16 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La casa real de Noruega prohibió a la hija de Harald V usar su título con fines comerciales con motivo de su visita a la gala Starlite de Marbella

'La princesa y el chamán': así es el nuevo negocio de la excéntrica Marta Luisa de Noruega

Marta Luisa de Noruega y Durek Verret
Marta Luisa de Noruega y Durek Verret
Marta Luisa de Noruega ha sido una de las visitas más llamativas de este verano en España. En concreto ha pasado por la gala starlite de Marbella junto a su nueva pareja el chamán Durek Verret. Juntos giran por el mundo protagonizando una suerte de sesiones de couching emonocial bajo en nombre de 'la princesa y el chamán'. A su llegada a España la casa real noruega ha emitido un comunicado en el que anunció que Marta Luisa no usará su título con fines comerciales.

De todas las visitas de esta edición del festival Starlite en Marbella, sin duda alguna destacó la presencia de Marta Luisa de Noruega y su nueva pareja, el chamán Durek Verret. Para muchos, esta es la última extravagancia de la hija de los Reyes de Noruega que junto a su cuñada Mette-Marit, protagonizó escándalos que trajeron de cabeza a la casa real del país nórdico.

Durek, de 44 años, es hijo de una noruega-india y de africano-haitiano, pero nació en Sacramento (California, Estados Unidos). Hace 30 años se mudó a Nueva York y posteriormente a Los Ángeles, donde ha desarrollado una carrera como coach emocional, profesor de meditación, autor de libros sobre el tema y titular de una web en la que vende distintos productos. Entre su clientela figuran nombres famosos de actrices como Gwyneth PaltrowNina Dobrev Rosario Dawson.

Claro que nada comparable a una princesa de la vieja Europa. Sin embargo, la corte de Oslo se ha encargado de enviar un comunicado en que explica que Marta Luisa de Noruega no utilizará el título de princesa para evitar así la comercialización de la corona noruega.

Sin embargo, este comunicado llega tarde y después de que en Noruega hayan llovido críticas por todos los lados ante la actitud de la cuarta persona en la línea de sucesión al trono. La pareja ha estado impartiendo conferencias bajo el título “La Princesa y el Chamán”. Mucha espiritualidad, pero Marta Luisa sabe que su vinculación a la monarquía es lo que da morbo a sus apariciones.

La Princesa y el Chamán en Starlite de Marbella. 

Sin embargo, en el país nórdico ya nada de lo que hace la princesa sorprende. Ya en los años 90, tras estudiar fisioterapia, se dedicó a organizar espectáculos para recuperar las narraciones típicas del país y a publicar libros de literatura infantil. Por su puesto, previo paso por taquilla.

Siguió su huida hacia adelante cuando conoció al polémico escritor danés Ari Behn, hijo de una de sus profesoras en la universidad. Su relación fue muy cuestionada y coincidió en el tiempo con el inicio del romance de su hermano el heredero, Haakon, con Mete-Marit cuya vida anterior sorprendió al pueblo noruego. Después de que el Gobierno y su padre autorizaran esta boda, Marta Luisa vio muy cerca la posibilidad de casarse con Ari Behn. Sin embargo, unas declaraciones de éste sobre el 11-S, entonces muy reciente, retrasaron el compromiso.

Finalmente, se casaron en 2002 aunque Marta Luisa perdería el tratamiento de Alteza Real para ser simplemente alteza y no podría cambiar su apellido por el de su marido. Ese mismo año el Gobierno obligó a la princesa a pagar impuestos por sus actividades.

Juntos, el matrimonio protagonizó todo tipo de acciones comerciales como realizar documentales o reportajes para la prensa. Además, llegaron a realizar trabajos individuales. Ella montó un controvertida Escuela de Ángeles, un centro dedicado a las enseñanzas espirituales que fue muy criticado. Él realizó en Barcelona un reportaje sobre la prostitución de transexuales y compartió noche con la mismísima Carmen de Mairena.

Ari Behn (izquierda) en su polémico reportaje sobre la prostitución de mujeres transexuales. 

Hace justo tres años, el 3 de agosto de 2016, la casa real noruega anunciaba el divorcio del matrimonio después de 14 años de vida en común y tres hijas. Se hizo efectivo en 2017.

Ahora, Marta Luisa, se ha superado a sí misma, y ha causado sensación. Olfateadora de por dónde van los tiros del marketing ha visto en el coching emocional, signifique lo que signifique esa unión de dos palabras, todo un filón. Y es que ver a princesa con un chamán, máxime si este tiene su atractivo, tiene mucho morbo y eso vende. Si algo queda claro es que, si algún día los noruegos deciden prescindir de la monarquía, Marta Luisa sabría buscarse la vida en el show bussisnes.

COMPARTIR: