22 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La periodista y escritora asturiana, que publica su obra 'Juana de Castilla', estuvo unida al exJefe de la Casa del Rey entre 1997 y 2009

Teresa Álvarez, viuda de Sabino Fernández Campo: "Le aconsejé no escribir sus memorias"

María Teresa Álvarez.
María Teresa Álvarez. / Tarek Halabi.
María Teresa Álvarez, periodista experta en Historia, unida en matrimonio al que fuera Jefe de la Casa del Rey, Sabino Fernández Campo, fallecido en 2009, publica su nuevo libro, 'Juana de Castilla'. En este trabajo redescubre a una mujer maltratada tradicionalmente por los historiadores y pretende demostrar que al adjetivo 'loca' no es el más correcto para describir a una mujer que fue traicionada por su marido, su hijo y su padre.

Juana de Castilla fue la reina con peor suerte de nuestra historia. Pudo ser la soberana más poderosa de su tiempo: Reina de Castilla, León, Granada, Aragón, Navarra, Sicilia y las tierras de ultramar. Pero fue traicionada por todos los hombres de su vida: por su padre, el rey Fernando el Católico; por su marido, el archiduque Felipe el Hermoso, y por su hijo, el emperador Carlos. Los tres ambicionaban algo que solo pertenecía a Juana porque, tras la muerte de Isabel la Católica, ella era la única propietaria de Castilla.  En su nueva novela, María Teresa Álvarez reivindica el verdadero relato de la soberana, traicionada por todos los hombres de su vida.

María Teresa Álvarez nació en Candás (Asturias) y es licenciada en Ciencias de la Información, fue la primera mujer cronista deportiva en la radio asturiana y la primera presentadora del programa regional de TVE en Asturias. En 1999 publicó su primer libro, La pasión última de Carlos V. A éste le han seguido: Isabel II. Melodía de un recuerdoEl secreto de MaribárbolaMadre SacramentoEl enigma de AnaEllas mismas. Mujeres que han hecho historia contra viento y marea, La comunera de CastillaCatalina de LancasterLa infanta Paz de BorbónMargarita de Parma, La indianaUrraca. Reina de Asturias La hija de la indiana. Estuvo unida entre 1997 y 2009 al recordado Sabino Fernández Campo, Jefe de la Casa del Rey Juan Carlos I.

¿Por qué escribir un libro sobre Juana la Loca?

Yo escribo casi siempre sobre mujeres de la Historia. Juana no era desconocida para mí porque uno de los capítulos de la serie que hice para Televisión Española estaba dedicado a ella. No sabría decir por qué. Lo cierto es que pensé que no estaría mal intentar meterme en su piel y defender mi postura, que es que ella no estaba loca.

¿No da vértigo escribir sobre en personaje sobre el que tanto se ha hablado?

Aportar nuevos datos, creo que pocos. Lo que hago es plantearme interrogantes. Por ejemplo, si se dice que Juan tenía celos necrofílicos del cadáver de su marido porque recorría con él los campos de Castilla y en una ocasión prefirió pasar la noche al raso antes que pasarla en un convento de monjas eso se vende como ’mirad qué loca estaba’. Sin embargo, nadie se pone a pensar que Juana iba acompañada por frailes que no podían estar acompañados bajo techos por mujeres. De hecho, en Santa Clara en Tordesillas sí que pernoctó en el convento y allí no la acompañaban frailes. Ese era el origen de la decisión. Con ella perviven una serie de falsos mitos. Hago un acercamiento desde la curiosidad.

La autora María Teresa Álvarez/ Tarek Harabi. 

¿Por qué la Historia la ha maltratado tanto?

Los personajes femeninos siempre lo han tenido más difícil. Hubo mujeres importantes fuertes y duras que pudieron sobrevivir, pero hay otras que quedan sepultadas en la historia. Pensemos en los propios comuneros de Castilla. María Pacheco fue la que siguió hasta el final, pero sólo se suele recordar a Bravo, Pradilla y Maldonado. De hecho, ella no tiene calle en Madrid. Con Juana es que hubo maltrato en vida. La encerraron durante años sin poder saber si era de día o de noche. Su padre, su marido y su hijo, los hombres de su vida, la apartaron de todo. Juana protagonizó ciertas acciones que a ojos de los contemporáneos no se podían explicar científicamente y entonces se calificaba todo de locura. A ojos de hoy no sería una locura de amor. Pensemos que cuando tuvo que elegir entre su marido y su padre, lo hizo por éste último. Por otro lado, en esa época no era normal que una mujer se quejara por las infidelidades de su marido y ella lo hacía. Hoy eso no lo consideramos locura.

Es inevitable compararla con su madre, Isabel I la católica, y comprobar lo distintas que eran.

Su madre Isabel aguantó las infidelidades de Fernando, pero tenía otro carácter. Tenía otras agarraderas. Era Reina por encima de todo. Juana no tenía esa característica. Era mujer antes que soberana. Juana no fue educada para reinar. Era la tercera hija y, además, no ambicionaba el poder político. Ella sólo quería ayuda para Gobernar, no que la encerraran y, sin embargo, lo hicieron, pero recordemos que la Cortes de Castilla nunca la declararon loca. Oficialmente siguió siendo Reina y aunque estaba encerrada, las leyes llevaban su firma.

"Isabel la  Católica era Reina por encima de todo pero su hija Juana mujer antes que soberana"

Viendo lo terrible de la Historia de las Reinas Españolas… ¿Cómo le irá a Leonor?

Es un momento muy complicado para todo, no sólo para la monarquía. Yo he asistido al primer discurso de Leonor en Asturias en sus premios y luego en Barcelona y me parece estupenda. Creo que va estar muy bien educada y que podrá desempeñar bien su papel, pero no sé lo que va a pasar. Espero que nada malo.

Es inevitable pensar ante esta situación eso de ¡qué diría Sabino Fernández Campo ante la que está ocurriendo!

Eso son futuribles. Yo prefiero no decir nada porque me produce mucha tristeza la situación actual. No sé qué habría dicho.

¿Es cierto que el General Sabino dejó sus memorias escritas?

No ha dejado nada. No me gusta mentir. Cuando él vivía le tentaron para hacerlo, pero mi consejo fue que no las escribiera. No me gustan las autobiografías, están hechas para mentir. Mi consejo no fue definitivo pero lo cierto es que no escribió nada. Si a él la aconsejé no hablar, no lo voy hacer yo ahora. Me gusta más ver la Historia a través de contemporáneos que no por memorias. O sea, si las hubiese dejado es que como si no, porque no se publicarían nunca. Lo que más valoro es la coherencia. Si él no habló, su viuda sigue su ejemplo.

No se entiende su trayectoria sin TVE ¿Cómo ve la situación del Ente Público?

Veo muy poca televisión. Nunca pensé que dejaría de verla porque ha sido mi vida durante años. Me gustaría que se midiera cuánta gente ha dejado de verla.  

María Tersa Álvarez estuvo casada con Sabino Fernández Campo entre 1997 y 2009/ Tarek Harabi. 

La vinculamos con la Historia, pero empezó en el periodismo deportivo. ¿Cómo llegó a él?

Eso fue pura casualidad. Cuando yo empecé en RNE en Candás, mi pueblo, se concentraba el Sporting de Gijón. Eran los años de Quini y me pidieron que hiciera unas crónicas y era una chica joven y caí en gracia. No entendía nada de fútbol, pero acabé durante dos temporadas cubriendo la información del Sporting y llegué a entender un poco. Pasado el tiempo, ya casada con Sabino fui del Consejo de Administración del equipo y me lo tomé muy en serio. El presidente era Ojeda. Yo le decía: “Vas a conseguir mi divorcio porque Sabino es del Oviedo”. Lo cierto es que conseguí que incluso aplaudiera al Sporting.

¿Había machismo en aquella época?

Había paternalismo, pero siempre supe llevarlo bien porque no llegaba a más.

COMPARTIR: