10 de mayo de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El periodista publica su nuevo libro 'Los reyes también lloran' (Grijalbo) donde repasa los momentos más polémicos de la vida del Rey Emérito

Jaime Peñafiel: "Hace unos días don Juan Carlos quiso volver a España, pero Felipe VI se lo impidió"

Jaime Peñafiel.
Jaime Peñafiel. / Bernardo Paz.
En su nuevo libro, "Los Reyes también lloran" (Grijalbo), Jaime Peñafiel recuerda los momentos más importantes de su relación con el Rey Juan Carlos I. El libro recopila de manera biográfica toda la vida del Rey Emérito, desde su nacimiento hasta su exilio en Abu Dabi, pasando por las famosas cartas escritas a su primera novia, Olguina de Robilant, o el polémico despido del que fuera Jefe de la Casa del Rey, Sabino Fernández Campo.

En "Los Reyes también lloran" (Grijalbo), Jaime Peñafiel hace un repaso a los aspectos más polémicos y llamativos de la biografía de Juan Carlos I. Desde su nacimiento en el exilio hasta su expatriación a Abu Dabi. El periodista también recoge su relación personal con el monarca, así como anécdotas hasta ahora desconocidas del escritor con personajes vinculados al Emérito, como su exnovia Olguina de Robilant o el que fuera Jefe de la Casa del Rey, Sabino Fernández Campo. 

- En el libro se retratan los momentos de llanto del Rey pero también episodios de ira, tremendos.

- Yo he conocido todas sus facetas. Los momentos de ira real son tremendos. Yo he sido víctima de algunos. En Yakarta, estando José Oneto y yo en una rueda de prensa con Pérez Llorca, el Ministro de Exteriores, el Rey se vino hacia nosotros cabreado porque le estaba quitando protagonismo. La Reina intentó aplacarle pero él abandonó la sala gritando: "¡Ni Juanito ni hostias!

- La Reina ha sido precisamente protagonista de momentos muy tensos de la 'ira real'.

- Fue un matrimonio mal avenido desde sus comienzos. Don Juan Carlos casi la odiaba. Una vez se lo dijo y ella le respondió: "Jódete, que no te puedes divorciar". En cierta ocasión Felipe llegó a coger a su padre del cuello por como trataba a su madre. Él apoyó mucho a su madre y esas cosas siempre le marcaron. Él se quedó sólo cuando sus hermanas se fueron de casa y vivió los peores momentos.  

- Dedica todo un capítulo a cierto maquiavelismo del Emérito. Como todo lo que hizo con Joaquín Puig de  la Bellacasa y Sabino Fernández Campo.

- El hombre más leal que ha tenido fue Sabino. El hombre leal siempre es incómodo. El cortesano siempre te da la razón. José Joaquín Puig de la Bellacasa, que había sido embajador en Londres, fue llamado como Secretario General por Sabino cuando se convirtió en Jefe de la Casa. José Joaquín quiso llevarle la agenda privada al Rey y éste decidió prescindir de él diciéndole que Sabino era quien se lo había pedido. Era mentira. Yo ayudé a que restañaran su amistad. Les invité a comer juntos unos días antes de una celebración de un 12 de octubre. Cuando descubrieron que era todo un ardid del Rey, decidieron acudir a la recepción real de los días posteriores juntos. El monarca al verlos se quedó sorprendido y Sabino le explicó con sorna: "Aquí estamos. Aclarándolo todo". 

El nuevo libro de Jaime Peñafiel, 'Los reyes también lloraran'. 

- La salida de Sabino tampoco fue muy edificante. 

- Sabino era el paño de lágrimas de doña Sofía y eso le costó el puesto. Por las mañanas la Reina acudía a su despacho para desahogarse con él. Cuando le echaron en cara al general que la Reina dejaba aparcadas las audiencias por hablar con él, contestó: "Qué quieren, que la eche". En Zarzuela se graba todo. Unas semanas más tarde, el 29 de diciembre de 1992, el Rey cenó con Sabino y la Reina en el restaurante Horcher y en un momento dado el Rey dijo: "Sofi, ¿sabes que Sabino nos deja?". La Reina se quedó tan sorprendida como el propio Sabino, que en ese momento se enteró de que estaba fuera. Al llegar a Zarzuela el Rey le dijo a doña Sofía que Sabino se iba por su culpa y le mostró la grabación que le hicieron al General, pero manipulada. Daba la idea de que Sabino se quejaba mucho de la Reina. Sabino no se merecía aquel final. 

- ¿En una cena privada llegó a preguntarle si la Reina se enamoró de él?

- No. Fue mi mujer Carmen. Cenábamos con Sabino y María Teresa Álvarez, su esposa. Carmen, animada por María Teresa, le hizo esa pregunta a Sabino que se quedó unos segundos callados y sonriendo sólo dijo: "Qué cosas tienes". 

- Hablando de María Teresa Álvarez... Al contrario de que lo afirma en su libro, ella misma nos aseguró hace meses en una entrevista que las famosas memorias de Sabino no existen. 

- Las he visto yo. Las tenía en unas carpetitas. Él era un hombre muy minucioso. Cuando habías tenido una conversación con él llegaba a a casa y lo ponía por escrito. No sé por qué María Teresa sigue manteniendo que no. La verdad es que sería bueno que salieran a la luz porque se aclararían muchas cosas. Empezando por el 23-F. Una vez, comiendo con Félix Sanz Roldán (exdirector del CNI), me sorprendió cuando me aseguró que no sabía que el Rey y el General Armada se reunieron el día 13 de febrero de 1981, diez días antes del Golpe. Fue una reunión en medio del duelo de la muerte de la Reina Federica. Se suponía que no había audiencias por eso. 

- Hablemos de las 'amigas entrañables'. Cuénteme su intervención en la compra de la cartas de Olguina de Robilant.

Me llamó desde Roma y me pidió diez millones de pesetas por las 47 cartas de amor del Rey. Yo hablé con Sabino y sólo hice de intermediario. La verdad es que en esas cartas lo único malo que había era que mostraban el bajo nivel cultural del joven Juanito. 

- Dice que la única 'entrañable' leal ha sido Bárbara Rey ¿Por qué?

- De todas las conocidas es la más discreta y prudente. Apunta pero nunca dispara. A mí me ha contado cosas que quedarán siempre para mí. Fueron 6 años de relaciones de forma intermitente. Sabe mucho y nunca hablará. El Rey la ha ignorado. No se ha portado bien. Recibió un dinerete al romper, pero nada que ver con las otras. 

"Sabino era el paño de lágrimas de doña Sofía y eso le costó el puesto. Por la mañanas la Reina acudía a su despacho para desahogarse con él".

- ¿Volverá el Rey Juan Carlos?

- Somos un país mezquino y nos hemos olvidado de que su reinado es el mejor de la historia de España. Hace días quiso volver a España y su hijo le llamó y se lo prohibió. Es tremendo, porque Juan Carlos como cualquier español tiene derecho a volver a España cuando quiera. 

- Hace unos días Leonor hizo su primer actor sin sus padres ¿Reinará o habrá III República?

- Hay una corriente republicana, eso está claro. La Zarzuela está mirando para otro sitio. No sé si Felipe VI tiene mucho recorrido, pero se ha echado en los brazos de Pedro Sánchez para protegerse. No tiene la capacidad de empatía de su padre. Es bueno sin esfuerzo, pero no se hace querer por el pueblo. En cuanto a Leonor, es sólo una niña de 15 años. Está bien que se vaya a Escocia y se aparte de la influencia de su madre. Más allá de eso, el futuro es incierto. 

COMPARTIR: