21 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El cantante no acudirá a los juzgados de Valencia y si la sentencia le es desfavorable piensa recurrir ante todas las instancias posibles

Día final para la paternidad de Julio Iglesias: María Edite, la madre de Javier Santos, solicitará declarar

Julio Iglesias
Julio Iglesias
El juicio para dirimir la paternidad de Javier Santos durará la mañana del día 4 de julio a penas una hoy y media. Empezará a las nueve de la mañana y será a puerta cerrada. La única sorpresa es que María Edite Santos, madre de Javier, intentará declarar lo que alargaría algunos minutos la vista. Está previsto que la sentencia se haga pública tres o cuatro días después de la vista.

Julio Iglesias no acudirá tal y como adelantó elcierredigital.com y tampoco se ha prestado a realizarse las pruebas de ADN. Todo esto hace previsible que el Juez José Miguel Bort, tal y como advirtió en momento declare al cantante padre de Javier Santos en virtud de la Ley de Enjuiciamiento Civil en su artículo 767 apartado 4 según el cual “la negativa injustificada del supuesto progenitor para hacerse las pruebas de ADN lo convierte en sentencia afirmativa de paternidad siempre y cuando hay otros indicios”.

Javier Santos. 

El abogado de Javier Santos, Fernando Osuna, tiene claro que la estrategia de la defensa de Julio Iglesias tiene la intención de alargar el proceso todo lo que puedan teniendo en cuenta la edad del cantante español más internacional, 75 años. Sin embargo, el abogado de Santos tiene que claro que, aunque Iglesias recurra a la Audiencia Provincial de Valencia alegando que el asunto ya fue juzgado en su día, tiene las de perder ya que en su momento la demandante fue María Edite Santos, ya que su hijo era menor de edad, y no el propio Javier Santos. También están seguros de que de llagar el asunto al Tribunal Supremo no se admitirá el recurso ya que la tradición del Alto Tribunal es no admitir este tipo de asuntos relacionados con la paternidad.

Peor le iría a Julio Iglesias de recurrir al Tribunal Español de Derechos Humanos donde en sentencias de países como Eslovenia, Croacia, Rumanía o Bélgica respetan la verdad biológica frente a otro tipo de asuntos.

Una fortuna a salvo

Pase lo que pase Julio Iglesias ha protegido su fortuna. El cantante ha forjado un gran patrimonio inmobiliario y realizado múltiples inversiones, que van desde restaurantes, bodegas, aeropuertos, aviones, cosméticos y equipos deportivos hasta una marca de bebidas. Una larga carrera de éxitos, pero también de inversiones económicas a ambos lados del Atlántico que suman más de 850 millones de euros, según la revista 'Forbes'. Hoy se valora en unos 1.000 millones de euros, una cantidad que quiere dejar muy bien atada.

El cantante, que es propietario de una isla entera en las Bahamas, ha decidido que este paraíso fiscal sea la base de sus negocios. Julio Iglesias cumple de sobra los requisitos para ser residente en estas islas caribeñas ya que sus inversiones superan con creces el medio millón de dólares en bienes raíces que exige la Hacienda de Bahamas. Con este movimiento, elige un lugar tranquilo y seguro en el que realizar todas sus transacciones y gestionar sus múltiples negocios.

Maria Edite Santos. 

En España, sus activos se aglutinan en dos empresas –Androsemo SL y Bellevue Costa Sol SA–, que son administradas por su esposa, Miranda Johanna María Rijnsburger. La segunda, con domicilio social en el barrio de Salamanca, en Madrid, fue creada la Nochebuena de 1999 con el objeto social de Construcción de edificios residenciales. Esta empresa no presenta cuentas desde el año 2015, en el que valoró sus activos en 4.623.283 euros. Por su parte, Androsemo SL, constituida en 1992 y domiciliada en Marbella, tiene activos declarados por un valor de 7.822.940 euros y no presenta cuentas desde el año 2012. Precisamente, esta sociedad es la titular de las 56 hectáreas que ocupa la finca marbellí del cantante, Cuatro Lunas.

 A su vez, el artista posee, también, cerca de diez hectáreas de terreno colindante a esta casa malagueña con el fin de preservar su intimidad. Desde 2007, Miranda administra, oficialmente, todo el patrimonio del cantante en España. Un año importante, porque fue cuando Julio Iglesias abandonó su aventura en el sector inmobiliario en la Comunidad Valenciana. Siete años antes, en noviembre de 2000, entraba con fuerza como inversor inmobiliario en España. Junto a tres socios, el constructor Andrés Ballester y los empresarios Fernando Polanco y José Lladró, constituyó la sociedad Urcosa SL, que promovía en Altea (Alicante) la urbanización Villa Gadea, un proyecto con 260 chalés y un hotel de lujo de cinco estrellas.

El capital inicial fue de 500 millones, de los cuales Julio aportó un 20%, 100 millones de euros. Justificó entonces su decisión de invertir, en el que denominó su "primer negocio en Valencia", por la seriedad de sus socios y perspectivas de rentabilidad, en un momento en el que el cantante era embajador de las iniciativas de la Generalitat Valenciana de la mano de Eduardo Zaplana. De hecho, llegó a afirmar: "Prometí al presidente Zaplana que invertiría, y así lo hecho".

COMPARTIR: