29 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Entre otras cosas, la mujer del Príncipe Harry asegura que su suegro, Carlos de Inglaterra, la apodaba Tungsteno y que se siente más cómoda en América

Meghan Markle ataca de nuevo: Una biografía autorizada indigna a la Casa Real y los medios británicos

Meghan Markle y, al fondo, el Príncipe Harry.
Meghan Markle y, al fondo, el Príncipe Harry.
Meghan Markle, ocho meses después de abandonar junto a su marido el Príncipe Harry la Casa Real británica, vuelve a indignar tanto a la corona inglesa como al pueblo que en su día saludó como un novedad la irrupción de la actriz americana en la familia Windsor. El libro 'Encontrando la libertad: Harry y Meghan y la formación de una familia real moderna', una biografía autorizada, es la fuente de la nueva polémica.

Meghan Markle ha vuelvo a generar controversia debido a la publicación de una biografía autorizada. En Encontrando la libertad: Harry y Meghan y la formación de una familia real moderna los periodistas Omid Scobie y Carolynd Durand dan la versión de los Sussex sobre su abrupta salida de la Casa Real a principios de año y su vida en la Casa Real.

En el libro que ha molestado en Buckingham y ha indignado a la prensa inglesa, en sus sus páginas se relata cómo empezó su relación entre Harry y Meghan. Según ellos, sus primeras citas tuvieron lugar en el Soho londinense. Según los amigos más cercanos, ambos quedaron deslumbrados.

Entre las curiosidades que se han hecho públicas en el libro destaca el mote que el suegro de Meghan, el Príncipe Carlos de Inglaterra, le endosó. Se trata de Tungsteno, el nombre en inglés del wolframio, un metal muy escaso y resistente. Y así la define el hijo de la reina Isabel, como una mujer fuerte como el metal.

“El príncipe Carlos admira a Meghan por su fortaleza y el apoyo, como la columna vertebral, que le da a Harry, que necesita una figura de tungsteno en su vida, ya que puede ser un poco blando. Se ha convertido en un término cariñoso”, aseguran.

El libro de la polémica. 

Lo que más ha indignado al Reino Unido es la declaración de que ella se encuentra más feliz en América que en el país de su marido. Sin embargo, ella ha intentado aclarar que se refería a la presión de los tabloides.

El ‘Megxit’

La actriz americana entró en el 2020 con la decisión de abandonar las obligaciones reales y, de facto, en la lista de otras mujeres que provocaron terremotos en el epicentro de la monarquía británica. Wallis Simpson, que provocó la abdicación de Eduardo VII, y Lady Di, la madre de su marido, fueron las precedentes.

Ya su boda en 2018 causó impacto. No tanto por la profesión, ya que no es la primera actriz en convertirse en princesa, o por no pertenecer a la realeza, como por su carácter. La actriz aseguró que quería mantener su profesión y estar preocupada por la causa feminista.

Desde el principio su actitud despertó críticas entre los británicos, sobre todo en contraposición con su cuñada Kate. La decisión de no incorporarse después de dar a luz a la agenda oficial y el elevado dinero que dispensó durante 2019 indignaron a muchos y algún grupo político pidió explicaciones desde la Cámara de los Comunes.

Poco se sabe del contenido de la conversación que Isabel II mantuvo con su hijo Carlos y sus nietos tras anunciar que abandonaban la Casa Real. Daily Mirror aseguró que la soberana inglesa dio a elegir al Duque de Sussex entre todo y nada. Es decir, asumir todas las obligaciones del cargo o renunciar a todo.

Estatuas de cera de Harry y Meghan. 

El Megxit, contracción de las palabras Meghan y Brexit, generó la repulsa de la sociedad inglesa y una ruptura entre la nueva generación de miembros de la Casa Real. William que siempre había apoyado a su hermano ha hecho valer su papel de segundo en la línea de solución a la corona del Reino Unido. “Toda la vida he puesto mi brazo alrededor de mi hermano y ahora no puedo hacerlo más. Somos entidades separadas”, ha expresado el Príncipe William.

Daily Mail recogía por su parte recoge una reflexión que el Duque de Cambridge habría realizado a su entorno más íntimo: “Harry está bajo una intensa presión para elegir. Es triste. El ama a la reina. El ama este país. Él ama todas sus cosas militares y creo que realmente le romperá el corazón irse. No creo que eso sea lo que realmente quiere. Creo que quieren una casa a mitad de camino”.

Según los rotativos ingleses, William y Kate culpan a la actriz americana de obligar a Harry a tomar una decisión en contra de su voluntad. Aunque está preocupado por su hermano, también se dice que William lo está por la mayor carga de trabajo que la renuncia de Harry traerá para otros miembros de la familia, incluidos el mismo y su esposa.

En la futura corte de Carlos de Inglaterra, los Sussex habrían tenido un papel importante. En privado, William y Harry siempre sintieron que la percepción pública de ellos como los 'niños' de Diana marcados ​​para el resto de sus vidas por la tragedia. Eran un binomio. Un pack. Siempre se han apoyado mutuamente, pero siempre han tenido diferentes formas de manejar las cosas, y diferentes caminos.

Boda de Harry y Meghan. 

Según publicó un tabloide, la aparente armonía despareció cuando Harry abandonó el ejército en 2015 y se sintió sin hueco en la Casa Real. Según esta información fue Kate quien reunió a los hermanos, especialmente cuando colaboraron en una campaña de salud mental, Heads Together. Pero otros dicen que fue solo un yeso en una herida supurante que fue reabierta cuando Meghan entró en escena y Harry tenía que defender a su propia familia. Una separación que ahora se acrecienta con la publicación de este libro.

COMPARTIR: