15 de junio de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Junto a su hermano Humberto Janeiro y su cuñado Diego Campanario la famosa finca se renovaría para realizar celebraciones para gente selecta

Ambiciones, la finca de Jesulín de Ubrique: Un proyecto de lujo para 2021 de la familia Janeiro

Jesulín de Ubrique.
Jesulín de Ubrique.
Jesús Janeiro Bazán, conocido como Jesulín de Ubrique, ha confirmado el que será su nuevo proyecto durante lo que queda de año y parte del siguiente. Su finca Ambiciones se renueva ofreciendo su espacio a la celebración de festejos dirigidos a la clase más pudiente, un lujo solo al alcance de unos pocos. El terreno podrá ser alquilado, alejándose del toreo y abriendo las puertas a otras personas en una época que, se espera, sea más estable y lejana de la crisis sanitaria.

Jesús Janeiro Bazán, más comúnmente conocido como Jesulín de Ubrique, hijo del ya fallecido Humberto Janeiro y quien se lanzó a los ruedos con tan solo 14 años, planea revivir su popular finca Ambiciones. El proyecto, encarado para mediados de 2021, uniría al torero con su hermano Humberto Janeiro para convertir el lugar en un escenario dedicado a eventos de lujo.

El célebre torero así lo ha confirmado en una entrevista para Vanitatis, donde asegura: “Es cierto lo de este nuevo proyecto empresarial para la finca AmbicionesEs algo que se habló antes de comenzar la pandemia en marzo. Después se paralizó. Ahora se tendrá que ver cómo se hace y qué instalaciones se utilizan. Tiempo al tiempo”.

Con una visión selecta, la nueva Ambiciones estaría dirigida al “nivel más selecto de la sociedad andaluza y con pretensiones de que tenga alcance nacional”, centrándose únicamente en festejos de élite rodeados de lujo. La entrada, por tanto, quedaría al alcance de personas concretas. De esta manera, Ambiciones dejará atrás sus momentos de toreo para estar a disposición de esta nueva iniciativa de Jesulín en la que “solo tendría la función de recaudador ya que no quiere saber nada […] económicamente hablando”.

La finalización de las obras en 2021 coincidiría, se espera, con una situación más estable en el país. La crisis sanitaria ha hecho estragos en la economía y muchos proyectos o ideas han tenido que ser canceladas o retrasadas. La finca del torero es una oportunidad de recuperar, a grandes rasgos, cualquier posible pérdida a la que hayan tenido que hacer frente durante el presente año.

El legado de un padre

Humberto Janeiro, también conocido ‘el tigre de Ambiciones’, ha sido en gran parte la figura que impulsó la carrera de su hijo Jesulín. El padre del torero, que falleció en la tarde del domingo 9 de agosto, dejó su legado a los 76 años de edad, en el Hospital de Jerez de la Frontera (Cádiz), tras varios días ingresado por complicaciones derivadas de la diabetes que padecía.

Jesulín con su padre Humberto Janeiro. 

Muchos aseguran que no se puede explicar el éxito de Jesulín de Ubrique sin la intervención de Humberto Janeiro. Empresario del sector, tuvo un importante problema económico cuando contrató para una gala a Rocío Jurado, teniendo que desembolsar el caché a pesar de que la actuación no se llevó a cabo por la suspensión de la feria donde iba a tener lugar.

Este hecho aislado ocasionó que, con motivo del pago de la deuda, Jesulín se envalentonara y saliera a los ruedos siendo todavía un adolescente. A partir de ahí, el torero fue ganando fama y convirtiéndose, al final, en un auténtico ídolo de masas. Protagonista además, de experiencias originales, tan llamativas como llenar una plaza de toros en la que únicamente tenían permitido el acceso mujeres.

El éxito mediático fue poco a poco atravesando al propio Jesulín y alcanzando a sus familiares. El matrimonio de los padres del torero, Humberto Janeiro y Carmen Bazán, comenzó a ser objetivo de las revistas del corazón y las infidelidades de éste eran retratadas por los medios. Con su divorcio en 2003, comenzaría la historia que dio vida al ‘tigre de Ambiciones’.

Con los años, la tranquilidad pareció instalarse en la vida de los Janeiro-Bazán que desde entonces intentaron no llamar la atención. Incluido el propio Jesulín de Ubrique que cada vez estaría más frío con la prensa. Ya en la actualidad, está por verse qué nuevas historias serán recreadas por la familia Janeiro, ahora sobre los cimientos de una renovada Ambiciones.

COMPARTIR: