08 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Es consejero de Phone House y negocia quedarse con esta emblématica embarcación que tantos años estuvo al servicio del Rey Juan Carlos en Mallorca

El granadino José de la Puerta comprará el yate ‘Fortuna’ a Balearia por menos de los cuatro millones iniciales

El empresario granadino afincado en Madrid, José de la Puerta, negocia ya con Balearia, la empresa familiar del emperario Abel Matutes, ex ministro mallorquín del PP, convertirse en el nuevo patrón del yate que sirvió para recreo marítimo de la Familia Real española durante muchos veranos en Mallorca. La negociación está muy avanzada y ultima ya el papeleo para hacerse con esta emblemática embarcación. Según algunas informaciones, la empresa Balearia podría venderlo por 2,2 millones de euros.

El famoso yate ‘Fortuna’, perseguido por curiosos y paparazzis durnte muchos veranos en Mallorca y sus aguas de las Islas Baleares, tendrá nuevo dueño en breve.  En 2014 la empresa Balearia, propiedad de la familia del ex político del PP Abel Matutes, lo compró y lo puso en venta devaluando su precio al no aparecer compradores interesados en esta conocida embarcación que sirvió de lugar de esparcimiento y recreo para los miembros de la Familia Real, sobre tood, para su jefe, Juan Carlos de Borbón.

Ahora, la naviera negocia la compra con José de la Puerta, un empresario economista de 48 años de edad. Este boyante inversor es consejero de la sociedad Phone House y trabaja para IPL Corporación S.A , una gran multinacional que opera en el ámbito de las telecomunicaciones.  

El yate 'Fortuna' ha paseado por las aguas mediterráneas a la Familia Real durante muchos años. 

El yate fue un regalo de una veintena de empresarios de Mallorca que cedieron el barco a Patrimonio Nacional para afianzar las visitas del rey emérito Juan Carlos a la isla. En 2013 el monarca quiso desprenderse de la embarcación y renunció a su uso y disfrute.

Fue entonces, cuando Patrimonio Nacional devolvió de nuevo el ‘Fortuna’ a los empresarios baleares , quienes de inmediato lo pusieron a la venta a la mitad de precio de lo que costó construirlo en los astilleros Izar de San Fernando, cuyo precio por entonces cifró en unos 20 millones de euros en su coste total.

La empresa naviera Balearia, propiedad del exministro Abel Matutes, adquirió el yate por tan sólo 2,2 millones de euros. Rebautizaron el barco como ‘Foners’ y lo pusieron a la venta a través de la agencia Royal Yacht Brokers hace un año por 3, 9 millones de euros.

Según algunas informaciones, la empresa Balearia podría  venderlo por 2,2 millones de euros a José de la Puerta. Mucho menos de su precio de salida, casi el doble.

El empresario granadino estudió Economía entre la UGR, Madrid y Nueva Jersey, antes de dar el salto a las finanzas. Un gran apasionado del mundo náutico es desde hace catorce años propietario de varias embarcaciones atracadas en Marina del Este, en la costa granadina. Según algunas informaciones, "su pasión por surcar los mares le viene de familia. Le unen lazos de parentesco con los propietarios del puerto deportivo ubicado en la Punta de la Mona (La Herradura, Granada)".

El yate fue comprado por Balearia que ahora lo venderá al empresario granadino. 

Debido a su dimensión, 42 metros de eslora, el yate que durante muchos años usó la Casa Real española para su disfrute en Mallorca sería ahora amarrado en Puerto Banús, en Marbella, o bien en Puerto Portals, en Palma de Mallorca.

Solo a falta de detalles burocráticos

El yate 'Fortuna' tiene capacidad para ocho personas en cuatro camarotes, una suite principal y tres cabinas dobles. Sus tres motores Rolls-Royce le permiten alcanzar los 65 nudos, unos 125 kilómetros por hora. Rellenar el depósito cuesta 25.000 euros. Un lujo al alcance de muy pocos.

La empresa Balearia y el economista De la Puerta estarían ya muy cerca de cerrar el trato definitivo. Al parecer, solo faltarían pequeños trámites burocráticos. Y seguramente, el precio final será inferior al de salida,casi la mitad. 

De la Puerta habría ya previsto modificar el casco y el interior del yate a su gusto y al de sus dos hijos, con quien compartirá el barco de recreo. "También le cambiará el nombre", afirman fuentes de su entorno. Será un nuevo 'Fortuna'.

COMPARTIR: