19 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La extenista quería evitar los tribunales catalanes donde prima la separación de bienes y se arriesga a asumir sola la deuda del Banco de Luxemburgo

Nuevo revés judicial para Arantxa Sánchez Vicario: su divorcio se tramitará en Cataluña y no en Miami como pretendía

Nuevo revés judicial para Arantxa Sánchez Vicario
Nuevo revés judicial para Arantxa Sánchez Vicario
En marzo pasado el juicio por divorcio de Arantxa Sánchez Vicario y su todavía marido Josep Santacana, se suspendía en Miami (Florida, EEUU) debido a enfermedad de la jueza encargada del proceso. Tras varios meses de silencio administrativo, la magistrada del tribunal de Miami donde la extenista pidió el divorcio se ha pronunciado este viernes, declarándose incompetente para dictaminar sobre dicho caso.

Este nuevo revés judicial para Arantxa Sánchez Vicario es uno de los peores que ha podido recibir en los últimos años. Los abogados estadounidenses de la extenista recurrirán la decisión de la magistrada, ya que la española quería que su divorcio se tramitara en Miami. Pero todo apunta a que el proceso se resolverá finalmente en Cataluña, opción preferida por Josep Santacana.

Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana, enfrentados ahora en los tribunales

La extenista prefería los tribunales estadounidenses porque sus  leyes, más estrictas en este sentido que las españolas,  obligarían a rastrear todo el patrimonio y la fortuna de la tenista, unos 35 millones de euros aproximadamente. Sánchez Vicario siempre ha denunciado que tras su boda con el empresario catalán, quien pasó a ser administrador de los bienes de su esposa, su  fortuna  desapareció hasta quedarse casi en la ruina. Él, Santacana, lo niega.

Además,  Sánchez Vicario quería mantener su proceso por divorcio en Miami porque en Cataluña, donde se casó con Santacana en régimen de separación de bienes, prevalecen y se respetan las capitulaciones matrimoniales. En ese caso, la campeona de Roland Garros se arriesga a correr ella sola con una abultada deuda de 7,9 millones de euro que reclama a la tenista el Banco de Luxemburgo, quien había ampliado su denuncia contra Santacana como posible colaborador en un presunto alzamiento de bienes. Hace años, esta entidad financiera emitió un crédito millonario a Arantxa para que pudiera pagar la deuda de cinco millones de euros que la deportista de élite mantenía con Hacienda por una infracción fiscal.

Arantxa Sánchez Vicario en un partido de tenis. En su brazo, el tatuaje  por amor a Santacana y que ha querido eliminar después. 

Por si fuera poco para la extenista, en España las problemas aumentan. Su demanda  contra la sentencia de divorcio del Juzgado de 1ª Instancia nº 2 de Esplugas de Llobregat, que daba por finalizado su matrimonio, ha vuelto a reactivarse. Un cálculo erróneo en los días de plazo que tenía la defensa de Arantxa para recurrir el divorcio había facilitado la ratificación del divorcio por parte de la jueza.

Pero finalmente la magistrada tendrá que retractarse lo que significa que Arantxa y Santacana siguen casados hasta que la Audiencia Provincial, instancia a la que ha recurrido la extenista, dicte su última palabra, lo que se calcula podría ocurrir en un año y medio aproximadamente.

Duro mazazo para Arantxa, envuelta desde hace años en numerosas polémicas familiares. La extenista, según comenta su entorno, está agotada por el enorme gasto en abogados tanto en EEUU como en España y por los malos resultados que obtiene en los tribunales.

COMPARTIR: