17 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

María Edite, su madre: "Estoy preparando un libro continuación del que saqué en su día (Un hijo con Julio Iglesias)" 

El New York Times recoge en tres páginas la vida de Julio Iglesias y la repercusión de su nuevo hijo Javier Santos

Javier Santos y su madre Maria Edite
Javier Santos y su madre Maria Edite
El prestigioso periódico americano The New York Times ha dedicado varias páginas de su número de este jueves a la decisión del juez José Miguel Bort sobre la paternidad del cantante Julio Iglesias. El tabloide newyorkino relata con profusión lo que supone la llegada de un nuevo hijo para el más internacional de los cantantes españoles. Javier Santos se ha convertido en su noveno hijo, el cuarto en el organigrama, y por tanto uno más a sumar a la posible herencia de más de mil millones de euros.

El New York Times ha llevado a las páginas de su edición de este jueves la noticia que ha revolucionado el mundo artístico internacional: Julio Iglesias ha sido padre a los 75 años de edad. La decisión del Juzgado Número 13 de Valencia de declarar la paternidad del cantante en relación a Javier Santos ha sido recogida, no solamente por el diario newyorkino, sino por toda la prensa mundial. 

La vida de 'papá' Iglesias y su futuro patrimonial con la llegada de este joven valenciano a su organigrama familiar también ha sido publicado por el New York Times. Como ya ha adelantado elcierredigital.com, la fortuna del más internacional de los cantantes españoles supera los mil millones de euros entre propiedades, acciones y sociedades, casi todas ellas ubicadas actualmente en el paraíso fiscal de las Islas Bahamas, donde ha trasladado su cuartel general. En España, todo su patrimonio está puesto a nombre de su actual mujer, la exmodelo holandesa Miranda Rijnsburger, quien por ejemplo es la propietaria de la famosa mansión en la Costa del Sol de 'Las Cinco Lunas'.

new-york-times-julio-iglesias

Una de las páginas publicadas por el New York Times sobre la paternidad de Julio Iglesias

Por su parte, María Edite Santos, la madre del ya hijo de Julio Iglesias, la ex bailarina portuguesa que lleva años luchando en los tribunales y los medios para que se certifique su verdad está feliz y satisfecha con esta última decisión judicial.

La portuguesa conoció al cantante el verano de 1975 en Sant Feliu de Guixols (Gerona) y su vida cambió radicalmente. Tras una semana de pasión en la Costa Brava, ya no volvió a ver más a Iglesias. Nueve meses más tarde nacería Javier Sánchez Santos, cuyo primer apellido es el de su padrastro.

Ahora, tanto María Edite como Javier van a solicitar, una vez que la condena sea firme (cabe recurso, primero ante la Audiencia Provincial de Valencia y posteriormente ante el Tribunal Supremo), que se cambien los apellidos y que pase a llamarse Javier Iglesias Santos.

Una lucha de más de cuarenta años

María Edite Santos lleva muchos años luchando porque el cantante Julio Iglesias reconozca la paternidad de su hijo Javier. Ahora, después de más de cuarenta años, la mujer portuguesa ha visto ya parte del final de su lucha sobre la paternidad de su hijo. Hace unos días, elcierredigital.com la entrevistaba:

¿Cómo te sientes?

Estoy contenta y satisfecha, después de tanta corrupción en la Justicia. Llevo tantos años luchando que me parece casi increíble que el final esté cerca.

Para ti, además, supone completar una lucha personal.

Sí. Me he sentido sola muchas veces. Durante años he tenido muy pocos apoyos. Ni siquiera la Prensa. Julio Iglesias era el poderoso y se ponían de su lado. Recuerdo mi paso por La máquina de la verdad de Julián Lago. Allí me dejaron de mentirosa cuando tenía la verdad de mi lado. Eso siempre lo he tenido claro. Julio tenía el poder, pero no la verdad.

¿Cómo han sido estos más de cuarenta años de lucha?

Cuando me quedé embarazada de Julio trunqué mi vida. Tenía 20 años y estaba empezando a destacar como bailarina y tuvo que sacar adelante a mi hijo yo sola. Piensa que todavía no había terminado el franquismo y que éste era un país muy machista y, por si faltaba poco, además, era extranjera.

¿Cómo era el Julio Iglesias que tu conociste?

Él empezaba a ser conocido aquí en España. Yo venía de Portugal y allí aún no se lo conocía. Yo no sabía ni que estaba casado con Isabel (Preysler) porque, lógicamente, no salían en las revistas portuguesas. Julio en aquella época era muy caballero y muy simpático. Me encantaba conversar con él. Yo tenía 20 años y en esa edad una siempre piensa que cuando empiezas algo es para tener una relación o algo puntual.

¿Qué le dirías al Julio Iglesias de hoy si pudieras hablar con él cara a cara?

Le diría que se haga las pruebas de una vez. Que ya está bien de alargar esta situación. Aunque pueda parecer increíble no lo guardo rencor a Julio y eso que me ha hecho mucho daño. No hay dinero para pagar tanto sufrimiento.

¿Por qué crees que Julio se ha negado siempre a hacerse las pruebas de ADN?

Sinceramente, creo que no es por dinero. Pienso que es el orgullo el que le impide tomar esa decisión. Además, está claro que no quiere. Hace unos meses sus abogados dijeron que estaba dispuesto a hacerla, pero la evidencia es que no ha parado de intentar dilatar el proceso. Su ego no le deja.

Una coincidencia es que él ha puesto su fortuna a salvo por lo que pueda suceder.

Mira, a mí el dinero me importa muy poco. A Javier tampoco. Yo llevo con esta lucha desde cuando Julio no había llegado dónde está ahora.

Cuando todo llegue a su fin ¿Qué es lo primero que haréis?

Sinceramente no lo sé. Es el final de una lucha que ha durado toda una vida. Ahora gracias al trabajo del bufete de Fernando Osuna se he encauzado todo de forma que por fin se ve el final cerca.

En este caso, al contrario que hace años, te has mantenido en un segundo plano,  ¿Te gustaría presentarse tal y como eres a los medios?

Mira yo salté a los medios después de tener contactos con el entorno de Julio para ponerle solución y no me hizo ni caso. Por eso decidí contar la historia a los medios. Poca gente sabe lo que he pasado y que he sido campeona mundial de culturismo en una época en la que pocas mujeres lo practicaban. La verdad, es que estoy preparando un libro continuación del que saqué en su día (Un hijo con Julio Iglesias) y, bueno, ya se verá la repercusión que tiene todo.

¿Te ves participando en un reality?

No lo sé. Tengo una perrita y me dolería tener que dejarla sola, pero nunca se sabe.

COMPARTIR: