14 de junio de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La cantante de Texas fue una de las pioneras del género gracias a su voz de mezzosoprano que abarcaba más de 3 octavas y podía desgarrarse al momento

Janis Joplin, la niña sensible que solo quería ser querida: La leyenda del rock consumida por los excesos

La cantante Janis Joplin.
La cantante Janis Joplin.
Si se habla de la mítica Janis Joplin es inevitable hablar de su prematura muerte y su vida de excesos. Porque lo cierto es que tuvo una vida sexual intensa, y tenía una estrecha relación con las drogas, la causa de su muerte. Pero también fue una artista increíble con una voz y un talento único, y antes de eso, una niña sensible que solamente se sentía perdida. Fue una artista que supo hacer vibrar al público disfrutando con ella y desde luego una de las pioneras del rock.

Si se habla de la mítica Janis Joplin es inevitable hablar de su prematura muerte y su vida de excesos. Porque lo cierto es que tuvo una vida sexual intensa, y tenía una estrecha relación con las drogas, la causa de su muerte. Pero también fue una artista increíble con una voz y un talento único, y antes de eso, una niña sensible que solamente se sentía perdida.

Janis Lyn Joplin nació en 1943 en una pequeña ciudad de Texas, Port Arthur, una ciudad industrial que pronto se le quedaría pequeña. A pesar de los intentos de su familia por encaminarla a unos buenos estudios y a la iglesia, la joven muchacha ya demostró en el instituto que era diferente. Junto con otros compañeros que rehuían de lo popular de la época se aficionó a escuchar blues, sobre todo de quién sería su mayor influencia: Bessie Smith. Con apenas 16 años ya se escapaba a los bares de Louisiana buscando esa música típica de la raza negra tan diferente a la que oían sus compañeros.

joplin_cubata

Janis Lyn Joplin junto a su guitarra. Twitter

Sus gustos, su estilo de vida y su precocidad en muchos aspectos le dieron la fama de rara en el instituto y sufriría eso que hoy en día llamamos bullying. Pese a aparentar una fuerte personalidad, lo cierto es que el rechazo afectaba a su autoestima y sólo cantando se sentía especial. Cuando pone rumbo a la Universidad de Austin comienza a expresar su música en los clubs y salas que formaban la rica vida nocturna de la ciudad. Pero aquello pronto también se le quedaría pequeño. En 1963 se marcha a la ciudad donde estaba comenzando una revolución a todos los niveles, San Francisco.

El movimiento hippie, muy unido a las protestas por la guerra de Vietnam, influenciado por los escritos de los beatniks de los 50 y regado con alcohol y drogas estaba cambiándolo todo. Y ese gran cambio se demostraría en el mayor fenómeno cultural de esos años, el rock psicodélico. San Francisco fue un hervidero de bandas que bebían del blues y el rock, que danzaban al ritmo de sonidos orientales y guitarras llenas de ecos y de letras llenas de mensajes sobre paz y amor. La música fue la expresión y el arma de toda una generación, y Joplin llegó dispuesta a vivirla.

hippies

Imagen de la época hippie en San Francisco. Twitter

Aunque tuvo que volver brevemente a su Port Arthur natal, ya no podía sentirse a gusto allí tras haber experimentado la libertad personal y creativa. Al poco se trasladaría a Los Ángeles y allí comenzaría su corta pero intensa carrera. En 1966 se une a Big Brother and the Holding Company y comienza a ser conocida por su voz y su actitud en el escenario (y fuera de él). Con su característica voz y una actitud pasional, Janis era un ‘tornado’ que arrasaba con todo tanto en los escenarios como en la vida. No solo actuaba con su banda sino que colaboraba con otras grandes de la época y comenzó a recorrer festivales. El de Monterrey, con un cartel que da miedo, fue la consagración ante el gran público de Big Brother y de su cantante.

Su primer disco, grabado en el 68, Cheap Thrills, entraría en superventas apenas a la semana de su lanzamiento. Pero la estrella de aquella banda era ella, y su éxito provocó la separación de la banda, algo que no era un problema para alguien con tanta personalidad. En menos de un año tenía nuevos músicos y nuevo disco, con el excéntrico nombre de 'I Got Dem Ol' Kozmic Blues Again Mama!'. Con un estilo más apegado a las raíces no tuvo tan buenas críticas, pero propició una gira por Europa que nos regaló momentos como un épico dúo con Tom Jones.

disco

Portada de su primer disco. Twitter

En el verano de 1969 ocurrió uno de esos acontecimientos que marcan una época y pasan a ser considerados históricos desde el mismo momento en que suceden, el festival de Woodstock. Allí se vivió una de las actuaciones más recordadas de la música gracias a Janis y su banda. Su punto fuerte era su desgarradora puesta en escena, donde se entregaba hasta la catarsis de una forma contagiosa. Ella mismo dijo que, en el escenario sentía que hacía el amor con 25.000 personas, pero luego volvía a casa sola, quizás ese fue el problema.

La Janis Joplin más personal

Había dos Janis, el animal del escenario, el vendaval incansable, la que todos veían y querían. Luego estaba la chica triste que aún creía que todos se reían de ella, que se sentía fea y no se valoraba, la Janis de verdad. La única forma de reconciliar a las dos la encontró en las drogas y los excesos. Resulta chocante y sorprendente que su promiscuidad y bisexualidad llamara tanto la atención y provocara tantas críticas en la época del amor libre. Lo del alcohol y la heroína no fue tan problemático porque todos lo hacían, aunque ella con un desmán superior.

joplin_cigarro

Janis Lyn Joplin fumando un cigarro y bebiendo. Twitter

Parecía que a medida que era más reconocida y admirada menos se quisiera ella y más buscara la autodestrucción. Por eso en 1970 decide retirarse de todo y marchar un tiempo a Brasil. Allí conoció a David, con quien pareció haberse estabilizado aunque no duró demasiado. Su mánager le propone formar una nueva banda y ella, que se sentía más fuerte y que en teoría estaba desintoxicada accede.

El 3 de octubre de 1970 estaba en Los Ángeles grabando el que sería su disco póstumo, 'Pearl'. Salió con los compañeros del estudio y volvió a su hotel, compró unos cigarrillos y charló con el conserje un rato para después subir a su habitación. Quizás aquella noche no quería estar sola pero lo cierto es que lo estuvo, y fue la última vez que se le vio con vida. A la mañana siguiente, pensando que faltaba al estudio por su habitual irregularidad, fueron a buscarla al hotel y la encontrarían muerta por una sobredosis. Tan solo tenía 27 años y había vivido la vida hasta el límite. Su vida había acabado, pero comenzó la leyenda de una de las pioneras del rock.

COMPARTIR: