del proceso de Transición y fue el pistoletazo de salida de la moda del destape. Ya antes de este desnudo, en los últimos momentos del franquismo. habían aparecido en pantalla los pechos de Ana Belén, Amparo Muñoz, Concha Velasco o Carmen Sevilla pero nunca un desnudo integral. Hasta la película de Grau se ponían en práctica las famosas 'dobles versiones'. Se grababan dos veces las películas. Con desnudo para el extranjero y con ropa interior para el mercado nacional. Con La Trastienda se acabó esa forma hipócrita de realizar el cine. Era el momento propicio. La película, sin ser ni mucho menos de género erótico, abrió el fenómeno del destape y María José Cantudo quedó unida para siempre a ese momento del cine y la sociedad española. 

"Era una película intelectual para hablar del Opus, no era destape. Ni yo hacía destapes, ni era la intención del filme. El desnudo era pequeñísimo. El personaje que yo interpretaba, la enfermera, era el símbolo del pecado y se me ve desnuda comiéndome una manzana reflejada en el espejo de un armario, como la tentación de Eva. Todo muy simbólico, muy bíblico", explicaba la actriz en una entrevista para el periódico El Mundo en 2015.

A partir de ese momento se desató la fiebre por el destape y Cantudo pasó a ser una de sus exponentes y también la principal en crear la jutificación por su paso por el fenómieno. Frases como "me desnudo por exigencia del guión" quedaron sempiternamente colgadas de la boca de la Cantudo que sería pasto de los humoristas patrios durante años. 

Aunque ella no quiere ni oir hablar del destape, lo cierto es que su filmografía pertenece en su mayoría al género, aunque haciéndose valer de su estatus de estrella incluyó números musicales en las películas o exigió cambios de guión. Lo cierto es que en algunos de sus trabajos intentó romper con su imagen. En Secuestro (1977) se acercó a la figura de Patricia Hearts, la protagonista del 'síndrome de Estocolmo' más famoso de la historia y en El huerto del francés (1978), uno de los filimes de terror de Paul Nachy que está entre las mejores muestras del género. En este rodaje vivió, según el propio cineasta contó en sus memorias, enfrentamientos con la otra estrella femenina del filme: Ágata Lys. También dos años antes había tenido sus más y sus menos con Bárbara Rey en el rodaje de Las delicias de los verdes años (1976). 

Ejercicios forzados de vedette

Lo cierto es que uno de los grandes hándicaps de la Cantudo en el cine fue que siempre se le dobló su voz. Un problema que también afectó a Nadiuska y Mirta Miller. En 1979 dio el salto al teatro cuando Luis Sanz la contrató para una versión de Las leandras. Lo cierto es que a partir de este momento, poco a poco se centraría en el teatro donde sí que se haría un hueco como actriz y como vedette. Su carrera en la pantalla se cincunscribió a partir de ese momento a algunas pruducciones en el extranjero, sobre todo en México. 

Para entonces ya había roto su matrimonio con Manolo Otero y había vivido una historia de amor con Pedro Ruiz. Según ella sólo hubo un amor más en su vida el productor teatro Enrique Cerezo. Algunos periodistas hablan de otros hombres que ella no confirma. A mediados de los ochenta fue muy comentada una presunta cercanía de la actriz con el Carlos Falcó, el Marqués de Griñón, recibién divorciado de Isabel Preysler

En los años 80 y 90 protagonizó y produjo obras como Doña Mariquita de mi corazón, Ya tenemos chica, Mariquilla Terremoto, Ventolera o El baile. Desde 2004 no se ha vuelto a subir a un escenario a pesar de que, en ocasiones, se ha especulado con su vuelta. Viviendo junto a su perrita en el centro de Madrid, Cantudo ha sabido invertir el dinero y vive sin apuros un retiro dorado. 

COMPARTIR: