27 de febrero de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La artista catalana llevaba retirada varios años tras la muerte de su hermana Carla y su romance con el empresario alemán Mathias Khun

Norma Duval vuelve a televisión como fichaje estrella de TVE: La historia de una poderosa vedette

Norma Duval.
Norma Duval.
'La mañana de la 1', el magacine matinal de Televisión Española ha contratado una nueva colaboradora para su sección de corazón. Se trata de Norma Duval. La vedette, que compartirá sofá con Esther Doña, la viuda del Marqués de Griñón, vuelve así al mundo del espectáculo tras unos años retirada por la muerte de su hermana y de su madre y marcada por al relación de idas y venidas con el empresario alemán Mathias Khun.

Televisión Española sigue incrementando su nómina de estrellas. Ahora La hora de la 1, el matinal de la pública, anuncia su nuevo fichaje para la sección corazón. La vedette Norma Duval se suma a Boris Izaguirre y Esther Doña como fichaje estrella para comentar la actualidad social. Esto supone la vuelta al trabajo de que la fuera una de las reinas del destape.

Purificación Martín Aguilera, verdadero nombre de la vedette, nació en Barcelona en 1956, hija de un militar y una ama de casa. A su padre lo destinaron en Madrid en 1962 y se trasladó con toda la familia a la capital. Puri, como la llamaban sus padres y sus dos hermanos, no era una buena estudiante y pronto dejó el instituto y contra la voluntad paterna comenzó su aprendizaje en una escuela de modelaje. La joven se presentaba a todo título de belleza que podía. Perdió el de Miss Autoescuela frente a una entonces desconocida Mayte Zaldívar. Sí logró lucir la banda de Miss Madrid y representó a la provincia en el certamen nacional de 1973 en Lanzarote. Perdió frente a la bella representante de Málaga: Amparo Muñoz.

Su salto a la popularidad se lo dio Valerio Lazarov a través del programa televisivo Señoras y señores. De ahí pasó a debutar como vedette primero con su amiga Carmen Sevilla y luego, durante cinco años, en la compañía de Fernando Esteso. Es en esa época cuando comienza a llamarse Norma Duval. Aunque su sueño era ser actriz sólo consiguió un par de papeles pequeños en Una chica y un señor y Siete disparos al amanecer cuando aún usaba su nombre real. En los años de la Transición combinaba su trabajo como vedette con posados desnuda en las incipientes revistas eróticas.

En esos años se rumoreaba que la relación con Esteso no era sólo profesional, aunque ambos siempre lo negaron. Cierto o no, la evidencia es que Norma dejó de trabajar con Esteso, con el que llegó a rodar la exitosa Los bingueros, después de que la prensa del corazón publicara unas imágenes de ella con Manolo Otero, cantante de éxito en el momento y exmarido de María José Cantudo.

Tras su ruptura, al menos, profesional con el intérprete de La Ramona la vedette protagonizó titulares de prensa con el célebre Xavier Cugat, el director de orquesta que conquistó el Hollywood clásico. Tan pronto se hablaba de una increíble boda como Norma apareció en los medios diciendo que Cugat estaba chocho y éste la acusaba de querer hacerse publicidad a su costa. Por otro lado, Norma fue la elegida para sustituir a Bárbara Rey en el Paralelo de Barcelona cuando la entrañable totanera se casó con Ángel Cristo. Las palabras en prensa que se intercambiaron ambas vedettes no fueron precisamente cariñosas pero el maquillaje no llegó al río.

Triunfando en París

En Barcelona se fija en ella uno de los responsables del mítico cabaret Follies Bergès y Norma se convirtió en la primera española en ser primera vedette de este lugar desde los tiempos de la Bella Otero. La que fuera Miss Madrid se paseó por el mismo escenario en el que en su día se lucieron Josephine Baker o Mata Hari. Mientras triunfaba en Francia, Norma protagonizó un nuevo escándalo en las revistas del corazón.

Se anunció su boda con el empresario Jorge García Lago. Este sufría una enfermedad degenerativa que afectaba a su movilidad. Norma decidió trasladarse a la casa del empresario en Madrid, pero pronto comenzaron las tiranteces con la madre de su novio. Todo se complicó en 1981 cuando Norma fue denunciada y detenida en la casa acusada de robar joyas. Ella por su parte acusó a su suegra de tenerla secuestrada y no dejarla salir a la calle. Durante semanas se cruzaron todo tipo de acusaciones. Sin embargo, el asunto acabó cuando en enero de 1982 Jorge García Lago, a los 32 años, fallecía.

Norma Duval y Marc Ostarcevic

Norma siguió entonces su carrera en París donde conocería a un exjugador de balonmano, Marc Ostarcevic de origen yugoslavo. Con él Norma se decidió a fundar una familia y tendría tres hijos. Se trasladó a España y se dedicó a producir espectáculos teatrales con gran éxito. Mientras, veía como su sueño de ser respetada como actriz se alejaba tras las críticas recibidas por su participación en la película La mujer del juez donde protagonizaba escenas de alto voltaje con un casi adolescente Micky Molina. Sin embargo, a partir de 1990 con la llegada de las televisiones privadas se convirtió en una presentadora reclamada sucesivamente por Telecinco, Antena 3 y Televisión Española.

La musa del PP se divorcia

En 1993 Norma se convirtió en la nueva imagen del Partido Popular para las elecciones generales de ese año. Las críticas a la vedette no se hicieron esperar. Su participación en mítines junto a José María Aznar fueron fuente de polémica y de chascarrillos. Fue el director de teatro Gustavo Pérez Puig quien intentó reclutar famosos para hacer campaña por el partido conservador. En esos años era complicado pues los famosos españoles rara vez se declaraban de derechas. Aunque tanteó a Naty Mistral y Lina Morgan entro otros, sólo Norma, el escritor Fernando Sánchez Dragó y Leticia Sabater aceptaron.

Según Norma esto le costó una persecución por parte de Hacienda y un enfrentamiento con Jimmy Giménez Arnau que pasaría a la historia de la radio cuando la vedette se presentó en estudio de Luis del Olmo y le lanzó un zapato al periodista que esquivó el lanzamiento que acabó golpeando al humorista José Luis Coll.

Años más tarde Norma se divorció de Marc para iniciar el romance con un antiguo amor con el productor de cine José Frade con el que se casó, tras perder un bebé, en 2004. Esos son los años más oscuros de la vedette en los que se negaba a tener ningún tipo de relación con los medios de comunicación. El matrimonio acabó en divorcio en 2009. Un año más tarde Norma viviría un momento muy duro con el fallecimiento de su hermana Carla a los 47 años víctima de un cáncer. Desde entonces ha vivido una relación de idas y venidas con el empresario alemán Matthias Kühn, dueño de la isla de Tagomago.

COMPARTIR: