19 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Casados desde 2017, el líder de Vox y su mujer comparten ideario político aunque ella intenta no hacerlo demasiado visible en sus redes sociales

Lidia Bedman, la esposa 'influencer' de Santiago Abascal: cuando la ultraderecha se convierte en 'trendy'

Lidia Bedman.
Lidia Bedman. / Instagram
El 28 de abril los españoles tienen cita en las urnas. Más allá de los candidatos, la intrahistoria del poder está en sus mujeres. Aunque en España no hay una Primera Dama como tal, son ellas las que conviven con el futuro presidente. Sin cargo oficial, su poder es más secreto pero nunca limitado: el de la influencia íntima. Cinco son las posibles ocupantes de La Moncloa. Todas ellas, profesionales y con perfiles variados,son el lado femenino de unas elecciones sin candidatas.

La novedad del panorama político español la compone, sin duda, el partido de ultraderecha Vox, que tras irrumpir con doce diputados en el Parlamento andaluz tiene su objetivo puesto ahora en la Moncloa. Saben que es difícil llegar a la presidencia del Gobierno pero intentarán ser una formación necesaria para formar Gobierno.

Lidia Bedman tiene 33 años, es alicantina y es toda una estrella de las redes sociales. Bedman está entre las influencers más populares de nuestro país. En You Tube tiene 2.600 seguidores y en Instagram llega a los 120.000. En sus videos y post no duda, como otras influencers, en exponer gran parte de su vida privada: viajes, dietas, tiempo con sus hijos, gastronomía...

Lidia Bedman y Santiago Abascal del día de su boda.

Bedman se licenció en Publicidad y Relaciones Públicas en la universidad San Pablo CEU de Madrid. Completó su educación con un máster en Dirección Comercial y Marketing y un postgrado de Comunicación de Moda y Belleza de las revistas Yo Dona Telva.

La moda es, además de su vocación, una de las bases de su éxito. Sus consejos de estilismo, tanto para adultos como para niños, son seguidos por miles de personas que hacen que muchas marcas de moda recurran a ella como imagen. Además, también da la imagen de una familia feliz y bien avenida en sus distintas publicaciones.

Pero, ¿cómo se conocieron Lidia y Santiago Abascal? Todo se remonta a las elecciones autonómicas de 2015 cuando la joven acudió en las listas de Vox a la Asamblea de Madrid. Empezaron una relación que un principio mantuvieron en secreto hasta que decidieron darle naturalidad al asunto. Esta coincidencia ideológica puede sorprender a algunos debido a que Lidia procura no hablar de política en sus redes sociales. Los grandes temas que son las líneas maestras del programa de Vox apenas aparecen en los comentarios públicos de Bedman. Aunque hemos visto crecer a los niños a través de las redes, Lidia se muestra más cuidadosa con su marido. Antes de iniciarse la campaña electoral mostraba a su pareja en fotos en las que no se le identifica, de espaldas, tapado el rostro convenientemente con un sombrero mientras se besan... Para muchos esto respondía a una estrategia, ya que las marcas del mundo de la moda prefieren a personajes que no se decanten políticamente. Ahora, esta distancia no sirve de nada ya que Abascal se ha convertido en la sorpresa política del momento y tiene como objetivo la Moncloa y sabe que Lidia puede ser útil y suavizar una imagen dura y polarizada.

Podría estar señalando el símbolo de la camiseta o bien, su torso marcado y los pezones erectos. / Instagram

Santiago y Lidia se retroalimentan. Es fácil imaginar que el éxito en las redes sociales del nuevo líder de la derecha tiene en los consejos de su mujer para captar seguidores el punto clave. Abascal es uno de los políticos que mejor sabe cuidar sus redes sociales. Imágenes cuidadas en cuanto a lo que quieren transmitir y la obsesión por tener un buen físico, y de mostrarlo más allá de lo habitual en un político, destacan en las redes del líder de Vox.  De hecho, ha acabado cayendo en los tópicos del homoerotismo teniendo todas las papeletas para ser un (involuntario) icono gay como destacamos en elcierredigital.com. Idea que luego todo el mundo hizo suya.

Lidia y Santiago se casaron en 2017 y el evento fue prácticamente retransmitido por la influencer a través de sus redes sociales. Ambos son padres de Jimena de cuatro años y Santi de dos años de edad. Para él es su segundo matrimonio. En 2002 se casó por lo civil a pesar de declararse católico convencido, y de esta primera unión nacieron dos hijos. La relación acabó con un complicado divorcio en 2010. A pesar defender los ideales cristianos, Abascal no considera que su divorcio sea una contradicción. Al ser interrogado sobre el asunto por el periódico El Mundo lanzaba balones fuera: “Esos conflictos se los plantean los progres y la Izquierda, no nosotros. Todo el mundo desea que su proyecto familiar no se trunque, pero a veces no se tiene suerte. Sigo siendo defensor de la familia, y si alguien me critica por eso, me importa un bledo”.

Lidia luciendo embarazo en las redes / Instagram

Sin complejos de ningún tipo, a pesar de lo contradictorio de sus actos, Abascal se dirige a la carrera presidencial y tiene entre sus objetivos acabar con el matrimonio gay y el aborto. Lo de casarse y descasarse no influye para que juzgue la vida de otros con toda la severidad del mundo. Al fin y al cabo, eso son pecados veniales y no mortales como los otros. Y si se cometen con una influencer mejor que mejor. No en vano, Lidia Bedman puede conseguir que la ultraderecha sea tendencia.

COMPARTIR: