07 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

La polémica sobre su verdadera paternidad, sus fiestas, sus imágenes desnudo y su relación con las mujeres han marcado la vida del marido de Meghan

La biografía llena de escándalos del príncipe Harry, que abandona la Casa Real Británica junto a Meghan Markle

Príncipe Harry.
Príncipe Harry.
Harry y Meghan Markle dejarán de ser Altezas Reales Británicas y abandonan definitivamente la Casa Real, según ha informado el Palacio de Buckigham. La canadiense ya ha comenzado a hacer caja y se especula con un contrato publicitario con Beneton. Por otro lado, la prensa inglesa especula sobre si Harry se ha visto forzado a tomar la decisión harto de no tener un papel definido en la Casa Real Británica. Sin embargo, este no es el primer escándalo que protagoniza el hijo menor de Diana de Gales.

Henry Charles Albert David Windsor, Enrique de Gales o simplemente Harry, ya no será  nunca más Alteza Real Británica, tal y como ha informado este sábado el Palacio de Buckingham. Ya no recibirá financiamiento público y devolverá lo recibido para el mantenimiento de su mansión, tras un acuerdo alcanzado con la Reina Isabel II y que entrará en vigor en la primavera de este año 2020.

Pero la vida de Harry es un ir y venir. El joven vino al mundo un 15 de septiembre de 1984. Es el hijo pequeño del matrimonio formado por Carlos de Gales, eterno heredero al trono británico, y la recordada Diana Spencer. Desde su infancia, Harry y su hermano mayor William, han sido parte fundamental de los objetivos preferidos por la prensa mundial. Incluso, su nacimiento ya se vio rodeado de polémica. El parecido físico del príncipe británico con James Hewitt, ex amante de su madre, ha hecho que siempre se especulara sobre su verdadera procedencia paterna.

Hewitt y la princesa Diana fueron amantes durante cinco años, desde 1986 a 1991. En 1999 el ex militar publicó un libro, Amor y guerra, sobre su historia de amor con Lady Di. En él incluía las cartas que ésta le envió y negaba ser el padre de Harry. ya convertido en un personaje del show bisness, Hewitt participó en muchos programas e intentó negocios hosteleros en la Costa del Sol. Cuando sus inversiones fracasaron volvió a reescribir su historia con Diana. En esta ocasión afirmando haber iniciado su historia un año y medio antes de nacer Harry y que no tenía claro si era el padre o no de hasta ahora miembro de la Casa Real Británica .

Meghan Markle y el Príncipe Harry. 

Sin embargo, el amante de Diana de Gales ya no tenía mucho crédito en los medios. Entre otras cosas intentó comerciar unas nuevas cartas muy poco veraces, también vendió un desnudo como que si fuera un robado e, incluso, tuvo en España un conato de montaje sentimental con la vidente Aramís Fuster.

Perdido su atractivo físico y arruinado, actualmente vive a las afueras de Londres. Pero la leyenda de su paternidad del príncipe Harry sigue viva para algunos. Precisamente, en los escenarios londinenses se estrenó una obra de teatro sobre el tema, Verdad, mentira y Diana, en 2015.

Marcado por la muerte de su madre

La trágica muerte de su madre en un accidente de tráfico, el 31 de agosto de 1997 cuando él tenía 13 años, marcaría la adolescencia de Harry. A partir de ese momento, los tabloides británicos le colocaron el adjetivo de rebelde y llenaron sus portadas con las correrías del joven.

Las fotos del príncipe supuestamente borracho en una fiesta de instituto, como también mordiendo el pezón de un amigo en otra celebración o agarrando los pechos de una chica, como fumando un porro le convirtieron en el blanco de todas las críticas.

El polémico disfraz de nazi de Harry. 

En 2003 se tomó un año sabático al acabar el instituto y decidió realizar una serie de viajes solidarios por Australia y Lesoto, donde trabajo cuidando niños en una ONG. En mayo de 2005 el príncipe se enroló en la Real Academia Militar de Sandhurst y tres años después fue ascendido a teniente. Se habló mucho sobre su participación en la Guerra de Irak, pero el gobierno prohibió al príncipe hacerlo porque consideraban que era un objetivo demasiado interesante para Al-Quaeda. Sin embargo, sí luchó en la guerra de Afganistán en 2007. Se convertía así en el primer miembro de la realeza británica en participar en una guerra desde que lo hiciera su tío Andrés en la Guerra de las Malvinas.

El mayor escándalo de su vida ocurrió en 2002 cuando con 17 años fue fotografiado en una fiesta de disfraces vestido con el uniforme del África Korps y con el brazalete de la perceptiva esvástica. Esto generó una gran conmoción en los medios británicos, donde todo lo relacionado con la estética nazi causa gran rechazo. Por otro lado, la imagen resucitaba el pasado más oculto de los Windsor, aquel que vincula a algunos de sus miembros con la Alemania hitleriana. Ante la avalancha de protestas se vio obligado a emitir un comunicado pidiendo perdón.

Las polémicas fotos de Harry desnudo en Las Vegas. 

Unos años después el tabloide News of the World, dio otro disgusto al Príncipe Harry cuando salió a luz un vídeo en el que se refería a un compañero del ejército pakistaní como paki y a otro musulmán como cabeza de trapo. El premier David Cameron llegó a decir que este era un comportamiento “inaceptable”. Sin embargo, algunos compañeros de armas defendieron a Harry asegurando que se había sacado todo de contexto.

En agosto de 2012, la prensa le dio un nuevo disgusto cuando, por la traición de uno de sus amigos, salieron a la luz unas fotos suyas desnudo en Las Vegas jugando al strip-billar. La noticia coincidió con el jubileo de la Reina Isabel II y la prensa británica decidió no publicarla por respeto a la soberana. Pero sí que se publicaron algunas fotos con un supuesto doble repitiendo la pose.

Su vida sentimental

Su primera pareja conocida fue Cheisy Davis, hija de un empresario sudafricano que no era muy del gusto de la soberana inglesa. En 2012 inició una relación con Cressida Bonas. Durante dos años los medios especularon con el anuncio de un compromiso, pero finalmente lo que se anunció, en abril de 2014, fue la ruptura.

Los rumores siempre han afectado a su vida personal. Tras la boda de su hermano, en 2011, muchos tabloides afirmaron que había empezado una relación con Pippa Midlelton, la hermana de su cuñada. Según se publicó, la propia Kate habría hecho de celestina.

También en el año 2017, durante un encuentro entre los Windsor y los Trump, la prensa norteamericana comentó con evidente ironía que la Primera Dama americana no quitaba la vista del príncipe Harry.

El príncipe Harry con Cressida Bonas.

Fue en la primavera de 2016 cuando conoce a Meghan Markle. Desde entonces mantuvieron una relación a distancia, aunque puntualmente él viajaba a Toronto (Canadá) donde la joven vívía o de ella a Londres. Cuando la presión de los medios se hizo insoportable el Palacio de Buckingham anunció que eran pareja. Lo hizo ya en noviembre de ese mismo año.

Meghan Markle nació en Los Ángeles tres años antes que el príncipe Harry. Hija de un director de fotografía de color negro y de una profesora de yoga blanca, Markle se inició como actriz en 2002. Desde entonces ha participado en varias películas, aunque de escaso relieve. Mucho más llamativa ha sido su carrera televisiva con intervenciones en series como CSI NY, Castle y Fringe. Su último trabajo importante fue en la serie de Netflix Suits. Pero pronto, tras conocerse su relación con Harry, anunció el abandonó de su carrera interpretativa.

Para Markle este era su segundo matrimonio. Se había casado en 2011 con el productor Trevor Engelson, divorciándose dos años después. Markle es también conocida en Hollywood por ser una feminista militante. Ya con 11 años escribió una carta a Hillary Clinton para protestar por un anuncio de detergente sexista y creó el sitio web The Tig para luchar contra las desigualdades.

En él escribió la siguiente reflexión: “nunca he querido ser una dama que asiste a almuerzos, siempre he querido ser una mujer que trabaja”. Ahora, ha querido llevar a la práctica este pensamiento, aunque esto suponga mostrar sus propias incoherencia y hacer tambalearse a la corona británica. Desde esta primavera ya no serán Altezas Reales Británicas.

COMPARTIR: