13 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Hijo de la cineasta Pilar Miró su tutor legal fue el expresidente socialista Felipe González y su mayor rival es Pepu Hernández, favorito de Sánchez

Gonzalo Miró candidato al Consejo Superior de Deportes: Un 'pata negra' del PSOE conocido por sus sonados romances

Suena el nombre de Gonzalo Miró para presidir el Consejo Superior de Deportes
Suena el nombre de Gonzalo Miró para presidir el Consejo Superior de Deportes
El Consejo Superior de Deportes, está en pleno proceso de renovación tras la entrada del reciente Gobierno de coalición entre PSOE y Podemos. El presidente Sánchez tiene como favorito para ponerse al frente del organismo que regula el deporte en España a Pepu Hernández, exseleccionador de baloncesto. Gonzalo Miró es íntimo amigo de Felipe González, representante del PSOE clásico. Miró, hijo de la recordada cineasta Pilar Miró, también es conocido por sus romances en la prensa rosa.

Actualmente el Consejo Superior de Deportes lo preside María José Rienda, pero tras la nueva entrada del Gobierno formado por la coalición entre PSOE y Podemos este organismo se renovaría. Para el presidente de Gobierno, Pedro Sánchez, el hombre favorito para regir el CSD es el exentrenador de baloncesto y actual concejalista en Madrid, Pepu Hernández.

Ante la demora de las negociaciones han comenzado a surgir rumores sobre otros candidatos. Si la propuesta de Mariano Rajoy para la presidencia de La Liga había suscitado mucha atención durante la semana, el viernes el medio deportivo Iusport aseguraba que Gonzalo Miró estaría entre los candidatos a presidir el CSD.

Gonzalo_Miro_2

Gonzalo Miró (izquierda) en Tiempo de Juego

La posible contra que tiene ante sí Miró de que pertenece al PSOE conocido como “clásico”, ya que el expresidente del Gobierno, Felipe González, era íntimo amigo de su madre Pilar Miró y ejerció como tutor legal de Gonzalo.

Relacionado con el periodismo deportivo

Hasta el momento es presente en Cadena COPE donde está como tertuliano deportivo en programas como Tiempo de Juego, sobre todo en partidos del Atlético de Madrid, del equipo que es aficionado y para el que trabajó como presentador en diversos actos del club rojiblanco.

En septiembre de 2019, el comunicador empezó a colaborar en el diario Mundo Deportivo donde desgrana “los secretos del Atlético de Madrid, del fútbol español y de todo lo que le motiva en el mundo del deporte”, tal y como explica el diario, que tildaba entonces al madrileño de “agudo, directo, entusiasta y auténtico”.

Gonzalo_Miro_3

Gonzalo Miró es un gran aficionado del Atlético de Madrid

A parte de en Tiempo de Juego y en Mundo Deportivo ha tenido apariciones en los programas T4 de Radio Marca, Liarla Pardo de LaSexta, El Golazo de GOL, A partir de hoy en La 1 y en Estudio Estadio de Teledeporte. Además, en 2010 se formó como director deportivo y está formado en Ciencias Políticas y Comunicación Audiovisual.

Un habitual de la prensa rosa 

Gonzalo Miró es popular desde su nacimiento el 13 de febrero de 1981. Su madre, Pilar Miró, era la cineasta más popular de España y prácticamente, la única que existía. Combativa, militante de izquierdas y pionera, Pilar Miró se ganó el odio de los sectores conservadores sobre todo tras rodar la polémica El crimen de Cuenca (1979) que le valió un proceso militar y el honor de ser la última película española en ser secuestrada judicialmente. El filme se estrenó dos años después y fue todo un éxito de taquilla. Justo después de dar a luz su hijo, también estrenó Gary Gooper que estás en los cielos, un filme de marcado carácter autobiográfico donde Miró mostraba sus miedos

Íntima amiga y asesora de imagen de Felipe González, la Miró decidió ser madre soltera con más de cuarenta años y aquejada de un grave problema del corazón. Para la España de la incipiente democracia ser madre sola suponía un auténtico anatema. Una vez más la cineasta hizo caso omiso de los comentarios, aunque la noticia la convirtió en objetivo de la prensa del corazón.

Con su madre Pilar Miró. 

Pilar y Gonzalo constituyeron un binomio perfecto. Sólo se tenían a ellos mimos. La directora de cine consciente de su enfermedad y alejada de su familia desde su juventud implicó a sus amigos íntimos en la crianza de Gonzalo. Ana Belén, Concha Velasco o Massiel siempre consideraron al hijo de Miró como uno de “sus niños”. Fue Felipe González, quien se encargó de convertirse en tutor del adolescente cuando su madre falleció en octubre de 1997.

Fue Gonzalo quien se encontró a su madre sin vida tras sufrir un ataque. Aunque intentó reanimarla, no pudo hacer nada. La imagen del joven se comenzó a hacer habitual recogiendo los premios que la directora obtuvo de forma póstuma. Con los años Gonzalo quiso seguir los pasos de su madre y convertirse en cineasta para lo que estudió en Nueva York.

Su verdadero salto a la popularidad lo dio cuando a principios de los años dos mil empezó a salir con la actriz Natalia Verbeke. La relación se rompió de forma poco amistosa y Gonzalo se convirtió en un personaje de la prensa del corazón cuando en 2005 inició un romance con Eugenia Martínez de Irujo. Su historia de amor no estuvo exenta de polémica ya que según algunos medios la madre de la aristócrata, la fallecida Cayetana de Alba, no aceptaba que su hija rehiciese su vida lejos de su exmarido Francisco Rivera Ordóñez, el que fuera durante años su yerno favorito.

Con Eugenia Martínez de Irujo. 

En 2009 rompieron su relación y Gonzalo acabó en brazos de otra famosa. Amaia Montero, ex vocalista de La Oreja de Vang Gogh. Un romance el suyo, lleno de idas y venidas, que trajo de cabeza a los fotógrafos ya que nunca se sabía cuándo habían roto y cuando seguían juntos.

Dos años después, rompieron definitivamente y al hijo de Pilar Miró se le relacionó con Ana Isabel Medinabeitia, una economista en su día unida sentimentalmente a Iker Casillas. En 2014 inició un romance con Malú. Ni confirmaron su noviazgo ni su ruptura, pero es sabido que lo suyo duró hasta 2017. Los diferentes caracteres de ambos, dieron al traste con su historia y, según recogió la prensa del corazón, sus peleas fueron constantes. Ahora, a Gonzalo Miró no se le relaciona con nadie y comparte su pasión por el deporte con su trabajo como comentarista en otros programas como Liarla Pardo en La Sexta junto a Cristina Pardo.

COMPARTIR: